Archivo de la etiqueta: Tebaida Berciana

Peñalba de Santiago, recóndita y mística

Santiago de Peñalba. Vista nevada. 16 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Santiago de Peñalba. 16 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Todavía conservo una fotografía en blanco y negro posando delante de un rótulo de población con la inscripción “Santiago de Peñalba”. Era yo un adolescente y el autor de la imagen un compañero del instituto Gil y Carrasco quien me había aventurado a recorrer a pie la distancia que separa esta recóndita aldea de Ponferrada (León), municipio al que actualmente pertenece.

Por entonces esta pedanía, perdida en los Montes Aquilianos, debía de pertenecer a San Esteban de Valdueza, el primero de los pueblos situado en la ruta de las cimas nevadas una vez superada la modesta barrera montañosa del Encinedo, secularmente cubierta de viñedos, que separa este espacio geográfico de la gran ciudad.

Hoy el antiguo topónimo, establecido en honor del santo que le dio nombre, al estar la pequeña población situada en un recodo y callejón sin salida del Camino de Santiago, se ha invertido para subrayar la sorprendente hermosura paisajística del lugar, con gigantescas moles calcáreas que lucen como un espejo cuando el sol las ilumina. De ahí su nueva denominación de Peñalba (Peña Alba) de Santiago.

Santiago de Peñalba bajo la nieve. 14 dic. 2008. Unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique López Manzano.

Santiago de Peñalba bajo la nieve. 14 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Esta antigua aldea, a la que en la comarca se cita con el nombre abreviado de “Peñalba”, se encuentra a unos 17,5 kilómetros del casco urbano de Ponferrada. Situada a más de 1.100 de altitud, formó parte de la comarca ancestral de Valdueza. Hoy es posible acceder al caserío a través de la carretera que conduce a San Cristóbal de Valdueza, desde donde se coge lo que primero fue una pista, convertida ahora es carretera asfaltada, hasta el pueblo. Sin embargo, antiguamente, -o al menos cuando yo era todavía un niño-, sólo era posible acceder al mismo por la carretera que siguiendo el río Oza recorre el fondo del valle y que atravesando poblaciones como Valdefrancos o San Clemente, deja un poco de lado la más apartada de Montes de Valdueza, donde se localiza un renombrado monasterio.

Pueblo de campesinos, hoy convertido en residencial, en Peñalba de Santiago apenas residen media docena de vecinos en invierno, aunque recupera su vitalidad durante los veranos, como sucede con la mayoría de los pueblos bercianos en esa época. Hoy, muchos de los propietarios de las cuidadas viviendas, que han sabido conservar su aspecto de antaño, residen en Madrid.

Vista de Peñalba desde la carretera al Morredero. 15 agosto 2008. Foto: Enrique López Manzano.

Vista de Peñalba desde la carretera al Morredero. 15 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano

Geográficamente se sitúa cerca de la zona conocida como el Morredero, un espacio dominado por la altiva cima de la Cabeza de la Yegua y otras cumbres de nombres menos conocidos, pero no menos impresionantes. Desde la población se advierten dos valles siameses, tan parecidos que a veces se confunden, uno de ellos conocido como el del Silencio. La belleza agreste de este recóndito lugar es hechizante y el nombre del valle aporta ya algunas pistas sobre lo que fue, y en cierto modo sigue siendo: un lugar de profundo recogimiento espiritual.

De hecho, fue elegido hace mil años por los ascetas para apartarse del mundo y dedicarse a la meditación. Peñalba se sitúa en el área conocida como la Tebaida Berciana, un espacio rico en cenobios donde todavía se puede visitar la cueva donde vivió uno de estos anacoretas, el obispo de Astorga, San Genadio.

Hay extraordinarios castaños en la senda que nos acerca a la cueva del santo, pero también robles y nogales que convierten ese paseo en un ejercicio muy agradable, que presenta además el aliciente de un posible retorno por otra senda alternativa que bordea el cementerio antes de acabar desembocando cerca de en una fresca fuente.

No obstante, lo que convierte a este pequeño pueblecito de montaña en fundamental es la existencia de una joya rarísima, de la que sólo hay dos ejemplos en el país, su renombrada iglesia y puerta mozárabes.

El pueblo fue declarado bien de Interés Cultural en 2008, con categoría de Conjunto Etnológico. Sin embargo, pese a su interés, ha caído en el error de introducir algunos elementos arquitectónicos inadecuados que podrían ciertamente mejorarse.

Un paisaje extraordinario.

Vista general desde el parquin. Peñalba de Santiago, 3 oct. 2013. Foto: Enrique L. Manzano.

Vista general de Peñalba desde el parquin. 3 oct. 2013. Foto: Enrique L. Manzano.

La Peña Alba sigue siendo la referencia primordial para la localización de este bello caserío poblacional y la que permite situarlo desde la lejanía. Sus casas apiñadas forman un conjunto de singular armonía y belleza, al estar la mayoría de ellas cubiertas de lajas de pizarra y piedra. Son construcciones en pizarra situadas en la ladera más soleada de la montaña y dispuestas “en escalón descendente”, es decir, mirando hacia el fondo del valle. Representan un modelo de arquitectura rural que hoy resulta ya difícil de encontrar.

Así pues, el pueblo se conforma como un verdadero balcón natural, volcado hacia los valles del Silencio y Friguera. A la entrada del mismo se ha habilitado un parquin de visitantes desde el que es posible recrearse con el increíble paisaje que, en tiempos remotos sirvió de cobijo a decenas de monjes de vida contemplativa, entre cuyos miembros destacaron también san Valerio y san Fructuoso. Ambos valles conforman un anfiteatro gigantesco que sirve de cabecera al río Oza, de cristalinas aguas. Hoy éstas se utilizan para satisfacer la sed de los ponferradinos, desde su captación a la altura de San Clemente. Lamentablemente, con la reducción del caudal ha desaparecido la abundancia de truchas que antaño lo poblaban.

En invierno, las horas en las que el astro rey logra aportar calor a los balcones de madera siguen siendo limitadas, y tampoco es raro que la nieve cierre el paso, helándose la carretera y obligando a la quitanieves a asegurar el acceso a la población.

El 6 de junio de 1.965 Peñalba fue declarado “Paraje Pintoresco”. Y el 6 de agosto de 1976 la Dirección General de Patrimonio Artístico y Cultural del Ministerio de Educación y Ciencia acordó incoar procedimiento de declaración de Conjunto Histórico Artístico.

Para los excursionistas vale la pena informar de la existencia de una ruta de gran belleza, que pasa por debajo del Pico Tuerto, y que comunica a pie con Montes de Valdueza (antiguamente San Pedro de Montes). Sin embargo su relativa dificultad y duración no la hacen apta para todos los niveles

La iglesia mozárabe.

La iglesia de Peñalba. 12 dic. 08. Foto: Enrique L. Manzano.

La iglesia mozárabe de Peñalba. 12 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

En el pueblo de Peñalba destaca su iglesia, que puede llegar a sorprendernos por su modestia y que es el único vestigio actual del monasterio preexistente fundado por san Genadio, tal vez en el siglo X durante el reinado de Ramiro II. Los restos del ruinoso y abandonado cenobio fueron utilizados por los vecinos para construir sus viviendas, de ahí la uniformidad arquitectónica de sus edificios.

La iglesia es de planta de cruz latina, siendo sus muros de mampostería, con unos simples contrafuertes de refuerzo de sus paredes. Está dotada de una espadaña sólida, desgajada de la nave eclesial, aunque su gran interés arquitectónico reside su puerta geminada de estilo mozárabe, anterior al románico. En los laterales exteriores del templo también se pueden contemplar dos capillas de estilo románico.

Se cree que la iglesia fue construida por el abad Salomón, posiblemente en la primera mitad del siglo X (hacia 937), reinando Ramiro II. Es notable el gran número de regalías y donaciones que destinó este monarca a la iglesia y al monasterio de la localidad de Peñalba. Entre éstas podemos citar la renombrada Cruz de Peñalba, un referente identitario de la comarca de El Bierzo.

Se trata de una cruz regalada por el rey leonés Ramiro II a Genadio, abad del desaparecido monasterio de Santiago de Peñalba en agradecimiento al auxilio recibido del Apóstol Santiago en la batalla de Simancas (año 939) contra Abderraman III. En esta hermosa joya, considerada como la más antigua pieza del culto a Santiago del arte mozárabe, puede apreciarse la fuerte influencia de los orfebres visigodos sobre los diseños o modelos mozárabes.

