Archivo de la etiqueta: Plaguicida

La Vía Campesina denuncia el engaño de la ‘agricultura climáticamente inteligente’

Cultivo campesino en terrazas. Sudamérica. Fuente: ecocosas.com.

Cultivo campesino en terrazas. Sudamérica. Fuente: ecocosas.com.

“Ultimadamente, la agricultura climáticamente inteligente intenta ocultar y eliminar la necesidad de una reforma agraria y de tierras. También oculta y miente sobre el tema de la escasez de tierra y de los recursos naturales” (La Vía Campesina).

Este párrafo forma parte de un texto que, ccoincidiendo con la cumbre climática celebrada en la sede de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York, el pasado día 23, publicó el Movimiento Campesino Internacional en su página web oficial.

Su título es ya de por sí mismo suficientemente elocuente: ‘Desenmascarando la Arquitectura Climática Inteligente’. Se trata de un artículo crítico con la “economía verde” defendida por las grandes corporaciones químicas y por el capital, un concepto que  la Vía Campesina rechaza. Sin duda una lectura que se presta a una interesante discusión y que las grandes agencias de comunicación ignoran u ocultan.

Hoy más que nunca, en ciertos niveles, se cuestiona el sistema de producción agroindustrial surgido laRevolución Verde promovida por los Estados Unidos una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial. Los sectores más críticos señalan que se trata de un gravísimo atentado contra la biodiversidad, los suelos y su fertilidad y también el agua dulce en el planeta.

Estos consideran que el uso y abuso de tóxicos y derivados del petróleo, para controlar malezas e insectos, y fertilizar la tierra, no sólo pone en jaque al ecosistema sino que además resulta caro, es ineficiente y contribuye a crear malas hierbas más resistentes, más plagas, y suelos más erosionados y dependientes del aporte externo de nutrientes, viéndose asimismo más fácilmente afectados por éstas o por los problemas climáticos.

La poca legitimidad que le quedaba a la Revolución Verde recibió el golpe de gracia en Johannesburgo (Sudáfrica) con la publicación en abril del 2008 del informe Evaluación Internacional del Conocimiento, la Ciencia y la Tecnología en el Desarrollo Agrícola’. Un estudio de casi tres años de duración sobre la agricultura mundial, patrocinado por agencias de la Organización de Naciones Unidas como la FAO y el Banco Mundial.

El informe IAASTD (por su sigla en inglés) involucró a 450 científicos a nivel internacional y estuvo conducida por una estructura organizacional compuesta por representantes de 58 gobiernos, organizaciones de la sociedad civil, sector privado, organizaciones de productores y consumidores y organizaciones internacionales.

El estudio advirtió que la agricultura industrial estaba degradando los recursos naturales de los cuales depende nuestra supervivencia, amenazaba los recursos de agua y energía y entorpecía los esfuerzos por combatir el calentamiento global.

Un ecologista en El Bierzo.

Desenmascarando la Agricultura Climáticamente Inteligente, por la Vía Campesina.

Vía Campesina denuncia el engaño de la Agricultura Climática Inteligente. NY, 23 sept. 2014.

Vía Campesina denuncia el engaño de la Agricultura Climática Inteligente. NY, 23 sept. 2014.

Como mujeres, hombres, campesinos, pequeños granjeros familiares, migrantes, trabajadores rurales, indígenas y jóvenes de la Vía Campesina, denunciamos a la Agricultura Climáticamente Inteligente, la cual se nos presenta como la solución para resolver el cambio climático y como un mecanismo para el desarrollo sustentable.

Para nosotras y nosotros lo que queda claro es que bajo la apariencia de abordar el problema persistente de la pobreza en el campo y el cambio climático, no hay nada nuevo. Más bien, es la continuación de un proyecto iniciado con la ‘Revolución Verde’ en la década de 1940 y que continuó de los 70 a los 80 con los proyectos de Reducción de Pobreza del Banco Mundial y los intereses de las corporaciones involucradas.

Estos proyectos, como la mentada llamada ‘Revolución Verde’, diezmaron las economías campesinas particularmente en el Sur, al grado que muchos países, como México, por ejemplo, que fueron auto-suficientes en producción de comida en un par de décadas se hicieron dependientes del Norte para poder alimentar a su población.

