Archivo de la etiqueta: Sostenibilidad ambiental

Economía solidaria (III)

'Stop Neoliberalismo'. 6 jun. 2006. Fuente: wikipedia.org. Autor: Davius.

‘Stop Neoliberalismo’. 6 jun. 2006. Fuente: wikipedia.org. Autor: Davius.

Tercer capítulo sobre la Economía solidaria, por gentileza del amigo Gonzalo, que seguiré ampliando todos los lunes hasta completar la serie.

Al pie del artículo tenéis los enlaces con los anteriores capítulos.

Un ecologista en El Bierzo.

¿Qué son las Empresas Solidarias?

Desde la economía solidaria se propone un modelo alternativo al convencional en la creación y gestión de actividades empresariales. Son las denominadas Empresas Solidarias, entidades con figura jurídica mercantil que desarrollan su actividad de forma similar a otras empresas, pero partiendo del compromiso con los principios antes citados.

Se trata de empresas que, partiendo de la necesaria rentabilidad, eficacia y sostenibilidad técnica y financiera, huyen de una concepción exclusivamente ligada a la maximización de beneficios y al modelo productivista que prima la acumulación de capital por encima del desarrollo de las personas trabajadoras, y es ajeno a los daños sociales y ambientales producidos en la consecución de sus objetivos.

Una visión de la empresa, por tanto, que orienta su sentido y finalidad hacia el beneficio social y hacia la calidad de vida y desarrollo de las personas.

Este tipo de empresas priorizan en su gestión aspectos como el fomento de la autonomía y la igualdad, la participación y la actividad cooperativa, el establecimiento de escalas salariales justas y proporcionales, la transparencia y auditoría social, la sostenibilidad medioambiental y social, etc.

Actividades empresariales sin ánimo de lucro, donde no existe reparto de beneficios entre accionistas, sino que de haberlos se reinvierten en la creación de nuevos empleos, la mejora de su estructura técnica y el apoyo a nuevos emprendimientos de carácter socialmente beneficioso.

Estas iniciativas prestan especial atención a sectores de la población que están en situación o riesgo de exclusión social, convirtiendo las empresas en un instrumento potencialmente útil para la integración social y la lucha contra la pobreza.

¿Dentro de las Empresas Solidarias porqué destacan las Empresas de Inserción?

Empresas de inserción en España (Faedei). Fuente: faedei.org.

Empresas de inserción en España (Faedei). Fuente: faedei.org.

Las Empresas de Inserción son un sector cada vez más reconocido social y legalmente en diferentes regiones europeas.

La característica que hace que estas empresas sean diferentes a las demás es que son estructuras de tránsito que posibilitan el acceso posterior al empleo normalizado a colectivos especialmente vulnerables, a través del desempeño de un puesto de trabajo y con espacial atención en su acompañamiento sociolaboral.

Estas empresas encuentran su origen en políticas activas de inclusión y en iniciativas de intervención social que persiguen la “inserción por lo económico” que, en los últimos años, han demostrado su eficacia en la incorporación al mercado laboral de personas con especiales dificultades.

Por otro lado, si bien estas empresas cuentan en algunos territorios con ayudas para desarrollar su trabajo, diferentes estudios muestran que los flujos económicos generados (ingresos por actividad mercantil, seguridad social e impuestos por su actividad), así como el ahorro público por persona trabajadora de inserción (menor coste social en servicios y rentas pasivas), suponen una serie de beneficios que demuestran su rentabilidad económica y social.

Fuente: Diccionario de Educación para el Desarrollo.

Economía solidaria (I). 10/03/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.
Economía solidaria (II). 17/03/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

2013: Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación según la FAO

El presidente de la FAO, José Graziano. 18 febr. 2011. Fuente: fao.org. Foto: Renato Araújo.

El presidente de la FAO, José Graziano. 18 febr. 2011. Fuente: fao.org. Foto: Renato Araújo.