Cruz de Peñalba. Wikipedia.org.  Foto: Linomarce.

Cruz de Peñalba. Wikipedia.org. Foto: Linomarce.

La Cruz de Peñalba fue donada en 1879 por Mariano Brezmes y Arredondo, obispo de Astorga (1875-1885), al Museo de León. En cuanto al cáliz y la patena, contemporáneos de la cruz, se sabe que acabaron siendo vendidos a un anticuario por los familiares de un arzobispo de Valladolid en 1886. En la actualidad los bercianos continúan reclamando su retorno.

La estructura y decoración de la iglesia presentan una singularidad especial al amalgamar elementos simbólicos celtas (lunares y astrales), románicos con su composición de cruz latina, árabes (una bóveda con cúpula cubre el ara principal) y visigóticos (nítidamente mostrados en los arcos de herradura).

En el interior del templo se pueden distinguir diversos restos decorativos pintados y grabados sobre cúpulas y paredes, Éstas fueron descubiertas en fecha aún reciente y todavía han de ser restauradas en profundidad.

La iglesia de Peñalba fue catalogada “Monumento Histórico-Artístico Nacional“ en junio de 1931 por la Consejería de Cultura y Turismo de entonces.

La portada mozárabe.

Puerta mozárabe de la iglesia de Peñalba. 16 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Puerta mozárabe de la iglesia de Peñalba. 16 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

En el muro orientado al sur se sitúa la considerada como la más perfecta puerta del arte mozárabe peninsular. Se emplaza bajo un arco de descarga que parece proteger dos arcos geminados de herradura sustentados por tres columnas de basas áticas. Los capiteles lucen una decoración de hojas de acanto, del arte corintio esquematizado, poseyendo un ábaco escalonado de triple nacela.

Esta puerta armoniza la belleza de sus materiales hábilmente trabajados, a la vez que una perfección infrecuente en cuanto al tallado de las dovelas y capiteles. Su proporción, elegancia y distinción son notables, lo que la ha convertido en una de las más admiradas del país.

Un ecologista en el Bierzo.

Declaración de Peñalba de Santiago como Bien de Interés Cultural con la Categoría de Conjunto Etnológico. Bocyl.jcyl.es. BOCyL nº 116 de 18 de junio de 2008.

El valle del Oza y la Tebaida Berciana. 11/04/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Peñalba de Santiago en Ponferrada: 8 opiniones y 54 fotos. Minube.com.

Peñalba de Santiago, puerta al Valle del Silencio. Antena3.com.

Regreso al Valle del Silencio. El Bierzo. 30/06/11. Youtube.com. Freedo69.

El valle del Oza y la Tebaida Berciana

Peñalba de Santiago. Fuente:unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique López Manzano.

Vista general de Peñalba de Santiago desde el parquin. Foto: Enrique L. Manzano.

Una buena opción para pasar unos días de agradable asueto es visitar El Bierzo, en León. En compañía de amigos, pareja o familia, podéis adentraros en los Montes Aquilianos, situados a escasos kilómetros de la capital comarcal, Ponferrada. Las altivas crestas de estos montes son visibles desde la ciudad del botillo y del pimiento, conocida por su reputada gastronomía. En invierno las cumbres se suelen cubrir de un manto blanco que las hace, si cabe, más mágicas aún, nieve que suele ir desapareciendo a medida que avanza la primavera.

La ruta que da acceso a estas montañas, con cumbres que rozan los dos mil metros, pasa por el puente medieval sobre el río Boeza, situado en una variante del Camino de Santiago, la llamada de invierno. Por este camino alternativo todavía cada día pasan numerosos peregrinos provenientes de Molinaseca y Campo.

Descripción de los pueblos en la ruta de los Montes Aquilianos. 2010. Fuente: ccb.com.

Descripción de los pueblos situados en la ruta de los Montes Aquilianos. Ccb.com.

Nosotros no cogeremos esa dirección después de pasar el puente Boeza, sino que seguiremos rectos por la carretera que lleva al pueblo vinícola de San Lorenzo, situado en las faldas del monte Pajariel. Dejaremos así atrás, y a nuestra izquierda, la Cooperativa Cepas del Bierzo.

Pasado San Lorenzo la carretera asciende, con algunas curvas, por un entorno plácido sembrado de viñas que culmina en un alto, el  del Encinedo, desde donde ya podremos vislumbrar los Montes Aquilianos en toda su expléndida magnitud. Es lo que haremos, parados al borde de la ruta, antes de inicar un descenso que nos acerca rápidamente al pueblo de San Esteban de Valdueza, hoy pedanía de Ponferrada.

Nuestra bajada nos llevará a un primer cruce, situado justo antes del puente sobre el río Oza. Sin cruzarlo y cogiendo a la derecha en dirección al pueblo de San Esteban tenemos la posibilidad de visitarlo. Está rodeado de huertos y conserva todavía una parte de su antiguo carácter señorial. Cuenta también con algunas casas típicamente bercianas y un magnífico y estrecho puente medieval, situado cerca del cementerio, que sirve para unir las dos orillas del Oza. Por él discurre la llamada ‘Senda de los Monjes’, el camino que comunicaba antiguamente, y aún lo permite hoy, con la Tebaida Berciana: el refugio de los históricos anacoretas y eremitas.

En el pueblo de San Esteban hay un restaurante que abre todo el año (‘La Nogaleda’). Sirve para tomar una bebida o permite reservar una mesa para la vuelta. Una posibilidad que también existente en Montes de Valdueza o en Peñalba de Santiago, aunque conviene asegurarse antes de que esté abierta.

Regresando de nuevo al cruce, seguiremos rectos esta vez por la carretera asfaltada que se adentra por el valle del Oza en dirección a Valdefrancos , San Clemente, Montes de Valdueza y Peñalba. Hay un rótulo de carretera que nos lo indica.

Siguiendo el cauce del río, y a poca distancia de San Esteban de Valdueza, a nuestra derecha veremos un gran caserío, hoy en venta, rodeado de una gran pradería bañada por el río Oza, que sirvió como monasterio en su día. Y unos dos kilómetros después nos toparemos con la aldea de Valdefrancos de Valdueza, con su iglesia situada cerca de la carretera, aunque del otro lado del río, y lo que queda del cementerio en la plaza donde se celebran, cada año, las fiestas de San Bartolo: el patrón del pueblo. A poca distancia, y sin dejar la ruta, podremos ver también otro llamativo puente medieval sobre el curso fluvial, dotado de un arco de medio punto.

Superado este lugar proseguiremos nuestra ruta hasta San Clemente de Valdueza que, al igual que los otros pueblos de este entorno, presenta un desordenado trazado de calles que sólo permite el paso de autobuses pequeños, una característica que conviene tener presente. En la aldea, como en el caso anterior, las viviendas están íntegramente construidas con pizarra y madera de castaño, destacando algunos hermosos corredores.

Un par de kilómetros aguas arriba encontraremos, a nuestra izquierda, la antigua “ferrería” de los monjes, perteneciente a San Clemente. Está situada en el inicio de una pista de tierra, sólo apta para veh ículos todoterreno, que comunica con Manzanedo de Valdueza, otra pequeña aldea que puede ser el objetivo de una excursión que incluya a San Cristóbal (población conocida por su tejo milenario y desde la cual también se puede acceder a Manzanedo por una carretera asfaltada).

La Herrería de San Juan del Tejo fue erigida por orden del abad Benito Monteagudo en torno al año 1.730. En este conjunto etnográfico se nos muestra la “casa-habitación” del religioso encargado de la administración y lo que queda del “banzadillo” de la fragua, en un estado de conservación lamentable.

Todo está debidamente señalizado, pero nosotros seguiremos nuestra ruta, la cual tiende a estrecharse a medida que avanzamos.

Montes de Valdueza.

Sigiiendo la ruta dejaremos a nuestra izquierda, perfectamente visible, la estación depuradora de aguas de Ponferrada, situada cerca del cauce del río. Más lejos llegaremos a un nuevo cruce que, si lo cogemos abandonando la carretera principal por nuestra derecha, nos llevará por una escarpada cuesta, con un par de curvas muy cerradas, hasta Montes de Valdueza.

El acceso principal al monasterio de Montes de Valdueza luce una belleza austera y magnífica. 19 agosto 2008. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

El acceso principal al monasterio de Montes de Valdueza luce una belleza austera y magnífica. 19 agosto 2008.  Foto: Enrique L. Manzano.

