Archivo de la etiqueta: Stavros Dimas

El fracaso de BASF y de su transgénica patata ‘Amflora’

Las expectativas europeas depositadas en la patata transgénica, tanto por la empresa química alemana BASF como por la Unión Europea (UE), no parecen satisfacer ni al uno ni al otro.

Hace ahora más de tres años, que Amigos de la Tierra alertaba sobre la amenaza que para la agricultura tradicional suponía la introducción en nuestros campos de un nuevo transgénico, una patata conocida como ‘Amflora’ que venía a sumarse a otros productos anteriormente autorizados por la Unión Europea, como el maíz MON 810  y, quizá el arroz LL62. Y añado el ‘quizá’ porque ignoro si el cultivo de este último ha sido aprobado por la UE.

La patata ‘Amflora’ es el primer cultivo modificado genéticamente (OMG) que la UE autoriza, tras una acertada moratoria de diez años. Las presiones de Estados Unidos y de la industria europea han alcanzado finalmente su objetivo, quebrando las defensas de nuestros gobernantes, que harían bien en pensar más en su responsabilidad hacia nosotros que en las prebendas empresariales que puedan recibir. Y esto, en un momento en que las encuestas realizadas continúan poniendo en evidencia que la opinión pública europea está mayoritariamente en contra de los alimentos transgénicos, los cuales percibe como innecesarios, éticamente discutibles y peligrosos para la salud.

De hecho, en la votación en el Consejo Europeo de Agricultura en julio de 2007, la patata transgénica no obtuvo el visto bueno de todos los paí­ses miembros. Once estados miembros votaron en contra, seis se abstuvieron (entre ellos España) y el resto votó a favor. Sin embargo, la Comisión Europea anunció algunos meses después su intención de aprobar la patata transgénica para su cultivo en la UE, prescindiendo del rechazo generalizado de los ciudadanos hacia estos productos.

Entre los pocos ministros que en su momento apoyaron la aprobación se encontraba la anterior ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa. BASF llevaba intentando aprobar este cultivo desde 1996 y había llegado, incluso, a denunciar a la Comisión Europea ante los tribunales por no aprobar su producto. Información sobre estas acciones judiciales, que cuestionan la gestión del comisionado Stavros Dimas, pueden todavía encontrarse en Internet (en inglés) en algún documento de empresa. La nota de prensa de BASF suena particularmente amenazadora cuando afirma: “Los comisionados de la Unión Europea han aplazado la aprobación de Amflora a pesar de evaluaciones repetidas positivas de seguridad por EFSA, la Autoridad de Seguridad alimentaria europea. Aunque nosotros demos la bienvenida a algunos signos positivos por la Comisión y el Presidente Barroso, como su compromiso de basar sus decisiones sobre los productos genéticamente modificados puramente sobre la ciencia, no estamos preparados para aceptar más retrasos“, dijo el Doctor Stefan Marcinowski, miembro del Consejo de los Directores ejecutivos de BASF SE.

Desde hace más de una década el Estado español es el único estado miembro de la Unión Europea que cultiva transgénicos a gran escala. Y lo hace con una absoluta falta de transparencia y control. Nadie sabe dónde están las 76.000 hectáreas de maíz genéticamente modificado. Nadie evalúa sus daños, ni asume responsabilidades, mientras continúan contaminando nuestros campos y nuestros alimentos y ponen en peligro los modelos de la agricultura tradicional.

¿Patata para uso industrial en nuestros platos?

Bruderle y dos directivos de BASF sembrando patatas transgénicas en Zepkow (Alemania). 31 agosto 2010.  Fuente dw-world.de. Foto Picture-alliance.dpa.Es cierto que, inicialmente esta patata no estaba destinada a la alimentación humana. Modificada genéticamente por el gigante de la industria quí­mica BASF, para incrementar su contenido en amilopectina, su destino final había de ser la producción de almidón para fines industriales como la fabricación de papel. Pero sus intenciones no eran inocentes, porque en su solicitud de autorización también precisaba que “no se puede descartar que esta patata sea usada o termine apareciendo en la alimentación” (sic). Y buena prueba de que la empresa alemana albergaba intenciones de acabar introduciendo esta patata en la alimentación animal y humana es que tramitó al mismo tiempo esta autorización ante la UE. Lo que significaba que, visto lo visto, pronto la tendríamos en el plato.