La FAO, la organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, acaba de hacer público su último informe ‘El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación 2013’. En éste destaca la paradoja de que, mientras 870 millones de personas padecen hambre o desnutrición, otros 500 millones sufren de sobrepeso u obesidad.

La FAO es una extensa organización que incluye a casi todos los países del mundo. Desde hace décadas publica un informe anual en el que se analiza a fondo cual es la situación actual de la alimentación y la agricultura. Su director general, José Graziano da Silva, resultó elegido por la Conferencia de los países miembros de la Organización el 26 de junio de 2011, iniciando su mandato el 1 de enero de 2012. Un cargo que mantendrá hasta el 31 de julio de 2015. Graziano da Silva ha trabajado en cuestiones de seguridad alimentaria, desarrollo rural y agricultura durante más de 30 años.

En la página web de la organización internacional, en relación con lo tratado aquí, podemos leer lo siguiente:

“La malnutrición en todas sus formas –la desnutrición, las carencias de micronutrientes y el sobrepeso y la obesidad– impone costes económicos y sociales inaceptablemente altos a los países de todos los niveles de ingresos. Mejorar la nutrición y reducir estos costos exige un enfoque multisectorial que comienza con la alimentación y la agricultura e incluye intervenciones complementarias en el ámbito de la sanidad pública y la educación. La función tradicional de la agricultura en la producción de alimentos y la generación de ingresos es fundamental, pero todo el sistema alimentario –desde los insumos y la producción, pasando por la elaboración, el almacenamiento, el transporte y la venta al por menor, hasta el consumo– puede contribuir en medida mucho mayor a la erradicación de la malnutrición.

Las políticas y la investigación agrícolas deben seguir respaldando el crecimiento de la productividad en relación con los alimentos básicos y al tiempo prestar mayor atención a alimentos ricos en nutrientes y a sistemas de producción más sostenibles. Las cadenas de suministro tradicionales y modernas pueden mejorar la disponibilidad de una variedad de alimentos nutritivos y reducir el desperdicio y las pérdidas de nutrientes. Los gobiernos, las organizaciones internacionales, el sector privado y la sociedad civil pueden ayudar a los consumidores a elegir dietas más saludables, reducir el desperdicio y contribuir a un uso más sostenible de los recursos proporcionando información clara y precisa y garantizando el acceso a alimentos nutritivos y variados”.

En cuanto al informe anual de la FAO, que también puede encontrarse en su página web, éste hace un balance preciso de la situación. Incorpora, además, una llamada a los gobiernos, a las organizaciones internacionales, al sector privado y a la sociedad civil para que ayuden a los consumidores “a tomar decisiones más saludables, reducir el desperdicio y contribuir al uso sostenible de los recursos proporcionando información clara y precisa y garantizando el acceso a alimentos nutritivos y variados”.

Asimismo publica un resumen sobre la situación actual que incluyo más abajo. De hecho, todos los informes relacionados con la información anterior pueden descargarse desde este enlace.

Resumen de ‘El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación’.

Portada. Informe sobre 'El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación 2013. Fuente: fao.org.

Informe sobre ‘El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación 2013. Fuente: fao.org.

• La malnutrición en todas sus formas impone a la sociedad costos humanos y económicos inaceptablemente altos. Los costos asociados con la desnutrición y las carencias de micronutrientes son más altos que los relacionados con el sobrepeso y la obesidad, aunque estos últimos están aumentando rápidamente, incluso en países de ingresos bajos y medianos.

• Para hacer frente a la malnutrición es preciso un enfoque multisectorial que incluya intervenciones complementarias en los sistemas alimentarios, la sanidad pública y la educación. Este enfoque también facilita la consecución de múltiples objetivos, tales como una mejor nutrición, la igualdad entre los sexos y la sostenibilidad ambiental.