A destacar que, a escasa distancia de la estación depuradora de aguas, existe un camino de herradura a la derecha (poco visible y no señalado) que  lleva por una senda  hasta Montes, desembocando en la ermita de la Santa Cruz. Es una excursión alternativa que puede incluso convertirse en circular, y que quienes dispongan de tiempo pueden plantearse realizar en alguna otra ocasión,  ya que vale la pena.

Montes de Valdueza, también llamado anteriormente San Pedro de Montes, es una aldea situada en una verde y agreste ladera, en un entorno de naturaleza idílico. Con una altitud de 1.093 metros, los parajes que rodean el pequeño núcleo habitacional, escasamente habitado, son de una belleza exquisita.

Las casas, como en el resto de las poblaciones de la zona, están mayormente construidas con piedra pizarrera. Conforma un conjunto armonioso en el que destaca el Monasterio de Montes, con traza románica observable en una de las dos fachadas que tiene, la más antigua. Cuenta además con un magnífico claustro que, por desgracia ya lleva desmantelado dos siglos. En las inmediaciones hay espesos bosques de castaños y robles que parece que quieran invadir el pueblo.

Desde Montes es posible organizar una excursión a pie hasta los llamados “Doce Apóstoles”, una interesante y espectacular barrera calcárea situada en la base del Pico de la Aquiana. Esta excursión puede prolongarse hasta la cima de la airosa cresta , emblema del Bierzo, donde se conservan todavía las ruinas de una antigua ermita. Sin embargo, no existe una señalización adecuada para llevar a cabo esta ruta con facilidad.

También hay la posibilidad de realizar otra posible ruta a pie, muy espectacular y que requiere un mayor esfuerzo, cuyo inicio se sitúa frente a la puerta del monasterio. Lleva hasta Santiago de Peñalba por un antiguo trazado de herradura que serpentea por la ladera del monte en dirección al valle del Pico Tuerto, un espacio cerrado y de difícil acceso en el que en ocasiones pastan las vacas.

El arroyo Pico Tuerto en Montes de Valdueza (Montes Aquilianos). 19 agosto 2008. Unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique L. Manzano.

Arroyo del Pico Tuerto en Montes de Valdueza. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

En la entrada al circo glaciar la fuerza del agua ha horadado el farallón calcáreo que obstruía la entrada. Es un camino en el que abundan los castaños, algunos centenarios y, según algunos también habría algunos tejos encaramados a los riscos pedregosos.

Desde este camino las vistas son extraordinarias. Luego,  cruzado el arroyo de frías aguas, se inicia una larga y penosa subida que flanqueando la montaña lleva hasta Peñalba.

Mientras se asciende, entre los farallones, alguno creerá descubrir el Arca de Noé por su silueta recortada contra el cielo. Se trata de un trayecto que, aunque no muy largo, exige una buena preparación física. Culmina en un espacio despejado y con excelentes vistas del Bierzo, que una vez dejado  atrás nos permitirá acercarnos, tras  una zigzagueante bajada entre escobas, hasta las proximidades de la cueva de san Genadio. Y desde allí, una vez visitada, hasta el pueblo de Peñalba.

A esta excursión, como a la anterior, conviene dedicarle una jornada entera.

Más sobre Montes de Valdueza.

En el pueblo de Montes, en el inicio del antiguo camino carretero que comunicaba con la Herrería de San Juan, existe una humilde edificación sagrada: la ermita de la Santa Cruz. Fue Erigida en el año 1.723, y en su fachada se podía contemplar, incrustado en el muro, un relieve visigótico y mozárabe con una serie de inscripciones y una cruz de procedencia hispano-goda del siglo X, procedente de otra ermita edificada anteriormente en el mismo enclave.

Lamentablemente, este relieve, que aparece todavía en las guías turísticas, fue robado por los amigos de lo ajeno hace unos cuantos años ya, y no ha podido ser recuperado todavía.

Si volvemos a nuestro aparcamiento, desde allí podremos continuar la ruta que habíamos abandonado y que nos conducirá, en pocos minutos, hasta el celebrado conjunto arquitectónico de Peñalba de Santiago, una población que se enraíza de forma apacible sobre las suaves laderas de una montaña.

Santiago de Peñalba bajo la nieve. 14 dic. 2008. Unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique López Manzano.

Santiago de Peñalba bajo la nieve. 14 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Peñalba de Santiago.

Declarada Conjunto Histórico Artístico Nacional, esta aldea cuenta con un gran parquin de visitantes relativamente amplio donde tendremos que dejar nuestro vehículo antes de emprender un agradable paseo por sus calles empedradas. Son admirables los tejados de pizarra de las casas, sus corredores y la geometría irregular de sus calles. Y, por supuesto, el paisaje majestuoso que rodea el pueblo, así como su iglesia de Santiago, adornada con una admirable puerta mozárabe de dos arcos geminados de herradura. Una de las pocas en su estilo y época que se han conservado en este país.

Desde el mismo parquin es posible admirar la belleza del valle del Silencio, donde vivió por temporadas san Genadio, en una cueva miserable hasta la que podemos acercarnos a pie en un corto paseo. Un camino no demasiado complicado y bordeado de castaños magníficos nos acercará hasta allí.

El retorno de la cueva puede hacerse por otra senda, también señalizada, que nos devuelve al pueblo bordeando el cementerio de la población. Al llegar una refrescante fuente compensará nuestro esfuerzo.

Otra posibilidad abierta para visitar los Montes Aquilianos, estableciendo como inicio San Esteban de Valdueza, es la llamada “Ruta del Campo de las Danzas”. Es posible llegar en vehículo, por una carretera en mal estado, hast el lugar donde las brujas celebraban sus aquelarres, para desde allí continuar  a pie hasta Ferradillo, una aldea casi abandonada situada en un entorno de belleza excepcional, comparable al de Peñalba de Santiago. Pero esa excursión ya la explicaré en otra entrada.

 Un ecologista en El Bierzo.

Un peregrino atraviesa la puerta mozárabe de la iglesia de Santiago. 15 agosto 2008. Unecologistaenelbierzo. Enrique L. Manzano.

Un peregrino atraviesa la puerta mozárabe de la iglesia de Santiago. 15 agosto 2008. Enrique L. Manzano.

Valle del Silencio (ruta circular) – Sendero de la Tebaida Berciana. Planetaazul.es.

En el Valle del Río Oza. 02/11/12. Mayodel68-diaadia.blogspot.com.

Ruta Peñalba de Santiago – valle del Silencio – Montes de Valdueza. 18/06/12. Leonesesderuta.blogspot.com.es.

Sendero circular de la Tebaida Berciana. Revistaiberica.com.

Dos rutas para el verano: el Valle del Silencio y el Bierzo. 17/08/12. Diariodeleon.es.

 

El Bierzo histórico

Historia del Bierzo.

Es posible certificar un poblamiento prehistórico de El Bierzo. Se han encontrado numerosas piezas en las terrazas del río Cúa, catalogadas entre el 300.000 y el 100.000 a. C.  Además existen varios hallazgos correspondientes al neolítico, sobre todo hachas pulimentadas descubiertas en diversos lugares del Bierzo.

Se ha localizado cerámica precampaniforme en la Cueva de las Tres Ventanas, en Toral de los Vados, y cabe destacar las pinturas rupestres halladas en las cercanías de Sésamo y también en Librán, posiblemente pertenecientes a esta época. 

También existen variados hallazgos correspondientes a la Edad del Bronce (puntas de lanza, herramientas, cerámica…), correspondientes a todas sus etapas intermedias.

En El Bierzo, como en el resto del norte peninsular, también se desarrolló la cultura castreña. Son muchos los yacimientos y hallazgos correspondientes a esta época. Ejemplos de castros son Castro Bergidum (cerca de Cacabelos), y el Castro del Chano, en Fornela. 

Tras su conquista, los romanos integraron al Bierzo dentro del pueblo astur, como así recogen la mayoría de investigadores y crónicas de la época.  La inserción del Bierzo en el mundo romano se hizo rápidamente, auspiciada por las riquezas auríferas de la zona (Las Médulas y La Leitosa,  entre otras explotaciones auríferas), lo que produjo multitud de cambios tanto en la organización social de la zona, como en la económica y en la geográfica, desplazándose algunos núcleos de población y creándose nuevas ciudades. De esta época quedan numerosos yacimientos arqueológicos.