La consecuencia de estos proyectos, dictados por la necesidad de expansión del capital industrial, fue el acaparamiento y la integración de los productores y la producción agrícola tradicional con la agricultura industrial y su régimen alimentario. Un régimen que se basa en el aumento de la utilización de químicos altamente tóxicos, dependiente en los insumos basados en combustibles fósil y la tecnología, la creciente explotación de trabajadores agrícolas y rurales, y la pérdida de la biodiversidad; la alimentación bajo control de las corporaciones y de los grandes productores agrícolas industriales que han sido los beneficiarios de estos proyectos. El resultado ha sido la pérdida de la seguridad y la soberanía alimentaria, la transformación de países de exportadores netos de comida a importadores, no tanto porque no pueden producir comida sino porque ahora producen materia prima para producir alimentos industriales, para elaborar combustibles y para fabricar productos para su venta y especulación en los mercados financieros mundialmente.

Hoy en día, varios de los mismos actores de esos proyectos, como el Banco Mundial, son las fuerzas atrás de la imposición de la agricultura climáticamente inteligente como solución para resolver el cambio climático e incrementar el ingreso de los campesinos pobres con la misma tesis fallida de que lo que se necesita es incrementar su productividad. Es claro que la intención es implantar el mercado de la Revolución Verde como una solución al cambio climático, a la pobreza y además como una propuesta de desarrollo sostenible en el medio rural. Identificamos esto como parte de un largo proceso de proyectos de ajuste estructural “verdes” requeridos por un sistema económico y una clase política en apuros, porque han agotado otros lugares para sus enormes inversiones financieras y ahora ven la agricultura y las tierras agrícolas como la nueva frontera para dichas inversiones especulativas.

La agricultura climáticamente inteligente empieza con la decepción de no diferenciar entre los efectos negativos de la agricultura industrial y las soluciones reales de la agricultura campesina y tradicional que ha contribuido al alivio de la pobreza, a remediar el hambre y a aminorar el cambio climático. Por lo contrario, la agricultura climáticamente inteligente socializa y achaca de igual forma a todos los modos de producción agrícola los efectos negativos que la producción industrial agrícola y de comida ha provocado y rehúye reconocer y aceptar las diferencias entre agriculturas y producción agrícola. La mayor parte de la actividad agrícola que ha contribuido significativamente a la emisión de gases tipo invernadero ha sido de la agricultura convencional o industrial, no de la agricultura campesina.

El uso de plaguicidas, herbicidas y fertilizantes, así como nuevas variedades de cultivos de alto rendimiento creció en las décadas después de la II Guerra Mundial. Wikipedia.org. Foto: Charles O'Rear.

El uso de plaguicidas y nuevas variedades de cultivos de alto rendimiento creció tras la II Guerra Mundial. Wikipedia.org. Foto: Charles O’Rear.

La agricultura climáticamente inteligente va a provocar más concentración de la tierra al empujar a los productores campesinos y familiares a proyectos del Banco Mundial, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y otras instituciones, creando una dependencia en las llamadas nuevas tecnologías a través de los paquetes completos que incluyen la prescripción de “variedades climáticamente inteligentes”, insumos y créditos, ignorando la mayoría de las técnicas tradicionales agrícolas y el cuidado y mantenimiento de variedades de semillas criollas experimentadas y practicadas por campesinos.

La dependencia en los métodos de producción y variedades de semillas genéticamente modificadas promovidos por el Banco Mundial sólo aumentará así la vulnerabilidad de los productores campesinos y pequeños ya que éstos no van a poder absorber los efectos del cambio climático, así van a estar imposibilitados de mejorar su ingreso y van a caer aun más en el endeudamiento y una mayor dependencia. A medida que la Revolución Verde significó la imposición de fertilizantes y plaguicidas sintéticos como requisito para acceder a créditos y apoyo técnico, ahora es la imposición de transgénicos y biotecnología aplicada a los mismos requisitos. Y todo bajo el nombre de la productividad.