Una nueva amenaza para el medio ambiente y nuestra salud.

La patata ‘Amflora’ tiene el visto bueno de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA en sus siglas en inglés). Aunque dado el historial de esta agencia, sobre cuyas conclusiones apoyó BASF su denuncia ante la UE, su aprobación no es precisamente una garantí­a de seguridad. ‘Amflora’ contiene genes de resistencia a antibióticos, que bajo la legislación europea, tendrí­an que haber sido eliminados antes de diciembre de 2004.

Organizaciones como la Organización Mundial del Salud (OMS) o la Agencia Europea del Medicamento han afirmado que los antibióticos para los que esta patata incluye genes de resistencia tienen un “importante papel” en medicina. La propia EFSA reconoce que el cultivo de esta patata puede provocar la aparición de resistencia a antibióticos, pero argumenta que no supone un riesgo “relevante” para la salud humana o el medio ambiente.

Por otro lado, la evaluación de riesgos de esta patata no cumple los requisitos marcados por la legislación europea. No se estudió el impacto de la patata transgénica sobre el medio ambiente, y solo se hizo sobre la fauna circundante. Además, falta información básica sobre su seguridad para la salud. La EFSA, aunque favorable a su introducción, reconoce que los datos ofrecidos por BASF muestran muchas irregularidades, incluyendo toxicológicas que podrí­an tener implicaciones serias en la seguridad alimentaria.

Pero además se ha ignorado el riesgo de contaminación. La patata se considera un cultivo de bajo riesgo en cuanto a contaminación por polen, pero es un cultivo de alto riesgo de contaminación debido a los tubérculos que quedan en el suelo tras la cosecha. Es prácticamente imposible recoger la totalidad de la producción, con lo que los tubérculos pueden crecer la temporada siguiente, contaminando la siguiente cosecha. Además, la experiencia con el maí­z transgénico nos muestra cómo en la práctica la separación de las cosechas en recogida, almacenaje, transporte o procesado es una utopí­a.

¿Qué sentido tiene seguir apostando por una agricultura transgénica?

Los cultivos transgénicos autorizados en Europa, como el del maíz, no han mostrado ventajas sustanciosas para los consumidores, ni tampoco han demostrado ser más productivos, además de haber generado multitud de casos de contaminación genética, y en especial en Cataluña. Continúan presentando riesgos imprevisibles para la salud y el medio ambiente. Ciertos estudios ya han demostrado que las prácticas agrí­colas sostenibles como la agricultura ecológica estimulan más la economí­a e incrementan la competitividad de la agricultura europea en mayor medida que la apuesta por los transgénicos. Además, no hay mercado para los OMG, ya que la opinión pública sigue mostrando un rechazo frontal, mientras crece la venta de productos ecológicos.

La patata transgénica fracasa.

Activistas alemanes protestan contra la patata Amflora ante directivos de BASF en Alemania. 19 oct. 2010.En marzo de 2010, la Comisión Europea terminó por aprobar el primer cultivo transgénico la patata ‘Amflora’ en la Unión Europea, tras doce años de moratoria general.

Asistimos pues, a partir de entonces, a su primera temporada de siembra. Pero su cosecha arroja un balance auténticamente desastroso. Rechazada por la opinión pública -y también por la industria-, gran parte de la recogida se ha visto contaminada o retenida. Además, su cultivo ha sido prohibido en Austria, Hungría y Luxemburgo, a lo que hay que añadir que cinco gobiernos europeos han emprendido acciones judiciales contra su aprobación.

Cultivadas 267 hectáreas repartidas por Suecia, Alemania y República Checa, los resultados de la plantación no han sido precisamente positivos. En concreto, en Suecia su cultivo se ha visto envuelto en un escándalo de contaminación por otra patata transgénica no autorizada, y por lo tanto ilegal, conocida como ‘Amadea’. Debido a esta contaminación, 16 de las 102 hectáreas cultivadas en Suecia tuvieron que ser destruidas.