• En el marco de un enfoque multisectorial, los sistemas alimentarios ofrecen muchas oportunidades para realizar intervenciones que conduzcan al mejoramiento de las dietas y a una mejor nutrición. Algunas de estas intervenciones tienen el propósito principal de mejorar la nutrición. Otras intervenciones en los sistemas alimentarios, y en el entorno económico, social o político general, pueden afectar a la nutrición, aunque éste no sea su principal objetivo.

• La producción agrícola y el crecimiento de la productividad siguen siendo esenciales para una mejor nutrición, pero se puede hacer mucho más. La investigación agrícola debe seguir mejorando la productividad, al tiempo que se presta más atención a alimentos ricos en nutrientes como las frutas, las hortalizas, las legumbres y los productos de origen animal, y a sistemas de producción más sostenibles. Las intervenciones relacionadas con la producción son más eficaces cuando tienen en cuenta los papeles asignados en función del género y se combinan con la educación sobre nutrición.

• Tanto las cadenas de suministro tradicionales como las modernas presentan riesgos y oportunidades para lograr una mejor nutrición y sistemas alimentarios más sostenibles. Las mejoras en las cadenas de suministro tradicionales pueden ayudar a reducir las pérdidas, disminuir los precios y aumentar la diversidad de elección para los hogares de menores ingresos. El crecimiento de la venta al por menor y la elaboración de alimentos modernas puede facilitar el uso del enriquecimiento para combatir la malnutrición, pero el aumento de la disponibilidad de productos con un alto grado de elaboración y envasados puede contribuir al sobrepeso y la obesidad.

Logo. Fao.org.

Logo. Fao.org.

• En última instancia, los consumidores determinan lo que comen y, por lo tanto, lo que el sistema alimentario produce. Pero los gobiernos, las organizaciones internacionales, el sector privado y la sociedad civil pueden ayudar a los consumidores a tomar decisiones más saludables, reducir el desperdicio y contribuir al uso sostenible de los recursos proporcionando información clara y precisa y garantizando el acceso a alimentos nutritivos y variados.

• Es necesaria una mejor gobernanza -facilitada por apoyo político de alto nivel- de los sistemas alimentarios en todos los niveles para construir una visión común, respaldar políticas basadas en datos fehacientes y promover una coordinación y colaboración efectivas a través de medidas multisectoriales.

Un ecologista en El Bierzo.

El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación 2013. 2013. Fao.org. Pdf.

Adquir el informe completo. 2013. Fao.org.

Q&A on SOFA 2013 REPORT. 03/06/13. Youtube.com. FaoVideo. Entrevista con André Croppenstedt, economista de la FAO (en inglés, sin subtítulos).

Naciones Unidas declara 2011 ‘Año Internacional de los Bosques’

ONU. Efemérides. Logo. Año Internacional de los Bosques. 2011. Fuente Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Logo. Año Internacional de los Bosques. 2011.

El 20 de diciembre de 2006, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución (A/RES/61/193) por la que se declaraba 2011 Año Internacional de los Bosques con el objetivo de concienciar a la opinión pública de que los bosques son una parte integrante del desarrollo sostenible del planeta debido a los beneficios económicos, socioculturales y ambientales que nos proporcionan.

La Secretaría del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques (FNUB) será el centro de coordinación designado para la puesta en práctica del Año Internacional de los Bosques. Entre las actividades conmemorativas figura el intercambio de conocimientos sobre estrategias prácticas que favorezcan la ordenación forestal sostenible, el retroceso de la deforestación y de la degradación de los bosques. Con objeto de facilitar la organización de estas actividades se alienta a los gobiernos a que establezcan comités nacionales y centros de coordinación en sus países respectivos, y a que aúnen sus esfuerzos a los de las organizaciones regionales e internacionales y las organizaciones de la sociedad civil.

Un bosque en Tasmania. Fuente dhpedia.wikispaces.com.

Un bosque en Tasmania. Dhpedia.wikispaces.com.

