Archivo de la etiqueta: Pena de muerte

Ciberacción contra la condena a muerte de más de medio millar de egipcios

Millones de personas se movilizan para impedir la muerte de más de medio millar de egipcios. Avaaz.org.

Millones de personas se movilizan para impedir la muerte de más de medio millar de egipcios. Avaaz.org.

Cuando me llegó la noticia, el 24 de marzo pasado, no podía creérmela. Un tribunal egipcio había condenado a muerte a 529 personas en la provincia sureña de Menia, por un asalto a una comisaría, a mediados de agosto del año pasado, en el que murió un coronel de policía.

De repente me pareció haber retrocedido siglos. Es sin duda, como señala Avaaz, “la mayor orden de ejecución en masa del siglo”. Según esta organización en defensa de los derechos humanos la represión del ejército egipcio contra el gobierno derrocado de los Hermanos Musulmanes, así como contra activistas y periodistas, “está llevando a Egipto por el camino del extremismo”. Algo que, nos guste o no, en un mundo globalizado como el nuestro, puede acabar pasándonos factura a todos.

Avaaz ha presenta el juicio habido como “una burla política”, y habla de la utilización de la pena de muerte como “un pelotón de fusilamiento para borrar del mapa a la oposición”.

Nabil Fahmy, Ministro de Exteriores de Egipto. Avaaz.org.

Nabil Fahmy, Ministro de Exteriores de Egipto. Avaaz.org.

La Organización de las Naciones Unidas ha criticado el juicio, así como otras organizaciones defensoras de los derechos humanos. Todos soinciden en señalar que la judicatura egipcia está altamente politizada y que no es realmente independiente un poder ejecutivo tutelado por los militares.

Si estas muertes llegasen a producirse sería una vergüenza para la humanidad, algo inaceptable desde el punto de vista ético o legal.

El tiempo se agota, pues la decisión deberá ser ratificada mediante fallo judicial, apelable, el próximo 28 de abril. Tu firma puede salvar estas vidas y frenar la espiral de violencia. La petición de compasión será entregada directamente por Avaaz al muftí,  la figura religiosa más indicada para detener esta masacre.

Algunos líderes religiosos ya han condenando la sentencia y él primer muftí, elegido por sus pares, tiene el mandato legítimo de ser el líder moral de la nación. Una súplica mundial de clemencia podría bloquear esta cruel sentencia.

Por primera vez, Avaaz ofrece también la posibilidad de actuar directamente en el Facebook o el Twitter de algunas personas cuya intervención puede resultar crucial en este asunto. No dudes en enviar un comentario, quizás decisivo. Puedes elegir entre varios propuestos por la organización.

Petición al Gran Muftí Shauqy Ibrahim Abdel-Karim Alam.

La ciudad de Menia (Egipto). Wikipedia.org. Foto: Faris knight.

La ciudad de Menia (Egipto). Wikipedia.org. Foto: Faris knight.

“Como ciudadanos de todo el mundo, estamos horrorizados por la condena a muerte en masa impuesta a 528 ciudadanos egipcios en Menia. Todos los informes apuntan a que el juicio no cumplía con los más básicos estándares legales. Como máximo líder musulmán en Egipto, su autoridad moral es una fuerza muy poderosa para forjar el futuro del país. Le instamos a que rechace formalmente esta sentencia y salve las vidas de estas personas”. Por favor, firma aquí.

Un ecologista en El Bierzo.

Fundados por Hassan al-Banna en Ismailía en 1928, los Hermanos Musulmanes (al-Ikhwan al-Muslimeen en árabe) fueron el primer movimiento político islamista en el siglo XX y es actualmente la organización islamista más influyente del mundo. El pasado 24 de marzo un tribunal egipcio condenó a muerte a 529 de sus seguidores en Egipto, cuando se cumplían tres meses desde que el Ejecutivo egipcio declarase terrorista esta organización.

Saud Al Faisal, Ministro de Exteriores saudí. 12 febr. 2013. AFP. Foto: Fayez Nureldine.

Saud Al Faisal, Ministro de Exteriores saudí. 12 febr. 2013. AFP. Foto: Fayez Nureldine.