La idea de incrementar la productividad agrícola de un modo sostenible es una falsedad. Aun más si considera uno que el incremento en rendimiento por hectárea a través de la intensificación solo traerá un mayor ingreso para las corporaciones, especuladores financieros y los grandes latifundistas productores. La tal llamada “intensificación sostenible” no es para aumentar el rendimiento por acre, es más para enmascarar con un perfil verde la producción industrializada a gran escala siguiendo el viejo adagio de “crecer o salirse fuera”. Cada vez más, los campesinos y pequeños agricultores familiares tienen que producir cultivos para el mercado de materias primas y no para el sistema alimentario local y regional. Ellos están produciendo para las empresas que fabrican alimentos procesados poco saludables, combustible y suministros para la producción de otros productos como carne y farmacéuticos. Los campesinos y agricultores familiares de pequeña escala no tendrán más remedio que seguir aceptando la tarea de alimentar a la máquina insaciable capitalista de producción de alimentos y sus actividades especulativas en los mercados financieros.

Protesta campesina contra las condiciones laborales impuestas por los empresarios del cultivo de la caña de azucar. Brasil, 14 sept. 2008.

Protesta campesina contra las condiciones laborales impuestas por los empresarios del cultivo de la caña de azucar. Brasil, 14 sept. 2008.

Esta intensificación de la producción es un esfuerzo por reducir el costo de la mano de obra, lo que significa un empeoramiento de las condiciones de trabajo y salarios más bajos para los trabajadores migrantes. La mayoría de los campesinos y pequeños propietarios serán echados a un lado, porque no hay lugar para ellos en la agricultura industrial, excepto como campesinos sin tierra y uno más de los millones de inmigrantes que se juegan la suerte como trabajadores de bajos salarios en las ciudades y en el campo.

Ultimadamente, la agricultura climáticamente inteligente intenta ocultar y eliminar la necesidad de una reforma agraria y de tierras. También oculta y miente sobre el tema de la escasez de tierra y de los recursos naturales. La tierra y los recursos naturales solamente son escasos para los campesinos y los agricultores en pequeño. La pobreza existe en función de la falta de acceso a la tierra, a la tenencia de la tierra y de su uso, así como del tratamiento y salarios injustos de los trabajadores y de una incesante explotación de su fuerza laboral para satisfacer las necesidades del capitalismo, todo lo cual está moldeando la locura que estamos enfrentando en la actualidad.

Además, la agricultura climáticamente inteligente, como la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques (REDD), ampliará el mercado de carbono y su uso para la especulación financiera. La posibilidad de grandes ganancias con inversiones en créditos de carbono producidos por las tierras de cultivo que participan en proyectos de agricultura climáticamente inteligente aumentará la especulación en el mercado de carbono. Esto lograría así “el acaparamiento de tierras para el secuestro de carbono” por los inversores, los productores a gran escala, y el mayor desplazamiento de campesinos y pequeños agricultores, al igual que REDD ha desplazado a pueblos indígenas.

Bajo este marco de la agricultura climáticamente inteligente existen muy pocas esperanzas de reducir y remover los gases de tipo invernadero, de intentar solucionar la inseguridad alimentaria o de cualquier desarrollo económico y social significativo. Y es que los problemas de la pobreza, de la inseguridad alimentaria y del cambio climático no son fallas del mercado, son fallas estructurales que van a persistir y empeorar con la implementación de la agricultura climáticamente inteligente.

¡Necesitamos un cambio del sistema YA!

Un 'desierto verde' de jatrofa. 2009.

Un ‘desierto verde’ de jatrofa. 2009.

Sin embargo, actualmente, tal y como en el pasado, estamos listos para luchar en contra de las soluciones engañosas de la economía verde del capital y a favor de soluciones reales al cambio climático y a la pobreza, a través de nuestras demandas de justicia climática y ambiental.

Seguimos proponiendo y poniendo en práctica en todos lados donde podemos hacerlo la producción agroecológica y la construcción de la soberanía alimentaria. Lo hacemos conscientemente como otro espacio para atraer los cambios estructurales requeridos para lidiar verdaderamente con las cuestiones de pobreza, del cambio climático y de la incapacidad de la gente para alimentarse por si mismos.