La Alta Edad Media en El Bierzo.

Tras la entrada de los pueblos germanos en la península, los suevos y los vándalos asdingos (que posteriormente se trasladarían a la Bética) se instalaron en la provincia de Gallaecia, en la que se incluye entonces al Bierzo.

Del dominio visigodo del Bierzo existe mayor información. A destacar el surgimiento de la denominada Tebaida Berciana, un florecimiento monástico en El Bierzo que llevo a edificar numerosas fundaciones en la cabecera del río Oza, en el valle del mismo nombre.

De la dominación musulmana, tras la invasión de la península ibérica en el 711, hay poca información, aunque se supone que tras la rápida ocupación peninsular por parte musulmana se establecerían guarniciones encargadas de cobrar los tributos.

Tras la Batalla de Covadonga los reyes asturianos, una vez controlada gran parte de Galicia, intentan hacer lo mismo en territorio berciano. Sin embargo, los monarcas asturianos no conseguirán un dominio sobre El Bierzo hasta los reinados de Alfonso II y de Ramiro I, pasando antes el territorio berciano de manos musulmanas a cristianas, alternativamente. Es en esta época, durante el reinado de Ramiro I (842-850), cuando El Bierzo comienza a estar bajo dominio de diversos condes, siendo el primero de ellos Don Lorenzo y el más conocido el Conde Gatón, que repuebla el este berciano.

El Bierzo feudal.

Entre el periodo Alto medieval y el Bajo medieval del Bierzo, los historiadores vienen distinguiendo, habitualmente, una etapa denominada el Bierzo Feudal. Es un periodo de transición que abarca desde finales del  siglo IX hasta el siglo XIII inclusive.

En este periodo, inicialmente, la economía se basa en la explotación agraria y ganadera. Solo a partir del siglo XII se produce una progresiva diversificación de esta economía, que se amplía a la minería y transformación de los recursos minerales, a la pesca y el comercio a través de ferias y mercados.

La propiedad se concentra en pocas manos realizándose una distinción entre propiedades de carácter eclesiástico -cuyos principales exponentes son los monasterios de San Pedro de Montes, de San Andrés de Vega de Espinareda (benedictinos), de Santa María de Carracedo y de San Miguel de las Dueñas (cistercienses)-, y propiedades de realengo y nobiliar, sin olvidar el papel desempeñado por las órdenes militares de Santiago, el Hospital y el Temple.

Administrativamente, el Bierzo, , se integra hasta el año 910 en el Reino de Asturias, y en el de León entre el 910 y el 1230. A partir de ese año se incluye en la Corona de Castilla. En  1187 El Bierzo pasa a ser señorío, y tiene por tal a D. Velasco Fernández, pasando, a principios del siglo XII a tener gobernadores. Uno de los más conocidos fue D.  Gonzalo Peláez, y en el año 1243 aparece, como merino de El Bierzo, D. García Carnota. El Bierzo en este periodo se articula en tenencias como Ancares, Ulver, Boeza, Aguiar, Valcarce, y tenencias de un ámbito territorial más reducido en las que podemos incluir las villas, dentro de otra mayor (Tenencia mayor). A partir de mediados del siglo XIII estas tenencias dan paso a las merindades mayores que terminaran convirtiéndose, posteriormente, en Adelantamientos.

La Baja Edad Media en El Bierzo.

La Baja Edad Media en El Bierzo se caracteriza, principalmente, por la crisis de los señoríos monásticos y el auge, muchas veces a costa de éstos, de los laicos, personificados en la figura de ciertos nobles que utilizan la encomienda como instrumento para usurpar muchos de los bienes de los señoríos monásticos.

La guerra de las comunidades que asola toda todo el territorio de la Corona de Castilla en el siglo XVI tiene escasa incidencia en El Bierzo.

Ponferrada fue comprada por los Reyes Católicos en 1486, constituyéndose en Corregimiento en 1494 hasta el año 1780.

Como expresión de la singularidad de El Bierzo, y su fuerte identidad desde antiguo, vale la pena reseñar la carta enviada al ayuntamiento de la ciudad de León, en 1567, y que continua una correspondencia de diciembre de 1563 de similar intención, solicitando que la provincia del Bierzo se separe del Adelantamiento de León, argumentando tal pretensión en la lejanía geográfica, y pidiendo que la audiencia (de los negocios de El Bierzo) se atiendan en la persona del Corregidor de Ponferrada. Sin embargo, dicha formulación fue rechazada porque Ponferrada no era una ciudad con voto en Cortes.

El Antiguo Régimen.

El Antiguo Régimen  abarca desde el siglo XVI hasta principios del  XIX. Se le ha dado en llamar, también, feudalismo desarrollado ya que conserva muchas de las características medievales.

El Bierzo sigue siendo principalmente agrario, siendo la vid su principal producto, y en las zonas montañosas ganadero, heredando del periodo medieval el minifundismo (que aún persiste) y la gran cantidad de tierras en manos de eclesiásticos. Destacar la introducción en este periodo (siglo XVII) de uno de los productos que tendrá mayor fama y calidad, el pimiento.

Ferias y mercados marcan la actividad comercial en las principales villas (Ponferrada, Bembibre, Villafranca del Bierzo y Cacabelos) en las existen tenderos y algún mercader, desarrollándose el comercio ambulante gracias a ancareses y fornelos a pesar de la precariedad de las vías de comunicación y los impuestos al atravesar las fronteras internas, llamados pontazgos, portazgos y algún otro de distinta naturaleza.

En el sector industrial destaca la industria textil, aunque numerosas veces no cubre más que el autoabastecimiento. En Bembibre y en la merindad de Cornatel se elaboraban unos paños de lienzo blanco llamados ‘bierzos’ que alcanzaron gran éxito y reconocimiento, comercializándose fuera del Bierzo con gran demanda. También destacan las numerosas ferrerías (herrerías), algunas con una producción significativa que llevo a intentar producir acero e incluso una fábrica de armas, en el año 1779, en Villafranca del Bierzo.

La sociedad se organiza en tres estamentos: clero, nobleza, y el pueblo llano o Estado llano. El primero, aparte de su gran influencia ideológica y cultural, acentuada por su riqueza patrimonial, está exento de pagar impuestos y su gran cantidad proporcional refuerza su poder e influencia.

El caso de la nobleza es distinto, ya que en este estamento caben desde los Grandes de España hasta los hidalgos. Es especialmente significativo el gran número de personas que formaban parte del estamento de la nobleza en esta región a finales del siglo XVIII. Se estima que en El Bierzo el 50% de las personas se incluían en dicho estamento, aunque de ellos la mayoría eran simples hidalgos. La mayor parte de ellos malvivía de pequeñas explotaciones agrarias de casi subsistencia, ocultando esa situación bajo ese título de “baja” nobleza.

El Estado llano, el tercer estamento, lo formaban, aproximadamente, a finales del siglo XVIII, el 38% de la sociedad. Eran labradores, artesanos y comerciantes, que lograban sobrevivir con dificultad debido a las mayores cargas impositivas.

El Partido de Ponferrada.

Durante los siglos modernos y hasta las reformas del siglo XIX, El Bierzo formó parte de la Intendencia de León, que agrupaba al Principado de Asturias y a los Partidos de León y Ponferrada. En lo que concierne al Bierzo actual, se incluía dentro del Partido de Ponferrada, el cual a su vez incluía a otras zonas que hoy ya no pertenecen al Bierzo. Este Partido era gobernado desde Ponferrada, villa realenga, por un corregidor de nombramiento real, subdividiéndose El Bierzo en merindades, cotos, concejos y jurisdicciones.

La Provincia del Vierzo.

Tras la jura de la Constitución de 1812 por el Rey, el 9 de marzo de 1820, se inicia en la Cortes un nuevo proceso, con carácter de urgencia, de organización administrativa del Reino, para lo que se nombra a una comisión.

La creación de la Provincia del Vierzo suscita varios problemas, entre los que destaca la rivalidad entre las dos principales ciudades de la región: Ponferrada (468 vecinos) y Villafranca del Bierzo (690 vecinos), ya enfrentadas desde la guerra, puesto que la primera represneta a los nuevos poderes económicos, la nueva burguesía (comerciantes e industriales), y la segunda a los poderes tradicionales del Antiguo Régimen (pequeña nobleza, terratenientes, clericatura).