Sentenciados a muerte 529 seguidores de los Hermanos Musulmanes en Egipto. 24/03/14. Elpais.com.

Egipto condena a muerte a otros dos simpatizantes de los Hermanos Musulmanes. 29/03/14.Lavanguardia.com.

Los Hermanos Musulmanes en Egipto, 8 décadas de trayectoria. 03/04/14. Beatriz Fernández.

Después de Túnez, le llega la hora a Egipto de reclamar la venida de la democracia. 01/02/11. Ecobierzo.org.

Senderos de gloria: un film antimilitarista de Stanley Kubrick

Filmoteca de Caja España. Miércoles 14 abril. 20 horas.

Esta semana la Filmoteca de Caja España presenta un ciclo de películas pertenecientes a la primera etapa del director cinematográfico Stanley Kubrick. Las ciudades elegidas para su proyección en la comunidad castellano-leonesa han sido Valladolid, Palencia, Zamora, León y Ponferrada. Podemos agradecer a la entidad bancaria la organización de estos ciclos de cine que, desde hace años, vienen acercando hasta nosotros una muy elaborada selección de autores y películas.

Hace poco tiempo escribía aquí sobre una pieza teatral, presentada en el Teatro Bérgidum de Ponferrada, en un artículo que abordaba el tema del expolio actual del continente africano por las grandes potencias occidentales. Hoy pienso dedicar este espacio a hablar de un film, “Senderos de gloria”, rodado por un joven Stanley Kubrick, y que es considerado por muchos como uno de los alegatos antimilitaristas más contundentes en la ya dilatada historia del cine.

Pero antes de empezar a hablar del film me gustaría citar otras obras maestras de la crítica antimilitarista cinematográfica, difíciles de olvidar. Obras señeras que, desde luego, no debéis dejar de ver si se os presenta la ocasión. Me estoy refiriendo a filmes como “Rey y patria” (1964), del estadounidense Josep Losey, -una víctima de la persecución del macarthismo en su país, lo que le obligó a desarrollar su carrera en Europa-, o a “Johnny cogió su fusil” (1971), del también norteamericano Dalton Trumbo, uno de los films más emotivos que podáis llegar a conocer.

Todas estas películas nos ofrecen reflexiones profundas sobre la deshumanización de la guerra, y nos recuerdan a aquellos que, por su situación, se convierten en víctimas propiciatorias de estos conflictos. No sé si es necesario que diga que, personalmente, me siento absolutamente antibelicista. Sin embargo, tampoco soy tan ingenuo como para creer que la paz es un maná que cae del cielo sin esfuerzo, y sin que haya que hacer algo para conseguirla. Más bien, considero que, como en el amor, la paz precisa de unos cuidados y gestos constantes que aseguren su pervivencia y perpetuidad. Creo que mi antibelicismo no me impediría jamás defender mi familia, e incluso mi tierra si fuera necesario hacerlo contra alguna agresión, pero jamás se me pasaría por la cabeza ir a conquistar, anexionar o dominar a nadie.

Estos films deberían ser de proyección obligatoria en los institutos, como una parte más de la enseñanza, acompañados de unos ejercicios de reflexión sobre la guerra. Permitirían orientar nuestros jóvenes hacia un modelo de sociedad menos agresivo, al que debemos de aspirar, pero que aún estamos lejos de alcanzar.

Senderos de Gloria.

La película de Kubrick, estrenada en 1957, se sitúa en el marco de la Primera Guerra Mundial en Europa. A través del relato seguimos la triste odisea de un grupo de soldados y oficiales víctimas de ese largo conflicto que provocó la muerte de más de doce millones de personas, -una cifra inimaginable por entonces, aunque luego la “superaríamos”-, y que introdujo nuevas armas letales como los lanzallamas o los gases asfixiantes, los tanques blindados o la balbuceante aviación, y que acarreó el hundimiento de monarquías, el nacimiento de nuevos estados, la confirmación de nuevos regímenes y la propagación de ideas y formas artísticas originales.