Nosotras y nosotros hacemos un llamado a todos los movimientos sociales reunidos en Nueva York a denunciar a la propuesta de la agricultura climáticamente inteligente, oponerse a la Alianza Global para la Agricultura Climáticamente Inteligente que lanzara el Secretario General de la Organización de Naciones Unidas Ban Ki-moon en la Cumbre contra el Cambio Climático, y a que nos unamos a luchar por la soberanía alimentaria, y por un modo de producción de comida que proporcionará un bienestar económico justo para los campesinos, pequeños agricultores y sus comunidades, mientras que se produce suficientes alimentos saludables para satisfacer las necesidades nutricionales de los pueblos y la garantía de acceso a la alimentación para todos. Cualquier método de producción y consumo, para que sea realmente sostenible, debe enriquecer y proteger a la Madre Tierra (Descargar PDF).

¡No a la Agricultura climáticamente Inteligente!
¡Reforma agraria y agroecología.
Para la soberanía alimentaria popular!
¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza!

Terrazas de cultivo incas. Fuente: ecocosas.com.

Terrazas de cultivo incas. Ecocosas.com.

La agricultura ancestral vuelve al rescate. 22/09/14. Ecocosas.com.

De la Revolución verde a la Agroecología “Las cosechas del futuro”. 02/08/13. Ecoportal.net. Marie-Monique Robin.

La fantasía de los biocombustibles. 13/11/08. Ecoportal.net. Carmelo Ruiz Marrero.

Crece la oposición internacional a los ‘desiertos verdes’. 07/09/2009. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Brasil: los esclavos del etanol. 23/08/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Avaaz apoya la prohibición de los neonicotinoides, responsables de la muerte de las abejas, también en Estados Unidos

Las abejas son unos insectos extremadamente laboriosos.  Fuente: lainformacion.com.

Las abejas son unos insectos extremadamente laboriosos. Fuente: lainformacion.com.

Las abejas no solo fabrican miel, sino que son también una fuerza de trabajo enorme, humilde y poderosa, que facilita la polinización de las tres cuartas partes de las plantas que cultivamos. Por esto son esenciales para la vida. Se calcula que cada año polinizan plantas y cosechas por un valor estimado de 40.000 millones de dólares. Sin embargo, en los últimos años han muerto misteriosamente millones de ellas. Un hecho trascendental que ha despertado gran inquietud, ya que su posible desaparición supondría un serio peligro para la vida en la Tierra.

En el pasado documenté abundantemente este hecho y, dentro de mis posibilidades, colaboré en la recogida de firmas para retirar del mercado ciertos plaguicidas, como los neonicotinoides, que los científicos relacionan con la desaparición de estos útiles insectos. Estos productos suelen utilizarse con frecuencia en la siembra del girasol, la colza, el algodón y el maíz.

El 29 de abril del año pasado la Comisión Europea (CE) prohibió, en base al principio de precaución y durante dos años, el uso de tres plaguicidas basándose en un informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés). Estos son: la clotianidina, el tiametoxam y el imidacloprid, comercializados por Bayer y Syngenta en Europa. Sin embargo, la aplicación de la medida se retrasó hasta el 1 de diciembre de 2013 para ofrecer a los agricultores un plazo de adaptación.

Por su parte, como no podía esperarse otra cosa, la Asociación de Empresas de la Industria Fitosanitaria (AEPLA) consideró “desproporcionada” la medida.

Gran ‘zumbido global’ contra la desaparición de las abejas.

Una abeja polinizando una planta. 2011. Avaaz.org.

Una abeja polinizando una planta. 2011. Avaaz.org.

Una vez más, vuelvo a pedir vuestra colaboración. Puedo aseguraros que realmente vale la pena. Y una buena prueba de esto es que, ante el aluvión de firmas recibido, la Unión Europea se vio obligada a prohibir estos pesticidas tóxicos. Sin duda fue una clamorosa victoria ciudadana.

En aquella campaña participaron Avaaz, Greenpeace, Change.org y también Ecobierzo, entre otros colectivos. Sin duda, es un tema que a Avaaz le importa mucho, porque siempre retorna la cuestión a cada vez que tiene la oportunidad. En estos momentos, Estados Unidos podría sumarse a la prohibición europea. Sin duda es algo de vital importancia, y no sólo porque protegeríamos nuestra seguridad alimentaria, sino porque el ejemplo norteamericano podría inspirar a otros gobiernos a hacer lo mismo.