Los campos donde se hallaron las 'Amadeas' son administrados por una empresa subsidiaria de BASF. Alemania. 2 marzo 2010. Fuente dw-world.de.No conocieron mejor suerte las quince hectáreas cultivadas en Alemania, que fueron retenidas por orden de las autoridades regionales hasta garantizar que estaban libres de contaminación por la patata transgénica ilegal. Hasta la fecha de hoy continúan retenidas en un almacén del Gobierno Federal a la espera de nueva orden.

Además, la patata ‘Amflora’ ha conseguido el rechazo frontal de Gobiernos como Austria, Luxemburgo y Hungría, que han prohibido el cultivo en su territorio  y que, junto a los Gobiernos de Francia y Polonia, han llevado al Tribunal Europeo de Justicia la denuncia contra la aprobación de esta patata transgénica.

La industria europea del almidón también ha rechazado esta patata, para evitar problemas de contaminación y el rechazo de los consumidores. Además, saben que existen patatas convencionales disponibles en el mercado con el mismo contenido de almidón, por lo que ‘Amflora’ resulta innecesaria.

Un millón de firmas: iniciativa ciudadana europea en contra de los alimentos transgénicos.

La aprobación de la patata transgénica ha generado amplias protestas por toda Europa. Y también supone la aparición de la primera “iniciativa ciudadana” europea, acogiéndose a un principio recogido en el Tratado de Lisboa de la Unión Europea (EU), en diciembre de 2009, en virtud del cual un millón de ciudadanos europeos tienen la posibilidad de pedir formalmente a la Comisión Europea que adopte medidas legislativas para satisfacer sus demandas. Una campaña montada por Avaaz.org y Greenpeace, en la que “Un ecologista en El Bierzo” también intervino, permitió entonces recoger más de un millón de firmas en unos meses. También se desarrollaron numerosas protestas, destacando por su importancia las producidas en España, en concreto en Zaragoza (2009) y  Madrid (2010).

David Sánchez, responsable de agricultura y alimentación de Amigos de la Tierra afirmó: “El balance del primer año de cultivo de Amflora ha sido claramente desastroso, y debería servir para que la Comisión Europea y Gobiernos como el español se replanteen su apuesta por los transgénicos. Son innecesarios, no aportan ninguna ventaja, plantean demasiados riesgos y su cultivo por unos pocos genera enormes problemas para el resto de agricultores, la industria alimentaria y los consumidores.”

Un ecologista en El Bierzo.

Miles de personas hacen oír su voz en Madrid contra los transgénicos.19/04/10. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Una campaña mundial exige a Bayer que detenga la comercialización de su arroz transgénico: LL62. 04/11/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

BASF lleva el caso de Amflora ante el Tribunal de la Unión Europea (Plant Science takes Amflora case to EU Court). En inglés. 24/07/08. Potatopro.com.

Descubren en Suecia cultivo ilegal de la papa transgénica ‘Amadea’. 10/09/10. Dw.de.

Pomme de terre OGM: Le ministre de la Santé fait usage de la clause de sauvegarde (en francés). La prohibición en Luxemburgo el 16 de junio de 2010. 16/06/10. Gouvernement.lu.

La prohibición en Austria, el 28 de Abril de 2010 (en alemán). Pdf. En nuestra última revisión enlaces, al reeditar este artículo hemos podido comprobar que éste no funciona, ya que nos reenvía a la página de una empresa.

“France and Poland join challenge against Commission decision to authorise antibiotic-resistance GM potato” (en inglés). 05/10/10.

Environmental associations: lawsuit against Amflora in the European Court of Justice. Más de 40 organizaciones sociales, incluyendo varios grupos de Amigos de la Tierra, han llevado a la Comisión Europea ante los tribunales (en inglés). gmo-compass.org.

Eliane™. Un ejemplo de patata con las mismas propiedades que Amflora de BASF, pero sin haber sido modificada genéticamente. 2010. Avebe.com.

La Commission de Bruxelles face à une pétition anti-OGM. 08/10/10. Lemonde.fr.