La guerra sirvió para poner en marcha una serie de procesos que ya estaban latentes antes de su estallido, pero no sirvió para evitar que dos décadas después estallara otra aún más devastadora, cuya cifra de muertos dejaría “pequeña” a la anterior.

Sinopsis.

Francia, 1916. Durante la Primera Guerra Mundial, el general francés Broulard ordena la captura de una inexpugnable posición alemana y encarga la tarea al ambicioso general Mireau. Éste, a su vez, ordena al coronel Dax que encabece el ataque. La toma de la colina resulta un infierno y el regimiento regresa vencido a sus posiciones. El alto mando militar, irritado por la derrota, convoca un consejo de guerra. En él acusa de cobardía ante el enemigo a tres soldados elegidos al azar por sus superiores y sentencia condenarlos a muerte.

Paths of Glory” es el título original del film en inglés, que está basado en la novela homónima de Humphrey Cobb, publicada en 1935. El guión fue escrito por el mismo Kubrick en de colaboración de Calder Willingham y Jim Thompson.

El actor Kirk Douglas interpreta al coronel Dax, que lleva la parte esencial de la interpretación. Junto a él destaca Adolphe Menjou en el papel del general Broulard, encarnando a la perfección el tipo de militar que considera a sus soldados como una mera “carne de cañón“. George MacReady destaca en su papel de sanguinario general Mireau. Como curiosidad, merece la pena comentar que el papel de la chica alemana del final de la película fue interpretado por la actriz alemana Susanne Christiane, que inició una relación sentimental con Kubrick durante el rodaje de la película y acabó convirtiéndose en su tercera y definitiva mujer.

Antecedentes.

Tanto la película como la novela están parcialmente inspiradas en acontecimientos reales: la ejecución durante la Primera Guerra Mundial, por insubordinación, de cuatro soldados de la Brigada 119 de infantería del Ejército francés. Con posterioridad, las ejecuciones fueron declaradas improcedentes y los soldados rehabilitados en 1934, tras la reclamación de sus familias. Dos de ellas recibieron una indemnización simbólica de un franco, mientras que las dos restantes no recibieron reparación alguna.

El general Géraud Réveilhac, comandante de la brigada, dio muestras evidentes de desprecio por la vida de sus hombres. En febrero de 1915, después de tres intentos fallidos para ocupar una posición enemiga, ordenó a la artillería que bombardease sus propias trincheras para obligar a sus soldados a atacar. El bombardeo no llego a producirse, pero fue únicamente porque que el comandante de las baterías se negó a hacerlo sin una orden por escrito. También, en otro momento, Réveilhac ordenó repetir un ataque aduciendo que ese día no se había alcanzado el porcentaje de bajas aceptable.

Durante el transcurso de la guerra, el ejército francés, como los de la mayoría de los beligerantes, llegó a realizar, efectivamente, algunos fusilamientos por cobardía. Sin embargo, el armazón central de la película es otro, y se centra en la práctica indigna de ejecutar a soldados seleccionados aleatoriamente para castigar las faltas de su unidad. Dicha práctica retrotrae a la que empleaban las legiones romanas, en las que se llegaba a matar a uno de cada diez legionarios como medida disciplinaria. Esta medida, si bien fue un hecho aislado, también se aplicó en el Ejército francés. De este modo, la Décima Compañía del Batallón número 8 del Regimiento Mixto de Tiradores Argelinos fue diezmada en Zillebeke (Bélgica), el 15 de diciembre de 1914, acusada de haber desobedecido la orden de atacar.

La agitada trayectoria de la película.

El director de cine Stanley Kubrick. Fuente: movieforum.com.Sirve de modelo esta película para dejar constancia de cómo ciertos temas resultan muy indigestos para nuestro sistema social. Kubrick vio como el guión del film era rechazado por varias productoras de Hollywood antes de que el actor Kirk Douglas, después de leerlo, decidiera poner toda su influencia para que la película se rodara. Con su apoyo, la United Artist se decidió a financiarla con un corto presupuesto. El film tuvo que rodarse en Alemania ante las dificultades que encontró para hacerlo en Estados Unidos y, por supuesto, en Francia.