Ahora mismo, las compañías químicas están presionando frenéticamente a las autoridades estadounidenses para que frenen esta prohibición, pero millones de firmas podrían conseguir que la balanza se incline en el buen sentido.

Desde luego, en ningún modo deberíamos permitir que la protección de nuestra delicada cadena alimenticia esté en manos de compañías químicas a las que sólo les interesa sus beneficios, o en las de legisladores corrompidos. Conseguir la erradicación de estos pesticidas significaría para todos lograr un mundo más seguro, así como para otras especies.

Únete y comparte este llamamiento urgente. Sólo disponemos de cinco días para actuar. Y no te olvides de firmar en este enlace.

Avaaz denuncia la supeditación del gobierno norteamericano a los intereses de las grandes compañías químicas.

Observación de una colmena con varias abejas muertas en su entrada. 2013. Adapas.com.

Observación de una colmena con varias abejas muertas en su entrada. 2013. Adapas.com.

En EE.UU. es la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) la que legisla sobre las toxinas. Sin embargo, -según denuncia Avaaz- bajo la influencia de las grandes compañías químicas el organismo creado para la proteción ciudadana ha conseguido esquivar esta ley durante años.

Personalmente tengo algunas referencias de la Agencia, y no precisamente buenas. Ahora el ‘Grupo de Trabajo sobre la Salud de los Polinizadores’ de la Casa Blanca está en condición de obligar a la EPA a cancelar el registro de pesticidas para que no se puedan comercializar en EE.UU.

En ese país un estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania y la Universidad de Florida, hecho publico en enero de este año, concluyó que cuatro productos utilizados con frecuencia en la agricultura contra las plagas eran responsables de la muerte de las larvas de abeja. Se trata del Fluvalinato, el Cumafós, el Chlorothalonil y el Clorpirifos. Otro estudio, éste de la Universidad de Purdue (Indiana, EE.UU.), estableció que las abejas presentaban síntomas neurotóxicos.

En estos momentos Avaaz lleva recogidas tres millones de firmas, que pueden resultar de gran importancia a la hora de respaldar la independencia del grupo de trabajo que presentará su informe dentro de cinco días.

Un ecologista en El Bierzo.

Abeja mascota. Fuente: change.org.

Abeja mascota. Fuente: change.org.

Avaaz emprende una campaña internacional para salvar a las abejas de su extinción. 16/01/11. Ecobierzo.org.

La Coordinadora Europea de Apicultura denuncia que la UE deja su evaluación sobre riesgos de los pesticidas en manos de ‘expertos’ vinculados a empresas privadas. 07/02/11. Ecobierzo.org.

Cientos de miles de firmas piden la retirada del mercado de los plaguicidas neonicotinoides que diezman a las abejas. 30/01/13. Ecobierzo.org.

La Comisión europea prohíbe durante dos años la utilización de los plaguicidas tóxicos que amenazaban a las abejas. 02/05/13. Ecobierzo.org.

Más de 30 millones de abejas mueren en Canadá. 03/07/13. Actualidad.rt.com.

Pesticidas matan a las larvas de las abejas de la miel. 27/01/14. Elcomercio.pe.

Cientos de miles de firmas piden la retirada del mercado de los plaguicidas neonicotinoides que diezman a las abejas

Una abeja colabora en la polinización de una planta. Fuente: elmundo.es.

Una abeja colabora en la polinización de una planta. Fuente: elmundo.es.

“Si las abejas llegaran a desaparecer, al hombre le quedarían unos años de vida“, profetizó en su día el científico Albert Einstein.

Hace algún tiempo que vengo alertando sobre una terrible y preocupante realidad: las abejas se mueren. Y no lo hacen sólo por nuestros lares sino por todo el mundo, lo que resulta muy preocupante, ya que su desaparición no sólo amenaza a nuestra biodiversidad sino que afecta también a la cadena alimentaria. Nadie duda que la desaparición definitiva de las abejas supondría un auténtico cataclismo ecológico, de un alcance y consecuencias dificiles de evaluar.