En el proyecto de división provincial del cartógrafo mallorquín Bauzá y del ingeniero Larramendi de 1821 se contemplaba la creación de la Provincia de Ponferrada, que quedaría posteriormente descartada en favor de la Provincia del Vierzo con capital en Villafranca del Bierzo.

El 16 de Octubre de 1821 se publica en la Gaceta de Madrid la aprobación realizada en Cortes Extraordinarias de la nueva provincia, que pasa a denominarse “Provincia del Vierzo” con capital en Villafranca del Vierzo.

El 27 de enero de 1822 se publica el Decreto por el que El Bierzo se convierte en provincia y en él que se fijan sus límites. Cuenta entonces con 86.365 habitantes y ejerce su jurisdicción sobre los Partidos Judiciales de Villafranca del Vierzo, Ponferrada, Toreno, y Valdeorras, limitando al norte con Asturias (hasta el puerto de Leitariegos), al este con León (la línea divisoria será la cuenca hidrográfica), al sur con Zamora (el límite será la Sierra de Cabrera) y al oeste con Lugo y Orense (la frontera será el antiguo límite de Galicia).

Tras un breve periodo en el que El Bierzo forma parte de la provincia de Lugo y de Orense, el 30 de noviembre de 1833 se designa una nueva división territorial, creada por Javier de Burgos, en la que El Bierzo queda integrado en la provincia de León.

Un ecologista en El Bierzo.

 Fuente informativa principal: Wikipedia.org.

Valoración general positiva de la carretera a Peñalba por San Cristóbal, junto con peticiones para que finalicen las obras en la del valle del Oza

Vista de San Cristóbal de Valdueza desde la pista a Peñalba. 15 nov. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Vista de San Cristóbal de Valdueza con la pista que se pretende asfaltar (a la derecha) en dirección a Peñalba. 15 nov. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

El 22 de enero de 2013 el BOCyL publicó la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable a la construcción de una nueva carretera entre San Cristóbal de la Valdueza y Peñalba de Santiago, en los Montes Aquilianos, en las proximidades de la también proyectada macroestación de esquí del Morredero. Pero ya antes de tal publicación son numerosos los grupos políticos y asociaciones locales las que se ha manifestado sobre ambos asuntos.

La declaración de la Junta de Castilla y León tiene en consideración que el trazado que se pretende asfaltar entre San Cristóbal de Valdueza y Peñalba de Santiago discurre en algunos tramos por la Red Natura 2000, que también está considerada como Zona de Especial Protección de las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC) de los Montes Aquilanos. Por este motivo incluye medidas de protección del suelo, de las aguas, de la vegetación y de la fauna. Hay que recordar también que la mejora de este acceso está contemplada por el proyectado Mundial de Ciclismo de Ponferrada en su planificación.

Posicionamientos políticos y sociales en torno al proyecto de nueva carretera.

Inicio de la carretera a San Cristóbal y el Morredero saliendo del Puente Boeza, en Ponferrada. 15 nov. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Inicio de la carretera a San Cristóbal y el Morredero saliendo del Puente Boeza, en Ponferrada. 15 nov. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Hace pocos días que el Grupo Municipal Socialista en el ayuntamiento de Ponferrada dio su visto bueno al informe de la Junta de Castilla y León. Sin embargo no sin alguna crítica, pues no ha querido dejar pasar la ocasión de criticar públicamente el deficiente estado que presenta la carretera de acceso más habitual a Peñalba, el que pasa por San Esteban de Valdueza, “ya que casi dos años después del inicio de las obras ni siquiera se ha finalizado la primera fase, que presenta un estado lamentable”. Es cierto que, -y en esto me sumo a la denuncia de los socialistas-, los trabajos de mejora del vial, iniciados por la Diputación en 2012, no se han finalizado y se están eternizando ante la desesperación de los vecinos del valle del río Oza.

En relación con el retraso de estas obras, el PSOE ha declarado que “es penoso que las personas que se acercan a ver una parte importante de la promoción turística de Ponferrada se encuentren con una calzada en ese estado”. En este sentido, el concejal del Grupo Municipal Socialista, Santiago Macías, ha exigido “que se acaben esas obras prometidas en campaña electoral”, y que en ambos trazados “se cumplan todos los trámites administrativos y medioambientales”.

Por su parte, el pasado 23 de enero, el alcalde pedáneo de San Cristóbal, Germán Valcárcel, -que se presentó a la alcaldía en una lista de candidatos independientes-, manifestó ante los medios su satisfacción por la aprobación de unas obras que afectan positivamente a su población. Un contento que no le ha impedido denunciar la “irregularidad” que supone el trazado previsto, -que atraviesa propiedades comunales-, “establecido sin la indispensable consulta previa de sus propietarios legales”.

Una situación, ciertamente sorprendente, que también afecta a la pedanía de San Pedro de Montes, actualmente en manos del Partido del Bierzo (PB), que también la ha denunciado. Por lo demás, dado que el resto de las pedanías del valle afectadas por la DIA cuentan con representantes políticamente afines al Partido Popular (el mismo que gobierna en la Junta y la Diputación) no se han dejado notar.

La entrada a San Cristóbal de Valdueza. 15 nov. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

La entrada a San Cristóbal de Valdueza. 15 nov. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

No obstante, el aplauso de los socialistas en el ayuntamiento de Ponferrada al nuevo asfaltado por San Cristóbal no es del agrado de la Asociación para el Desarrollo Sostenible del Valle del Oza (ADESVO). Ni tampoco del Partido Regionalista del Bierzo (PRB) y del Partido del Bierzo (PB). En los últimos días el último hizo pública su postura favorable a la potenciación del acceso a Peñalba por el valle del Oza, y no por las alturas de San Cristóbal, aún valorando positivamente esa alternativa.

Una postura que no comparte Tarsicio Carballo, el líder del PRB, quien ha calificado de “auténtica barbaridad” el acceso a Peñalba por esa última pedanía argumentando que su construcción condenaba “a la ruina total” a los pueblos del fondo del valle. En cuanto al partido Compromiso Socialista (CS), -representado por Alejandro Álvarez del Amo y con quien he podido hablar hoy-, prefiere no pronunciarse sobre ese tema.

Al hilo de todo este debate, Santiago Macías (PSOE) ha querido también poner de manifiesto su queja sobre “cómo se están haciendo las cosas en cuanto a la promoción turística de Ponferrada”. Y ha criticado las imágenes elegidas para una presentación pública de la sociedad Turismo Ponferrada cuya vicepresidencia recae en el Grupo Municipal Socialista al que pertenece, ya “que ni siquiera fue invitado a la presentación ni informado de la misma”.

Una conducta antidemocrática y descortés, por otra parte demasiado habitual en la conducta del Partido Popular (que tiene mayoría en las principales instituciones autonómicas, provinciales y municipales, y que yo vengo denunciando desde hace tiempo en este blog por considerarla perjudicial para los intereses de nuestra tierra.

Logo. Asociación Cultural Ecobierzo. Fuente: ecobierzo.org.

Logo. Asociación Cultural Ecobierzo. Ecologistaenelbierzo.

La Asociación Cultural Ecobierzo, a la que pertenezco, también ha aprobado públicamente la construcción del nuevo vial, que ofrece un trazado alternativo de acceso a Peñalba (una pequeña y encantadora población en los Montes Aquilianos que en invierno, en algunas ocasiones, se ve aislada por mor de la nieve o el hielo), aunque también ha criticado las irregularidades denunciadas por el pedáneo de San Cristóbal y que el trazado afecte a la Red Natura 2000.

No obstante ha suavizado su crítica señalando la parte positiva del nuevo trazado, ya que éste permite realizar una visita en bucle de la Tebaida berciana, ofreciendo además una mayor seguridad y comodidad a los vecinos de Peñalba para acceder a sus casas. Además, ha señalado que el impacto medioambiental para la construcción de un vial amplio sería más elevado por el fondo del valle, que presenta algunos estrechamientos que dificultan tal obra.

A la Asociación no se le escapa que tras el proyecto de arreglo de la carretera por San Cristóbal se ocultan intereses espurios que en realidad relaciona con el proyecto ilegal de construcción de una macroestación de esquí en el Morredero, que defienden tanto el alcalde de Ponferrada, Carlos López Riesco, como la presidenta de la Diputación, Isabel Carrasco. Un proyecto que  a su juicio es un auténtico “despropósito” dado la escasez de nieves en ese espacio, además incluido dentro de la Red Natura 2000.