El hecho de que mostrara descarnadamente la sucia realidad de la guerra, en la que a menudo la muerte de seres humanos sirve para satisfacer ambiciones personales y ascensos en la jerarquía del mando, la convirtió en una película extremadamente incómoda para las clases dirigentes de entonces.

Aunque estrenado sin problemas en EE.UU., el film los tuvo cuando se presentó en Bruselas. Su proyección, en 1958, desencadenó importantes incidentes con las autoridades francesas y también con las asociaciones de ex combatientes franceses y belgas, que no aceptaban la imagen que se proyectaba del Ejército francés. Las presiones del consulado francés consiguieron que se suspendiese la proyección de la película, lo que encendió las protestas antimilitaristas.

Al final, las presiones oficiosas francesas consiguieron que la productora insertara una nota explicativa y que el himno de La Marsellesa sonase al inicio y el final del film. Con esta añadidura, la película volvió a proyectarse en Bruselas. Pero, aún así, Suiza prohibió su proyección y la United Artists no se atrevió a estrenarla en Francia hasta el año 1975.

Esta historia de censuras y prohibiciones hizo que, aunque ‘Senderos de gloria’ es considerado por la crítica como uno de los mejores films de Kubrick, no recibiera ningún Óscar de la Academia de Hollywood. Y en España tuvimos que esperar hasta 1986 para que se proyectara dentro de una retrospectiva dedicada al director en el Festival de Cine de San Sebastián.

Un ecologista en El Bierzo

Nota: cuando este artículo ya estaba subido a la red me ha llegado el enlace de un video que viene a corroborar algo que Stanley Kubrick, Josep Losey, Dalton Trumbo, denunciaron. Y es que en la guerra, donde mueren tantos soldados rasos, hay otros -que no se juegan la vida en el conflicto- que salen beneficiados de ella. Este es un mensaje que todavía hoy se puede aplicar a muchos de los conflictos reales y que Mike Prysner, un veterano de la guerra de Iraq, pronunció el 21 diciembre de 2009.

Nuestro verdadero enemigo no son estos que viven en una tierra distante cuyos nombres o política no entendemos; el verdadero enemigo es un sistema que hace la guerra cuando es provechoso, los presidentes que nos despiden de nuestros empleos cuando es provechoso, las empresas de seguros que nos niegan la asistencia médica cuando la necesitamos, los bancos que embargan nuestras casas cuando es beneficioso para ellos. Nuestros enemigos no están a varios cientos de millas lejos. Ellos están aquí delante de nosotros”.

Asombroso discurso de un veterano de la guerra. Mike Prysner (en inglés, con subtítulos en castellano).

Cuatro directivos de Río Tinto condenados en China por aceptar sobornos

Es sabido que los chinos no se andan con bromas, y también que por un mírame y no me toques te endosan enseguida una condena de muerte. O te pegan un tiro en la nuca si la cosa va a más.

En el caso que voy a comentar el asunto no llegó a estos extremos pero no anduvo lejos. Por fortuna para los implicados, la diplomacia australiana logró que se retirase de la acusación el cargo de revelación de secretos de Estado, presentado contra unos inculpados por un asunto que en China se castiga con la pena capital. Y es que, de no haber tenido Río Tinto tanta influencia y poderío económico es posible que a estas horas hubiese cuatro chinitos menos sobre el planeta.

Un tema de sobornos.

Hoy mi denuncia  no es sobre los abusos de algunas grandes empresas dispuestas a todo con tal de lograr alcanzar sus objetivos. Para los interesados en saber más sobre las tropelías de estas últimas les recomiendo la lectura de un informe en el que Greenpeace hace un repaso a algunos de estos atropellos en Latinoamérica.

No hace muchos días, yo mismo denuncié, en este blog, el infame asesinato de una pareja de campesinos por negarse a vender sus tierras a una empresa maderera ecuatoriana. Y así, a bote pronto, también me viene a la memoria el odioso crimen del ecologista brasileño Chico Mendes, por  oponerse a la extracción de la madera y la expansión de los pastizales en la selva amazónica. Sucedió un 22 de diciembre de 1988 frente a su casa.