En la base de su lenta desaparición están –según señalan los expertos- algunos plaguicidas tóxicos. Pues bien, ahora por primera vez, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha publicado un informe que pone en evidencia los riesgos que estos suponen para las abejas y condenando su uso. Se trata, pues, de un documento oficial que confirma lo que los apicultores, ciudadanos y asociaciones relacionaban de manera empírica o intuitiva. A saber, que la desaparición de estos insectos guarda relación con la utilización de ciertos plaguicidas.

El 23 de mayo del 2012, informé en este blog que la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies había solicitado a la Viceconsejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos del Principado que no autorizara las fumigaciones masivas de eucaliptales solicitadas por la papelera Ence. Con un comunicado la Coordinadora se oponía a la utilización del flufenoxuron, un plaguicida registrado por Basf Española S. L. y considerado de naturaleza tóxica, cuya venta yo pensaba que la Unión Europea (UE) prohibiría este año. Un aspecto que no he podido confirmar.

Este producto se utiliza para acabar con el gorgojo del eucalipto y está catalogado por la UE como de pequeña peligrosidad para las abejas. Sin embargo, las recomendaciones de utilización no parecen tenerlo tan claro, ya que piden que se aplique “en las horas en que (las abejas) no estén presentes”. Es más, en otro lugar precisa que: “Sin embargo, todo indica que afectaría a las larvas de las abejas, lo que pone en peligro la existencia de las colmenas”.

Una actuación contundente la ciudadanía podría empujar a la UE a prohibir los plaguicidas responsables de la desaparición de las abejas.

Abejas muertas en la entrada a una colmena. 2013. Adapas.com.

Abejas muertas en la entrada a una colmena. 2013. Adapas.com.

En la actualidad, tras la publicación del informe, los lobbys de la industria de los plaguicidas están preocupados por el posible efecto quepueda tener sobre las autoridades europeas y las están presionando para que renuncien a adoptar medidas. Lo que quieren es que dejen de lado el estudio de la EFSA, que claramente propone la prohibición de estos peligrosos plaguicidas neurotóxicos.

Frente a estas presiones algunos consideramos que sería un momento adecuado para lanzar una gran movilización ciudadana capaz de hacer comprender a nuestros representantes políticos que no estamos dispuestos a esperar más para que actúen y salven a las abejas. Y quienes así pensamos creemos que ésta ha de hacerse con la mayor urgencia.

En Europa, cuatro países miembros de la UE ya han comenzado a abolir el uso de estos peligrosos pesticidas, lo que está permitiendo que algunas poblaciones de abejas estén comenzando a recuperarse. Pero Bayer, y otros gigantes productores de pesticidas, continúan presionando con todas para mantener sus productos en el mercado.

El año pasado, una petición de Avaaz firmada por más de 1,2 millones de personas contribuyó a que las autoridades de EE.UU. abriesen un proceso de consulta formal sobre los pesticidas. Ahora, si conseguimos millones de firmas podríamos persuadir a la UE para que se deshaga de estos peligrosísimos venenos y avance hacia una prohibición total en los países de su influencia.

Por el momento me han llegado dos propuestas de ciberacción distintas, de Avaaz.org y de Change.org. Personalmente os recomiendo que firméis ambas. No os tomará más tiempo que un par de minutos y vuestra signatura puede ser decisiva. También es importante que difundáis ambas peticiones.

Un ecologista en El Bierzo.

Una abeja polinizando una planta. 2011. Fuente: avaaz.org.

Una abeja polinizando una flor. 2011. Avaaz.org.

La UE relaciona los pesticidas con la muerte masiva de las abejas. 16/01/13. Esmateria.com. Javier Salas.

¡Salvemos a las abejas! Prohíban los plaguicidas neonicotinoides. 29/01/13. Change.org.

Avaaz emprende una campaña internacional para salvar a las abejas de su extinción. 10/01/11. Ecobierzo.wordpress.com.

La Coordinadora Europea de Apicultura denuncia que la UE deja su evaluación sobre riesgos de los pesticidas en manos de ‘expertos’ vinculados a empresas privadas. 07/02/11. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies contra la fumigación de los eucaliptales asturianos con flufenoxuron. 23/05/12. Ecobierzo.org.