Estrechamiento en la entrada a Salas de los Barrios en la carretera a San Cristóbal de Valdueza y el Morredero. 15 nov. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Estrechamiento en la entrada a Salas de los Barrios en la carretera a San Cristóbal de Valdueza y el Morredero. 15 nov. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Con un comunicado, Ecobierzo ha denunciado que considera que las obras por el fondo del valle del Oza se han retrasado ya demasiado y que éstas se habrían de finalizar de inmediato.

Por su parte, el colectivo Ecologistas en Acción también ha dado a conocer su opinión sobre la aprobación del nuevo vial señalando que oculta “intereses especulativos”. Los ecologistas leoneses denuncian que la pista que se pretende asfaltar entre San Cristóbal y Peñalba se abrió en su día “sin licencias”. Asimismo denuncia que la DIA “fue informada y resuelta en Valladolid por la Comisión Regional de Prevención Ambiental y no por la Comisión Territorial de León”. Un procedimiento que a su juicio “obstaculiza la participación de personas y entidades interesadas” y que ha dejado “a las autoridades locales al margen de la toma de decisiones”.

Estrechamiento de la carretera en San Clemente de Valdueza. Foto: Enrique L. Manzano.

Estrechamiento de la carretera en San Clemente de Valdueza. Foto: Enrique L. Manzano.

Todo esto sucede cuando el pasado 22 de enero, el diputado provincial de Fomento, Raúl Valcarce, manifestó a ‘Onda Bierzo’ que no entraba en los planes de la Diputación Provincial de León acometer a corto y medio plazo la adecuación de la pista a Peñalba Por San Cristóbal. Valcarce criticó la lentitud de ese proyecto y lamentó que hayan transcurrido cinco años desde que se inició hasta que la Junta haya publicado la DIA correspondiente.

En la entrevista radiofónica el diputado provincial dijo que tendrá que ser la propia Junta de Castilla y León, a través de su Consejería de Fomento y Medio Ambiente, la que se implique en construir esa carretera que, a día de hoy, es de titularidad provincial. Se estima su coste en más de 3 millones de euros, que la Diputación dice que no está en condiciones de aportar en estos momentos.

Y ya  abordado el tema de la financiación, no quiero dejar de comentar que una buena parte del presupuesto destinado a la construcción de estas carreteras por la Diputación proviene, de manera como mínimo “irregular”, de los fondos Miner. Unas subvenciones que la Diputación está utilizando indebidamente para tal cometido. Por lo que he podido averiguar el organismo provincial debiera utilizar sus propios recursos, provenientes de los impuestos a los contribuyentes, para el acometimiento de tales obras. Mientras que los fondos concedidos por la Unión Europa deberían haberse dedicado, -desde el primer día hace ya más de veinte años-, a su objetivo declarado. A saber, la creación de alternativas laborales en las cuencas mineras.

Un ecologista en El Bierzo.

La carretera actual llegando a San Cristóbal de Valdueza. Foto: Enrique L. Manzano.

La carretera actual llegando a San Cristóbal de Valdueza. 15 nov. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Nota: en febrero de 2016, cinco años después de la publicación de este artículo, la carretera a Peñalba por el fondo del valle había sido mejorada, sin alcanzar el presupuesto a hacerlo con el último trozo de la misma, y la correspondiente a la pista por San Cristóbal seguía siendo de tierra. Tampoco se procedió a mejora alguna en la carretera a esa pedanía de Ponferrada. En cuanto a ADESVO, la asociación desapareció en el olvido rápidamente tras alcanzar su principal impulsar los objetivos personales que le empujaron a su creación.

La Diputación iniciará las obras de la carretera de Peñalba con 1,6 millones. 18/02/11. Diariodeleon.es.

El pedáneo considera un lamentable defecto de forma que no se consultara a esta Junta Vecinal. 23/01/13. Lacronicadeleon.es.

El acceso a Peñalba por San Cristóbal es “una barbaridad” según el PRB. 23/01/12. Bierzo.comarca.eu.

Sobre la carretera de acceso a Peñalba de Santiago.24/01/13. Leonoticias.com.

La Diputación se desmarca de la ejecución del nuevo acceso a Peñalba. 24/01/13. Lacronicadeleon.es.

Alertan del impacto de la construcción de una carretera a Peñalba de Santiago. 25/01/13. Ecologistasenaccion.org.

Adesvo pregunta si el acceso a Peñalba por San Cristóbal supondrá paralizar las obras de mejora en la carretera del Oza. 27/01/13. Infobierzo.com (este enlace no funcionaba en el momento de la revisión de este artículo en febrero de 2016).

El PRB promete mejoras para el Valle del Oza si logra la alcaldía ponferradina

Tarsicio Carballo se dirige a los participantes en el magosto. Valdefrancos, 31 oct. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Tarsicio Carballo se dirige a los participantes en el magosto. Valdefrancos, 31 oct. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Ayer, la vetusta carretera del valle del Oza se vio agradablemente ocupada por un tráfico inhabitual. Los automovilistas, en un día de lluvia ligera que no lograba ocultar los encantos de esta quebrada, vivaz en su variada gama de colores otoñales, se dirigieron hacia Valdefrancos, un pueblecito situado a medio camino entre Ponferrada y Peñalba de Santiago, en la entrada a la Tebaida berciana.

Los así desplazados no acudían a ver el viejo puente medieval que atraviesa el río Oza en Valdefrancos, ni tampoco su recoleta iglesia de piedra, cuya puerta abre frente a un gran crucero granítico, sino al magosto convocado por el Partido Regionalista del Bierzo (PRB) y su carismático líder, Tarsicio Carballo. Un político muy conocido en El Bierzo y polémico haya donde los haya, pero al que todos reconocen su añeja preocupación, manifestada durante lustros, por la mejora del bienestar de los bercianos.

Precisamente, hace pocos días, Carballo estuvo más de dos semanas en huelga de hambre, en una polémica decisión que reivindicaba mejoras sustanciales para El Bierzo. Personalmente no comparto en la forma su manera de expresar su indignación pero sí el fondo. Y puede que sea por esto que decidí visitarle por entonces.

Tarsicio Carballo, al frente de la manifestación, solicita mejoras para el valle del Oza. 8 agosto 2010. Diariodeleon.es.

Tarsicio Carballo, al frente de la manifestación, solicita mejoras para el valle del Oza. 8 agosto 2010. Diariodeleon.es.

Considero que, éste político –a la vez valorado y denostado-, tiene mucha razón en sus reivindicaciones; y que lo que él pide para El Bierzo no es, ni más ni menos, lo que le corresponde. Son cientos los puestos administrativos, sanitarios, universitarios, judiciales, docentes que, por su población, incumbirían al Bierzo, y que no se le dan, mermando su desarrollo natural. Además, la falta de unión de los partidos, que dicen defender los intereses bercianos pero que no es cierto, es la principal causa de este retraso. De lo contrario, otro gallo nos cantaría.

Más de un centenar de personas acuden al magosto del PRB en Valdefrancos.

Un momento al incio de la reunión. Valdefrancos, 31 oct. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Un momento al incio de la reunión. Valdefrancos, 31 oct. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Los últimos llegados se sumamos a Carballo y señora, que con la ayuda del alcalde pedáneo de Valdefrancos, Jesús Moran, y la de otros vecinos, se encontraba girando un cilindro lleno de castañas sobre una hoguera levantada en la riba del río Oza. Mientras éstas se achicharraban, -porque el magosto precisa al principio de una llama viva que evite que exploten las castañas-, otros colaboradores del partido bercianista repartían vino y escaldaban chorizos para el ‘bollo preñao’. Cerca, en un asador artesanal, -utilizado para los pimientos otras ocasiones- se asaba la panceta.

No hay ningún periodista, pero sí algún vecino de Montes, -como Mari Luz, de la Asociación Vecinal-, y también de algún otro pueblo del valle. En Valdefrancos aún residen, durante todo el año, casi una docena de vecinos; entre ellos cuatro con los que mantengo lazos familiares. Otros, aunque empadronados allí, sólo suelen pasar el verano. Son los que, sin renunciar a su refugio y a sus recuerdos de juventud, han decidido comprar casa en Ponferrada, donde el invierno es más suave y más distraído.

Los vecinos me comentan cosas acerca del alcalde anterior del pueblo, del que no dicen precisamente galanterías, y de cómo muchos se vieron obligados volver a empadronarse allí –renunciando a su empadronamiento en Ponferrada- para poder sacárselo de encima. Su lugar lo ocupó Juan Manuel García Calleja, recién llegado entonces de Madrid y hoy presidente de la Asociación para el Desarrollo sostenible del Valle del Oza (ADESVO).