Decía que hoy quiero hablar de un asunto distinto. Hace referencia a las prácticas de soborno, a veces sutiles, a veces menos, que utilizan algunas empresas para asegurar su primacía en el mercado internacional. Estos métodos son más antiguos que el hambre y es sabido que desde siempre se han llevado a la práctica.

Es posible que a más de uno le venga a la mente, rápidamente, el famoso jamón que solía entregarse, hasta no hace demasiados años, como presente para obtener un favor. De él algunas españoladas cinematográficas de los años 70 han dejado un típico retrato para la posteridad, aunque en nuestros días ya se haya perdido bastante esta costumbre. Es más, felizmente, el Estado está interviniendo para controlar la existencia de estos regalos viciados con leyes que limiten tal práctica.

Así, en Francia, los presentes ofrecidos a la presidencia del país, a partir de cierto importe, tengo entendido que pasan automáticamente a aumentar la propiedad estatal; y en Estados Unidos creo que pasa lo mismo.

En la memoria de muchos está todavía el escándalo protagonizado, hace algunos años, por el presidente francés Valéry Giscard d’Estaing, por haber aceptado los diamantes manchados de sangre que le ofreció el sanguinario gobernante de Centroáfrica Jean-Bédel Bokassa.

Cuatro empresarios chinos encarcelados por aceptar sobornos.

El caso es que en China, el pasado 29 de mayo, cuatro directivos de la poderosa empresa anglo-australiana Río Tinto fueron condenados a severas condenas de prisión. ¿El cargo? Aceptar sobornos de pequeñas empresas chinas y también el de espionaje. Y las condenas, como dije, no son peccata minuta, ya que oscilan entre 7 y 14 años de cárcel.

No siento una especial simpatía por los chinos, por más que haya sentido en mi juventud algún interés por la odisea de Mao Tse-Tung-, y menos aún después de la matanza perpetrada en Tiananmen. Pero, en su favor diría que si hubiésemos aplicado a nuestros políticos su expeditivo sistema judicial es probable que las cosas nos hubiesen ido mejor. O al menos para los ciudadanos de a pie, entre los que me sitúo. Aunque, claro está, no a algunos expertos defraudadores, como por ejemlo el expresidente balear  Jaume Matas, a quién el juez acaba de exigirle tres millones de euros de fianza.

Pero volvamos al asunto que nos convoca. Río Tinto es una de las mineras más importantes del mundo dedicada a la extracción y el comercio del metal a nivel internacional. Comercia con aluminio, cobre, diamantes, oro, hierro, minerales industriales y productos energéticos. Su objetivo fundamental, así declarado así en su ideario empresarial, y que cualquiera puede leer, es “maximizar los beneficios de los inversores”. En la actualidad, Río Tinto es una combinación de dos empresas: Rio Tinto Plc, con sede en el Reino Unido, y Rio Tinto Limited, que sitúa sus oficinas en Australia. En nuestro país esta empresa estuvo explotando las minas del mismo nombre en Huelva, durante un siglo, antes de que dejasen de ser rentables debido principalmente a la caída del precio del cobre. En el sur de España excavaron la mina a cielo abierto más grande de Europa y probablemente del mundo entero.

El año pasado Río Tinto obtuvo un beneficio de 6.300.000.000 dólares. Leyendo su propia información corporativa incluso podría parecer que tiene algún tipo de preocupación medioambiental, ya que informa en su página web, a bombo y platillo, que se preocupa de recauchutar los neumáticos de sus máquinas. Y también ha recibido algún premio en ese sentido el año pasado. En el momento actual, la empresa está intentando introducirse comercialmente En China, para lo cual ha abierto despacho en Shanghái.

El culebrón se inició en julio pasado, cuando cuatro empleados de la compañía fueron detenidos por aceptar sobornos. Al principio, Río Tinto salió en defensa de la honradez de estos trabajadores. El problema es que el enredo se complicó rápidamente, derivando hacia un asunto de Estado que llegó a torpedear las relaciones con el gobierno australiano, el cual llegó a criticar la “aspereza” del gobierno chino.