Manifestación contra los transgénicos. Madrid 17 abril 2010. Fuente senderodefeca1.blogspot.com.Los ecologistas denuncian las políticas de la Comisión Europea a favor de los cultivos transgénicos. 16/04/10. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Protestas contra el cultivo de la patata Amflora en Europa. 17/04/10. Wikipedia.org. http://commons.wikimedia.org

Comentario por Caperucita Lobera el 13 Noviembre 2010.

Me alegro de que no triunfen los transgénicos… Y es que yo no sé porqué se ha empezado a meter tanto maíz y tanta soja -y encima transgénicos- en los piensos de nuestros animales y en nuestra propia comida. El maíz transgénico lleva potentes sulfatos en su interior fabricados por la propia planta y otros sulfatos cancerígenos con los que se le ha rociado: el Roundup. La soja, sin ser transgénica, es ya mala de por sí: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=33641

“La soja es deficitaria en muchos nutrientes y por su alto contenido en fitatos interfiere en la absorción de hierro y del zinc además de no ser una fuente de calcio. Además, las isoflavonas que contiene la soja son inhibidoras de la peroxidasa tiroidea involucrada en la síntesis de la T3 y T4. Se puede esperar de esta inhibición que genere anormalidades tiroideas, incluyendo el bocio y tiroiditis autoinmune. Existe un importante cuerpo de datos científicos en modelos animales que demuestran efectos generadores de bocio y hasta efectos cancerígenos de productos de soja”…

Todos los vertederos que incumplan la normativa legal podrán ser denunciados ante la Comisión de la Unión Europea

Ayer, 16 de julio, venció el plazo establecido por la Directiva 1999/31/CE del Consejo de Europa sobre vertido de residuos, que obliga a todos los vertederos de la UE a respetar las disposiciones comunitarias.

La Comisión ha recordado a todos los estados miembros su obligación de ajustarse a esta directiva y la de ofrecer datos sobre su cumplimiento. Los que no lo hagan se expondrán a acciones judiciales. Los estados miembros han tenido ocho años para ajustar sus vertederos a la legislación europea.

La Unión Europea (UE) considera que los vertederos representan un peligro para la salud de los ciudadanos. Pero la Directiva también busca reducir los efectos perjudiciales del vertido de residuos en el medio ambiente, en especial en las aguas superficiales y subterráneas. En este sentido fija directrices estrictas en materia de gestión de los vertederos. A partir del hoy, los estados miembros de la UE habrán de reducir a la mitad, respecto a los niveles de 1995, la cantidad de residuos urbanos biodegradables que depositen en los vertederos. Todos los estados miembros de la Unión Europea que no se hayan acogido a alguna prórroga deberán garantizar que los vertederos cumplen con los requisitos.

Es lo que ha recordado el comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, quien ha recordado que “los vertederos incontrolados y mal gestionados son un peligro para la salud humana y el medio ambiente”. El próximo hito europeo será en 2016, cuando el objetivo de reducción de los residuos con destinación al vertedero se incremente a un 65 % con respecto a los niveles de 1995.

Las estadísticas más recientes, compiladas en 2008, referidas a los doce nuevos estados miembros de la UE, han revelado la existencia de unos 1.600 vertederos que incumplen las normas. Aunque la UE espera completar los datos de la situación a finales de año. Entonces la Comisión estudiará la posibilidad de interponer demandas judiciales contra los países que no se ajusten a las normas europeas.

Bulgaria, Polonia y Rumanía disponen de plazos más largos para ajustar su legislación a la nueva Directiva, con objetivos anuales decrecientes que les acercarán al cumplimiento de la normativa. Bulgaria (14 vertederos) tiene de plazo hasta el 31 de diciembre de 2014. Polonia (305 vertederos) hasta el 31 de diciembre de 2011 y Rumanía (101 vertederos) hasta el 16 de julio de 2017.

Son varios los estados miembros que utilizaban en gran medida los vertederos (más del 80 % de sus residuos urbanos en el año 1995) los que se han acogido a una prórroga excepcional de cuatro años.

Deberán conseguir una reducción del 25 % para 2010 y alcanzar el objetivo del 50 % para 2013. Estos países son Bulgaria, Chipre, Chequia, Estonia, Grecia, Irlanda, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovaquia y el Reino Unido.