Es la segunda vez que la ONU asigna a los bosques su propio “año internacional”. La primera fue en 1985, cuando el Consejo de la FAO pidió a todos los estados miembros que concedieran un reconocimiento especial a los bosques en el curso del año, a fin de centrar la atención mundial en la necesidad de conservar y proteger los bosques; despertar la conciencia política y pública en lo relativo a los recursos forestales; identificar y poner de relieve los factores que amenazan a estos recursos forestales; y movilizar a la población, -y en especial a los jóvenes-, para que participasen en actividades orientadas hacia la protección de las masas boscosas.

Un bosque en Madagascar. Fuente dhpedia.wikispaces.com.

Un bosque en Madagascar. Dhpedia.wikispaces.com.

Por su parte, los ecologistas instan a toda la sociedad española a celebrar esta conmemoración informándose de la importancia que tienen los bosques para todos los seres vivos y participando en las muchas actividades que sin duda se organizarán. En cuanto a las administraciones, no puedo dejar de reclama la paralización del actual ritmo de deforestación, una situación estrechamente ligada al excesivo desarrollo urbanístico y a una explotación forestal claramente insostenible.

La nueva celebración se inicia cuando acaba el año dedicado a la diversidad biológica, que para bien poco parece haber servido a tenor del escaso interés que le han dedicado una buena cantidad de naciones. Sin embargo, frente al escepticismo, proclamo la utilidad real de estos eventos, ya que sirven como toque de atención sobre problemas que de otro modo pasarían más desapercibidos.

1.600 millones de personas dependen de los recursos forestales.

Distribución actual de los bosques en el mundo. 2006. Fao.

Distribución actual de los bosques en el mundo. 2006. Fao.

Actualmente se calcula que alrededor de 1.600 millones de personas dependen directamente de los recursos forestales para su supervivencia. Los bosques todavía cubren más del 30% de todas las tierras del mundo; contienen el 90% de la biodiversidad terrestre conocida y nos facilitan aproximadamente el 60% del  agua que consumimos. Además, en el actual contexto de cambio climático, esas masas boscosas son esenciales para regular el clima, para conservar la biodiversidad y lo suelos, así como para asegurar los derechos y medios de vida de muchos pueblos dependientes de ellos.

Lamentablemente, la transformación, explotación y degradación de los bosques, siguen por senderos insostenibles que pueden convertirse en irreversibles a medio plazo. En las últimas décadas se sigue observando una elevada tasa de deforestación que hace que la disminución de la superficie de los bosques primarios continúe siendo brutal, lo que junto a una degradación forestal constante en todas partes, hace que se esté poniendo en jaque a la biodiversidad forestal.

Los bosques en el Estado español.

Un bosque de abedules en la pista al Becerril desde Palacios de Compludo (El Bierzo). 23 nov. 08. Fuente Un ecologista en El Bierzo. Foto: Enrique L. Manzano.

Un bosque de abedules en la pista al Becerril. Palacios de Compludo (León). 23 nov. 08. Foto: Enrique L. Manzano.

En el Estado español la deforestación continúa, tanto por cambios del uso del suelo, con fines urbanísticos. También por la intensificación agraria y debido a una insostenible explotación forestal. Por ello, las asociaciones ecologistas instan a todas las administraciones competentes a detener el actual ritmo de deforestación, a la aprobación de planes forestales de gestión, a la coordinación de todas las políticas forestales y a promover la certificación FSC de sus bosques sobre la base de dos principios esenciales: la sostenibilidad y la multifuncionalidad. Sostenibilidad entendida como la gestión y uso de los bosques de tal forma e intensidad que se mantenga la biodiversidad, productividad y su capacidad de resiliencia;  y multifuncionalidad para que los terrenos forestales cumplan en la medida de lo posible con sus múltiples funciones ambientales, ecológicas y protectoras.

Un ecologista en El Bierzo.

2011, Año internacional de los bosques. Wikispaces.com.