Hace pocos días se hicieron públicas las penas. A Stern Hu, un australiano de origen chino y máximo responsable de las operaciones de la minera en China, le condenaron a 10 años de cárcel. A otro directivo , Wang Yong, le penaron con 14. Y a Ge Minqiang y Liu Caikui, con 8 y 7 años de cárcel respectivamente. La mayoría interpretó, creo que acertadamente, la severa condena como un claro “aviso para navegantes” destinada a atajar otros posibles casos de corrupción. El caso es que la empresa Rio Tinto, que cuando se inició el caso salió en defensa a sus trabajadores, al final acabó optando por despedirlos a todos.

Stern Hu fue condenado por aceptar unos doce millones de dólares en sobornos. El resto de los condenados también reconocieron el cargo, aunque hubo discusión sobre la cifra. Sobre lo que no hubo dudas fue que los condenados recibieron maletas atiborradas de billetes provenientes de pequeñas empresas acereras chinas, las cuales estaban oficialmente excluidas de las ventas de la multinacional australiana, que según el Gobierno chino sólo podía atender a las grandes compañías del país.

China se encontraba en esa época negociando una rebaja del precio del mineral de hierro, del cual es el principal comprador. Las negociaciones se torcieron y muchos vieron en la detención de los cuatro trabajadores una venganza política. A los directivos se les acusó de inflar el precio del mineral de hierro durante seis años y de causar por este motivo pérdidas a China de 72.000 millones de euros.

El ministro de Exteriores australiano, Stephen Smith, que asistió al juicio, calificó de “muy dura” la sentencia. Su homólogo, el Primer ministro australiano, Kevin Rudd, expresó su desconfianza en la justicia china porque el juicio relacionado con los secretos comerciales se llevó a cabo a puerta cerrada. Rudd calificó este hecho como una oportunidad perdida para que la tercera potencia económica mundial mostrara al mundo su capacidad de transparencia.

En cuanto al portavoz de la cartera de Exteriores china, Qin Gang, señaló que las empresas extranjeras son bienvenidas a la República Popular siempre y cuando respeten la ley local. Sin embargo, los intereses económicos futuros acabarían marcando las declaraciones fin de ambos países, los cuales terminarían coincidiendo en subrayar la necesidad de no politizar el caso.

Para acabar sólo me cabe decir que los sobornos y prebendas son una moneda de cambio habitual en China.

Un ecologista en El Bierzo.

Nota: A punto de cerrar este artículo me llega la noticia de que China acaba de negar a Bob Dylan el permiso para realizar la gira musical prevista en Shanghái y Pekín. Por lo que parece, el cantautor se habría convertido en persona non grata para el régimen dictatorial de Hu Jintao debido a su defensa pública de los derechos humanos

Multinacionales. 01/10/09. Greenpeace.org.

The global leader in the aluminium industry. Riotintoalcan.com.

El fiscal pedirá una fianza para Jaume Matas para eludir la prisión. 26/03/10. Elpais.com.

Ponferrada: Amnistía Internacional celebra la VIII Jornada Mundial ‘Ciudades por la Vida’ contra la pena de muerte

El año pasado 2.300 personas fueron ejecutadas y 8.864 sufrieron condena a muerte. En 58 países se sigue aplicando esta pena. China, Irán, Arabia Saudí, Estados Unidos y Paquistán se encuentran entre los máximos ejecutores. Hagamos de la pena de muerte una pena en vía de extinción”. Amnesty International.

Noto una nueva energía ciudadana en Ponferrada, fruto al vez de las nuevas y diversificadas manifestaciones sociales que últimamente se organizan cada día. La ciudad ha vivido recientemente una cascada de protestas centradas en la crítica a la desastrosa gestión de los residuos, y hoy estaba anunciado un acto que, en cierto modo, echaba en falta. Un evento organizado por Amnistía Internacional (AI) que completa su ya tradicional presencia en las ‘Jornadas de Solidaridad y Cooperación Internacional-, a celebrar nuevamente dentro de pocos días.