Precisamente, en este día no lo veo por aquí, aunque sí haya venido algún socio de esa entidad. Y es que la vida del valle se mueve, a nivel político, principalmente entre los partidarios del Partido Regionalista del Bierzo (PRB) y los del Partido del Bierzo (PB). Ambos partidos afirman querer lo mejor para estos pueblos, pero los intereses personales les impiden alcanzar un acuerdo que beneficiaría a la totalidad del valle.

El alcalde pedáneo de Valdefrancos, Jesús Morán y Tarsicio Carballo. Valdefrancos, 31oct. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

El alcalde pedáneo de Valdefrancos, Jesús Morán y Tarsicio Carballo. Valdefrancos, 31oct. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Los vecinos platican de los tres magostos que ya lleva el PRB celebrados en Valdefrancos, durante los tres años últimos, y de la necesidad de arreglar la vieja y peligrosa carretera que les une con Ponferrada. También de las dos últimas manifestaciones, convocadas por el PRB, para pedir mejoras para el valle.

Muchos comentan, con ligera aprobación, los comunicados enviados hasta lafecha por ADESVO, reivindicando el acomodo de la carretera por el fondo del valle, o su exigencia de que el ayuntamiento ponferradino procediera a retirar un andamio del lecho del río. Pero les parece insuficiente y quieren que lleven a cabo acciones más concretas.

También comentan acerca de la Casa escuela, recientemente restaurada por el Ayuntamiento y el Consejo Comarcal, aunque ese tema no parece que lo tengan todos claro. Así, hay quien también cita a la Junta –lo que creo equivocado- como responsable de esa rehabilitación. Asimismo se refieren a la primera empresa que se encargó de la obra, y al mal trabajo realizado, pues dejó el techo lleno de goteras y tuvo que rehacerlo otra empresa. En cualquier caso, el pórtico en madera que prolonga el edificio, y que ahora nos ampara de la lluvia, parece de buena construcción y resulta, a todas luces, una idea útil. Sobre el andamio que, adosado a la Casa escuela acabó finalmente volcado en el río, nadie sabe a ciencia cierta quien acabó retirándolo, aunque lo más probable es que fuese la Confederación hidrográfica.

La gente continúa fluyendo y apuntándose al ágape, dando buena cuenta de lo ofrecido, que a nadie le amarga el diente, por lo que parece. Carballo pone a la venta un taco de participaciones de lotería de Navidad y después se dirige a los presentes, a golpe de megáfono, para informarles sobre los proyectos de su partido para la población.

El líder del PRB menciona las diversas actuaciones que ha realizado su grupo en defensa de los intereses del pueblo. Después, asegura que su esfuerzo principal se centra en que se arregle la carretera del valle. Aunque sin olvidarse de mencionar que también quiere que se arregle la de San Cristóbal hacia el Morredero, pues no quiere empañar su buena sintonía con el alcalde Riesco.

La Casa escuela reformada, en donde se preparó el magosto. Valdefrancos, 31 oct. 2010. Foto Enrique L. Manzano.

La Casa escuela reformada, en donde se preparó el magosto. Valdefrancos, 31 oct. 2010. Foto Enrique L. Manzano.

Finalmente, Tarsicio -que es como le llaman- presenta a su partido como la llave del futuro gobierno de Ponferrada, al que bien es cierto que pertenece Valdefrancos, y reitera que todos sus esfuerzos se centrarán en conseguir mejoras para el pueblo.

Creo leer esperanza en la mirada de estos vecinos, que aman las casas y calles de su pueblo, y que no renuncian a que siga vivo. Para conseguirlo caminarán por la carretera del valle todas las veces que sea necesario, esté Carballo al frente o sea otro quien  lo pida, y acudirán prestos a donde sea. Lo único que piden, a quienes así les representen, es un compromiso auténtico para mejorar el valle que les vio nacer y que aporten soluciones reales a sus problemas.

Un ecologista en El Bierzo.

Tarsicio Carballo deja el ayuno. Diariodeleon.es. 07/10/10. Diariodeleon.es.

La ‘Asociación para el Desarrollo Sostenible del Valle del Oza’ luchará por mejorar las condiciones de sus pueblos. 10/03/10. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Medio centenar de manifestantes protestan por los viales del Oza. 09/08/10. Diariodeleon.es.

Ponferrada: los vecinos del Valle del Oza exigen a la Diputación la mejora de la carretera a Peñalba y Montes, desde San Esteban de Valdueza. 10/08/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Comentarios.

Comentario por Juan el 17 Noviembre 2010.

Tengo que decir que Tarsicio ya prometió lo mismo en las pasadas elecciones y a día de hoy todavía no tenemos nada de lo prometido. No es por desmerecer el trabajo de Tarsicio, pero creo que sus intereses no son el valle precisamente, si no un acuerdo pactado con el Ayuntamiento de Ponferrada para fomentar la desunión del bercianismo y evitar así que los bercianistas estén en el Ayuntamiento, entre otras causas de interés personal. Por lo que creo que Tarsicio no juega limpio y lo ha demostrado en muchas ocasiones. Personalmente no tengo nada en su contra, como político ya terminó su ciclo.

Los vecinos del valle del Oza exigen a la Diputación la mejora de la carretera a Peñalba y Montes

Manifestación vecinal para exigir mejoras en el acceso a los pueblos del valle del Oza. 9 agosto 2009. Fuente: lacronicadeleon.es.

Manifestación vecinal para exigir mejoras en el acceso a los pueblos del valle del Oza. 9 agosto 2009. Fuente: lacronicadeleon.es.

Ayer la tranquilidad dominical de los habitantes de San Esteban de Valdueza, en los Montes Aquilianos, se vio algo trastocada por la presencia de medio centenar de vecinos de la cuenca del río Oza, convocados para exigir a la presidenta de la Diputación Provincial de León, Isabel Carrasco (PP), mejoras en el acceso vial a sus pueblos desde Ponferrada. Una reivindicación que asumieron vecinos de todos los  pueblos del valle: Valdefrancos, San Clemente, Manzanedo, Montes de Valdueza y Peñalba de Santiago.

Con su participación éstos dejaron clara su intención de continuar ejerciendo una presión continuada para conseguir mejoras en unos viales que, en opinión de la mayoritaria de los presentes, están “dejados de la mano de Dios” -y sobre todo del ayuntamiento de Ponferrada-, en un lugar excepcionalmente emblemático para El Bierzo como son la Tebaida Berciana y su valle del Silencio.

agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Una vista del valle del Oza cerca de Montes de Valdueza. en la que se distingue el trazado de la carretera actual. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

La polémica no estuvo ausente en la manifestación. ¿La causa? El nuevo enfrentamiento, -entre las decenas de ellos habidos anteriormente-, entre las dos únicas formaciones bercianistas, el Partido Regionalista del Bierzo (PRB) dirigido por Tarsicio Carballo, y el Partido del Bierzo (PB), Iván Alonso, por establecer su influencia en la zona, que han valorado de manera diferente el proyecto de acceso a Peñalba que la Diputación sacó a información pública la semana pasada.

En la marcha participaron, además de los vecinos, los alcaldes de Montes, San Clemente y Valdefrancos, acompañados por sus respectivas juntas vecinales. Antes de disolverse la manifestación, se acordó presentar alegaciones al estudio presentado por la Diputación, un proyecto que prioriza el acceso a Peñalba y Montes pasando por San Cristóbal de Valdueza, y que evitan así el paso por el valle del Oza.

Personalmente no veo por qué la propuesta de la Diputación ha de ser incompatible con la mejora de la carretera del Oza. Incluso, por ciertas consideraciones, la encuentro peor por la elevada altitud a la que se sitúa, pues estará más sujeta a los riesgos de heladas y nieve que suelen producirse en época invernal. Para mí que la elección de la carretera por San Cristóbal se sitúa en la órbita de intereses municipales del Partido Popular (que gobierna en estos momentos la alcaldía ponferradina). Éstos están ligados a la construcción de una estación de esquí en El Morredero, por encima del pueblo de San Cristóbal, en un proyecto que Isabel Carrasco ha alentado y subvencionado desde el organismo que preside. Es conocido que los ecologistas se han manifestado en contra de este último proyecto, que se desarrolla sobre un espacio protegido de la Red Natura 2000, y han criticado que se esté financiando irregularmente y sin contar con la autorización comunitaria que precisa para poder llevarse a cabo. Sin embargo, no tengo noticia alguna de que estos permisos hayan sido solicitados.