La Comisión ha incoado algunas acciones judiciales contra España, Francia, Italia, Irlanda y Grecia. En algunos casos el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas ha sentenciado que estos países habían incumplido con sus obligaciones en materia de vertido de los residuos.

Necesitamos vertederos controlados y gestionados correctamente.

Los vertederos mal gestionados, como señala la UE, pueden plantear graves riesgos para la salud humana y el medio ambiente. Son grandes fuentes de lixiviados y de metano. Es conocido que los lixiviados, el líquido oscuro que sale de los vertederos, pueden contaminar fácilmente las aguas subterráneas, volviéndolas no aptas para el consumo.

Los residuos biodegradables (entre los que se cuentan los residuos de jardinería, cocina y alimentos), suelen producir metano, un gas de efecto invernadero 25 veces más potente que el dióxido de carbono (CO2) y que los científicos consideran como un importante actor en el cambio climático.

Se calcula que los gases que tienen su origen en los vertederos son responsables de más del 2 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE. En relación con esto, la nueva directiva establece requisitos rigurosos en materia de emisiones de lixiviados y gases de vertedero.

Objetivos de reducción del vertido de residuos urbanos biodegradables.

La reducción hasta la mitad de los residuos orgánicos urbanos que podrán depositarse en los vertederos, con respecto a los niveles de 1995, implica un cambio importante en su gestión, ya que obliga a gestionarlos de una manera más respetuosas con el medio ambiente. Sería este el caso del compostaje o el de la incineración, con recuperación de energía.

Es lo que señala la UE, aunque personalmente no esté de acuerdo con la incineración, por sus consecuencias negativas para la salud humana. Los residuos biodegradables representan aproximadamente el 40 % de los residuos urbanos en toda Europa. El vertido sigue siendo el método más común de eliminación de estos residuos, pese a que esté probado el impacto negativo potencial de este método de eliminación sobre el medio ambiente. En diciembre de 2008, la Comisión publicó un Libro Verde (véase IP/08/1879) para estudiar la necesidad de establecer nueva legislación capaz de transferir más residuos biológicos de los vertederos al reciclado y a la recuperación de energía.

La situación en El Bierzo.

En El Bierzo abundan los vertederos ilegales, aunque suelen ser de pequeñas dimensiones. De hecho, casi podría decirse que toda la comarca es un gigantesco vertedero, pues no hay una conciencia del problema que representa la contaminación de las basuras. Así, nuestra gente continúa vertiendo los residuos en cualquier lugar apartado, de modo que muchos de ellos acaban su andadura en el fondo de algún barranco o en la lera de algún río.

A esta situación ha contribuido mucho la falta de lugares específicos en donde abandonar estos residuos para un correcto reciclado. La falta de información hace que las basuras estén incluso dentro de propiedades privadas, en un descuido generalizado, que choca a quien nos visita.

La quema de los residuos en los vertederos municipales, situados generalmente en las afueras de las poblaciones, ha sido una práctica habitual hasta fechas recientes. Sin embargo, necesitamos tomar consciencia de que esta situación se ha de acabar. Es importante que nuestras autoridades nos faciliten el reciclaje para impedir que nuestros residuos continúen con la triste historia que les ha caracterizado durante lustros de desatención.

Cualquier vertedero no autorizado podrá ser denunciado.

A partir de hoy cualquier vertedero ilegal podrá ser denunciado. Desde la UE están solicitando datos para cerrar aquellos que aún estén abiertos. Si tú conoces algún vertedero ilegal puedes denunciarlo escribiendo a Gaia (gaia.eu@lists.riseup.net) o, a Joan Marc Simon (jm.simon@no-burn.org).

Es necesario decir en qué término municipal se encuentra, aportando el máximo de datos sobre el mismo, como su nombre si lo tiene o el del propietario si se conoce, así como fotografías.

Un ecologista en El Bierzo.

Directiva 1999/31/CE del Consejo, de 26 de abril de 1999, relativa al vertido de residuos. 16/07/99. Eurlex.europa.eu. 

European Union. Europa.eu.