Este lunes la sección berciana del grupo pro derechos humanos organizó un acto nocturno en la plaza Mayor en el que se recogieron numerosas firmas contra la pena de muerte. Entre los asistentes había muchos ediles socialistas. Y en la pared del ayuntamiento la organización se proyectó algunas imágenes simbólicas. Lucida, la responsable del grupo local, me explicó que este evento viene organizándose desde hace años en diferentes ciudades del mundo.

Unas velas colocadas al lado de una gran pancarta de la organización me hicieron pensar en esas vidas extinguidas de manera tan brusca. Y también reflexionar sobre  mi posible reacción ante la muerte cruel de alguno de mis seres queridos.

Antes era más agresivo, pero constato que el paso de los años me ha cambiado. Quizá porque he aprendido que la violencia sólo genera más violencia. Por otra parte, se ha podido comprobar que la pena capital como castigo no suele reducir sensiblemente este grave delito criminal.

Es cierto que a veces se dan asesinatos extremadamente crueles. Pero, aún así, yo creo que pocos seríamos los que tendríamos el coraje de acabar fríamente con la vida de otra persona, aunque sea un abyecto criminal. En cualquier caso, yo no puedo imaginarme haciendo algo así. Y lo que yo no soy capaz de hacer yo mismo no me parece ético pedírselo a otro.

Después, también están esos casos lamentables, no infrecuentes, en los que al cabo de muchos años se descubre que se ha ajusticiado a una persona que era inocente. En estas situaciones la pena de muerte se vuelve más aborrecible todavía.

La pena de muerte tiende a desaparecer en las sociedades más avanzadas. Esto es una realidad irrefutable. Y llegará un día, tal vez aún lejano, en que esta forma social de tomarse la justicia por la mano será vista como una auténtica aberración.

Más de mil ciudades se suman a la Jornada Mundial. 

La Jornada MundialCiudades por la vida” es una iniciativa de la Comunidad de Sant’Egidio. Cuenta con el apoyo de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte a la que pertenece Amnistía Internacional junto y otras 60 organizaciones (colegios de abogados, sindicatos y autoridades locales y regionales).

Con motivo de su celebración, varios días activistas han salido a la calle los últimos días para iluminar ayuntamientos u otros edificios representativos en 26 ciudades españolas, entre ellas Madrid, Barcelona, A Coruña o Sevilla. España se ha unido así a una iniciativa internacional que agrupa a más de mil ciudades de todo el mundo: la República Democrática del Congo iluminará la Catedral de Bukavu; Italia iluminará el Coliseo en Roma; Bruselas, el Atomium; y Quito, la Campana de la Paz; entre otras muchas iniciativas.

La Jornada mundial se celebra tras la aprobación por la Asamblea General de las Naciones Unidas de dos resoluciones pidiendo una Moratoria Universal de la Pena de Muerte. Una decisión que suponen un importante paso hacia la definitiva abolición de la pena capital en todo el mundo.

106 países votaron a favor de la última resolución, en diciembre de 2008, lo que confirma una tendencia positiva hacia la desaparición de este castigo. En la resolución se insta a los estados a que suspendan las ejecuciones, restrinjan progresivamente el uso de esta pena cruel y reduzcan el número de los delitos punibles con ella.

También, en diciembre de 2008,  la ‘Comisión por los Derechos Humanos de la Unión Africana’ aprobó una resolución llamando a los estados africanos a observar una moratoria de la pena de muerte.

Más de 90. 000 firmas para acabar con las ejecuciones de menores.

La ‘Convención de los Derechos del Niño’ establece que “no se impondrá la pena capital ni la de condena perpetua sin posibilidad de excarcelación por delitos cometidos por menores de 18 años”. Sin embargo, un reducido grupo de países sigue ejecutando a menores. Irán lo hizo en al menos ocho ocasiones en 2007 (la misma cifra que en 2008), mientras que en lo que llevamos de año ya ha ejecutado a tres más. Y otros 140 están condenados a muerte.

En 2007 Arabia Saudí ejecutó dos menores, y este año ya lleva ajusticiados al menos otros dos más. Y se teme por la vida de al menos otros ocho menores más.