Tarsicio Carballo calificó la manifestación de “éxito rotundo”. El portavoz del PRB, un partido sin representación política en el Consistorio ponferradino, -aunque políticamente vinculado a los intereses del actual alcalde Carlos López Riesco-, añadió que “las alegaciones que vamos a presentar van a ir enfocadas a demostrar a la Diputación que el único acceso viable a Montes y Peñalba es el de San Esteban, tanto sociablemente como ecológicamente“.

Los participantes aprobaron la creación de una “Comisión de seguimiento“, compuesta por vecinos, los alcaldes pedáneos de Valdefrancos y San Clemente, y miembros del PRB, a la cual se acordó invitar a sumarse al resto de los pedáneos del valle que quieran participar en ella. Así mismo se acordó que la primera reunión de esta comisión tendría lugar el próximo jueves en la Casa-escuela de Valdefrancos.

Breves antecedentes históricos.

El abandono de las casas es patente en Montes de Valdueza, aunque algunos vecinos hayan arreglado la suya. 19 agosto 2008. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

El abandono de las casas es patente en Montes de Valdueza, aunque algunos vecinos hayan arreglado la suya. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

En las últimas semanas se ha hablado mucho sobre la posibilidad de que el acceso a Peñalba y Montes de Valdueza se realice por la carretera del Morredero. Una opción a la que se oponen los vecinos del valle del Oza.

Como quiera que algunos de mis antepasados nacieron y vivieron en estos pueblecitos, -en donde todavía perdura su recuerdo en la memoria de los mayores-, me siento lo suficientemente acreditado como para ofrecer mi opinión personal sobre el tema, pues son muchísimos los años los que llevo visitándolos.

Mi opinión es que, en lo posible, debe evitarse hacer ‘una ‘autopista’ por el valle del Oza, pero sí que han de suprimirse, o mejorarse, todos los puntos faltos de visibilidad. Estos impiden, a día de hoy, avanzar por la vía con una seguridad mínimamente aceptable. Y también, seríaconveniente exigir que el ancho de la futura vía sea suficiente para admitar dos carriles suficientemente amplios.

Visito estos lugares desde que era niño. Acudía allí con otros familiares, en bus o en taxi. Aún recuerdo que el chófer pedía que nos bajásemos del vehículo al cruzar un estrecho puente que unía San Esteban con Valdefrancos de Valdueza (que aún perdura pero está inutilizado) salvando un arroyo estacional. Era una medida de precaución sensata, por si una rueda del vehículo se salía de la ruta se precipitaría irremediablemente al torrente. El puente carecía de barandillas y su anchura era tan exigua que hasta los carros de bueyes tenían que andarse con cuidado. Mi padre aún relata cómo, en una ocasión, un camión se precipitó desde el puente al vacío.

Hoy ese puente ha sido remplazado por otro no mucho más ancho, que aún intranquiliza el espíritu de algún conductor poco ducho. En cuanto al puente de San Clemente sobre el río Oza, recuerdo que era igual de precario, siendo ampliado a posteriori con un pequeño añadido de pocos centímetros por cada lado, para el paso de los peatones.

Hoy la carretera está asfaltada, pero fue de tierra en su día. ¡Y para de contar! Esto es todo lo que se ha hecho en esa ruta. No recuerdo que se haya hecho nada más desde hace años, salvo el aparcamiento turístico del monasterio de Montes y el de Peñalba. Pero, ¿a ver qué autobús se atreve a aventurarse por esta carretera? ¿Con esas subidas y curvas tan cerradas? Desde luego, hoy todavía resulta una aventura francamente peligrosa.

De todas las poblaciones del valle sólo Peñalba ha experimentado un crecimiento notable y una recuperación urbanística digna de encomio. Los demás pueblos, faltos de ayudas, han visto como iban perdiendo a sus habitantes y sus casas se caían en ruinas.

El Servicio Municipal de Aguas de Ponferrada en San Clemente de Valdueza. 16 dic. 2008. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

El Servicio Municipal de Aguas de Ponferrada en San Clemente de Valdueza. 16 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Por esto reprocho a las Administraciones el olvido al que han sometido a estos pueblos pequeños, durante tantas décadas. A un abandono ciertamente injusto. Algunos ‘justificarán’  ese olvido (aunque sólo en privado) pretextando que su escasa población no hace electoralmente rentables las inversiones que éstos precisan.

Pero no deberían de olvidar que, durante años fueron precisamente estos pueblos los que contribuyeron a enriquecer a la villa con sus productos agrícolas y ganaderos, además aportar el pago de los arbitrios que se les imponía despóticamente para venderlos en Ponferrada. Y no olvidemos tampoco que de allí, de ese río, proviene una la mejor parte de nuestra agua de boca. Toda, de hecho, antes de que se proyectase hacerla llegar una parte desde el embalse de Bárcena.

Decía, pues, que este valle continúa siendo el que aporta la mejor agua potable a Ponferrada. Y ésta, también ha de decirlo, no ha tenido empacho alguno en apropiarse descaradamente de ella, dejándo a sus pueblos casi a seco. El ‘pobre’ río Oza -en donde se lavaba la cara mi padre cuando era niño, como antes lo hizo el suyo, y en donde yo descubrí mis primeras truchas (que veía nadar contra corriente bajo el puente medieval de Valdefrancos)- hoy baja  a mínimos en verano. Y ya no hay peces. ¡Todo esto ¡a cambio de nada!

Por eso reivindico, por justicia social, la carretera por el fondo del valle. Porque es la que necesitan estos pueblos. Y esto, sin merma de que también se mejore la necesaria conexión con San Cristóbal y su acceso a Peñalba y Montes de Valdueza por esa otra vía.

Un peregrino atraviesa la puerta mozárabe de la iglesia de Santiago. 15 agosto 2008. Enrique L. Manzano.

Un peregrino atraviesa la puerta mozárabe de la iglesia de Santiago. 15 agosto 2008. Enrique L. Manzano.

No hay que olvidar que estos pueblos del Oza, perdidos en la inmensidad de los Montes Aquilianos, contienen una riqueza cultural impresionante. Buen ejemplo de ello son la excepcional iglesia mozárabe de Peñalba de Santiago, o el monasterio de San Pedro de Montes, de singular importancia religiosa y que he visto como iba cayéndose en ruinas durante décadas.

El abandono ha sido tan manifiesto que los amigos de lo ajeno han podido llevarse con total desfachatez piezas de singular valor, aquellas que formaban parte de nuestra historia más antigua. Como sucedió en Montes. Y tampoco debemos olvidar que, por el valle del Oza, pasó durante siglos la senda que acercaba los monjes, en un alejamiento voluntario del Camino Jacobeo, a la Tebaida berciana, cuna de importantes anacoretas.

Aunque sólo fuera por estas razones, impróvidamente sintetizadas en estas líneas, creo que la Diputación debería acceder a la demanda de estos vecinos, tan injustamente ignorados durante tanto tiempo. Y todo ello, sin menospreciar los derechos de otros pueblos bercianos, como los de Los Barrios, que aún contando con mejor comunicación que los del valle del Oza, también presentan puntos viales muy conflictivos. Como los que afectan a la travesía de Salas de los Barrios.

Un ecologista en El Bierzo.

Comentario por Fernando Merayo el 31/08/2009.

El acceso principal del monasterio de Montes de Valdueza, con su torre lateral cuadrada, luce una belleza austera y magnífica. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

El acceso principal del monasterio de Montes de Valdueza luce una belleza austera y magnífica. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

No pertenezco a ningún credo político ni a ninguna asociación ecologista, pero tengo mi opinión sobre el tema. Conozco menos de lo que quisiera ese valle maravilloso y bastante más de la historia que se ha forjado en el mismo. Sería un acierto mejorar las comunicaciones por el fondo del valle para poder devolver al mismo la riqueza que todavía puede generar desde el punto de vista paisajístico y cultural. Promocionar lo que tenemos con seriedad e inteligencia creo que sería una buena forma de servir a nuestra tierra. Se trata de un escenario histórico que todos nuestros estudiantes debieran conocer a través de actividades adecuadas en las escuelas. Así lo piensa un berciano que vive fuera de su lugar de origen.