 Adil Muhammad Saif al-Ma’amari fue ejecutado en Yemen, en febrero de 2007, cuando tenía 16 años, tras confesar (presuntamente bajo tortura) el asesinato de un familiar durante una discusión.

En Sudán cuatro personas de 17 años se encuentran en proceso judicial por su supuesta participación en los atentados de Jartum de mayo de 2008. Al menos dos menores de 16 y 17 años ya han sido condenados a muerte.

El pasado 20 de noviembre, coincidiendo con ‘Día Internacional de los Derechos de la Infancia’ y la celebración del vigésimo aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, la ‘Coalición Mundial contra la Pena de Muerte’ (de la que Amnistía Internacional y la Comunidad Sant’Egidio forman parte), entregó más de 90.000 firmas a los gobiernos de Irán, Yemen, Arabia Saudí y Sudán, solicitandoles que abandonen las ejecuciones de menores.

Tendencia actual en la pena de muerte.

El camino hacia la abolición de la pena de muerte a escala mundial parece imparable. En 1948, cuando se adoptó la ‘Declaración Universal de Derechos Humanos’ sólo ocho países habían abolido la pena capital. Pero en 2009, tras la adhesión de Burundi y Togo a la lista de países abolicionistas, ya eran 95. Y a éstos se les añaden otros 9 que han suprimido la pena capital para delitos comunes, más otros 35 países que no la practican. En total, son 139 estados abolicionistas frente a los 58 que mantienen este castigo.

Sin embargo, no podemos cerrar los ojos ante el hecho de que abundan los países que continúan matando. Estados Unidos ya ha ejecutado a 45 personas  este año (frente a las 37 ejecuciones llevadas a cabo en 2008). Y las ejecuciones también han aumentado en Iraq, donde se han documentado en los primeros nueves meses de este año, al menos 49 ejecuciones (quince más que en todo 2008).

Países como Japón y Estados Unidos continúan ejecutando a personas con enfermedad mental, y en el estado de Aceh, en Indonesia, se han reinstaurado este año las lapidaciones.

Jornada Mundial ‘Ciudades por la Vida’.

El 30 de noviembre se celebra a nivel mundial el aniversario de la primera abolición de la pena de muerte en el mundo, que ocurrió en el Gran Ducado de Toscana en 1786. Aunque no fue hasta el año 2002 que se convocó la primera Jornada mundial ‘Ciudades por la Vida – Ciudades contra la Pena de Muerte’.

Las cerca de 80 ciudades que participaron aquel año hoy son más de mil en los cinco continentes, entre ellas 55 grandes capitales. En España, las ciudades que han respondido a la convocatoria de este año son: León, A Coruña, Badalona, Barcelona, Bilbao, Albacete, Alcalá de Henares, Badajoz, Burgos, Carreño, Guadalajara, Huesca, La Gomera, La Palma, Madrid, Málaga, Menorca, Oviedo, Ponferrada, Sada, Salamanca, San Martín, Santa Lucía de Tirajuana, Sevilla, Vegadeo y Villena.

Un ecologista en El Bierzo.

Más de 25 ciudades españolas gritan NO a la pena de muerte. 26/11/09. Amnesty.org. Pdf.

Amnistía Internacional pide el fin de las ejecuciones de menores. 09/10/09. Amnesty.org.

Detener la ejecución de los presos con enfermedades mentales. 10/09/09. Amnesty.org.

Pena de muerte: ¿una pena en vías de extinción? 10/10/09. Amnesty.org.

Espacio web de Amnistía Internacional sobre Pena de Muerte. Amnesty.org.

Ejecuciones precipitadas que evidencian el carácter injusto de los juicios de Xinjiang. 10/11/09. Amnesty.org.

Una mujer corre riesgo inminente de lapidación, tras el ahorcamiento de su esposo. 05/11/09. Amnesty.org.

Ayúdanos a parar la matanza de Texas. 29/06/09. Amnesty.org.

Centro de Documentación de Amnistía Internacional. Amnesty.org.

Gabinete de prensa de la Sección Española de Amnistía Internacional. Telf: 91 310 12 77.