Archivo de la etiqueta: Universidad de Barcelona

Casi doscientos colectivos leoneses en contra de la línea eléctrica de muy alta tensión Sama-Velilla

Todas las instituciones y partidos leoneses escenifican su oposición a la línea Sama - Velilla; Camino Alonso es la primera por la derecha. León, 25 sept. 2009. Fuente: lacronicadeleon.es.

Son realmente muchos los temas que tenga en el tintero. Demasiados, diría yo, incluso para una pluma ávida de escribir como la mía, aunque supeditada al rigor que exige buscar una explicación al por qué de las cosas. A ese trasfondo no siempre evidente en la noticia.

Asuntos de los que hablar sobran y por desgracia pocos buenos. Por ejemplo, podría hacerlo sobre la visita que hizo a León el pasado día 29 del corriente José Luis Rodríguez Zapatero, en la que no dijo nada sobre el tema del AVE, que tanto nos preocupa. Pero tampoco sobre la línea Sama-Velilla, el proyecto de alta tensión entre Asturias y Palencia que tiene atenazado el corazón a miles de leoneses.

No al proyecto destructor de San Glorio.

¡No preguntas!, dijo alguien en el entorno del presidente. Confieso que empiezan a hartarme estos pseudopolíticos que hablan de lo que quieren cuando nadie les pregunta y eluden hacerlo de aquello que realmente interesa a los ciudadanos. Zapatero tampoco mencionó a la Estación de Esquí de San Glorio, que a nosotros nos preocupa, porque amenaza con llevarse de manera casi definitiva una buena parte de nuestra montaña.

La Junta de Castilla y León (PP) será la principal responsable del desastre que se avecina. Y total, ¿para qué? ¿Para acercar un modelo urbano a una montaña que no lo necesita? Todo acabará concretándose en la destrucción del medio ambiente y la edificación de apartamentos en lugares en los que nunca deberían estar. Y puede que, quizás algún día, los sufridos contribuyentes tengamos que pagar para que los quiten de allí…

Sama-Velilla: una línea eléctrica innecesaria.

En fin, volviendo al tema que realmente nos interesa, añadiré que poco podemos decir de la visita del “invisible” a León, porque el presidente estuvo allí, acompañado de altos cargos de su gobierno, pero nada aclaró finalmente. O quizás sí. Porque cada día parece más evidente que el asunto de la línea Sama-Velilla es, ante todo, un compromiso personal de José Luis Rodríguez Zapatero con el presidente asturiano Vicente Álvarez Areces. Probablemente un pago de favores, o quizá un acuerdo personal cuyo alcance desconocemos. Por mi parte, yo me atengo a lo que dicen los informes de los expertos del Movimiento Cívico contra la Línea de Muy Alta Tensión, y a los datos facilitados por el mismo Ministerio de Industria, que ven innecesaria la línea Sama – Velilla a nivel energético.

Si esto es así, no cabe razón alguna para destruir la montaña leonesa y atentar contra su economía. Además, también me convencen más los miles de leoneses puestos en pie contra este proyecto (partidos, sindicatos, empresarios, asociaciones e intelectuales), o las teorías de Joaquim Sempere a favor de la descentralización de la producción eléctrica y su aproximación a los puntos de consumo, que los argumentos de unos defensores de intereses privados que, incluso proviniendo de organismos oficiales, no me merecen confianza.

El AVE, el último argumento de la línea Sama-Velilla.

En este rocambolesco embrollo de la línea Sama-Velilla hemos participado, sin pretenderlo, en un novelón por capítulos que nos recuerda inevitablemente a los folletones latinoamericanos de la sobremesa televisiva. De hecho, como ya he explicado en anteriores entregas, todo empezó con la resurrección de un plan que llevaba décadas de olvido durmiendo en un cajón  y que de repente se nos presentó como el vademécum que acabaría solucionando todos los males de la maltrecha economía asturiana.

Una vez desenterrado, siguieron luego los tiras y aflojas de un trazado tan impreciso que llegaba a cambiar cada dos o tres días, aunque sólo fuese en función de la mala leche del lugareño por donde pasaba. Vinieron después las exigencias del presidente Areces, asegurando que si no se construía la línea se produciría el colapso económico del Principado. Le siguió la propuesta de compensaciones económicas a los municipios afectados formuladas por Manuel Chaves, el ministro de Política Territorial, una opción que no prosperó. Y llegaron, finalmente, los chantajes territoriales de Areces, asegurando que o se permitía la construcción del tendido, o Galicia acabaría tragándose su exceso de energía eólica.

Más tarde sucedió lo inadmisible. El atentado contra los bienes de uno de los opositores al proyecto, con la correspondiente imposibilidad de demostrarlo, como exige el código del buen terrorista. Y ante la testarudez del Movimiento Cívico, y de su crecimiento, apareció por fin la propuesta de la Junta de Castilla y León, sobre la posibilidad de reutilizar la línea eléctrica Lada-La Robla (que ya existía) adaptándola a las nuevas necesidades energéticas. Y esto sin tener la necesidad de desbrozar nuevos viales. Una propuesta que tampoco entusiasmó a los opositores.

Algo más tarde llegaría la ‘Teoría del gran apagón’, transmitida por Areces, como si fuera un gurú del apocalipsis, aprovechando la caída de decenas de torretas eléctricas en Cataluña tumbadas por un fuerte vendaval. Todas ellas más oxidadas que la herradura de un caballo perdida en un campo. Y ahora es el turno del AVE.

Asegura el secretario federal del PSOE de Medio Ambiente y Desarrollo Rural asturiano, Hugo Alfonso Morán, que el Principado tendrá dificultades para la puesta en servicio de la Alta Velocidad sin la citada conexión de evacuación eléctrica hacia la meseta, o las otras dos anunciadas y proyectadas, la de Soto-Penagos (hacia Cantabria) y la de Pesoz-Boimente (hacia Galicia). ¡Y ahora se entera de esto! Porque, resulta que, súbitamente, el AVE precisa de unas cantidades ingentes de una energía eléctrica que nunca antes se mencionaron.

A lo mejor resulta que es el AVE el que no tenía que haberse planteado… Porque si para ganar dos horas de tiempo tenemos que cargarnos cien kilómetros de nuestras mejores montañas (zonas catalogadas como “Reserva de la Biosfera“), además de los planes de salvaguardia del oso pardo y del urogallo, dividiendo el país por un corredor interminable y contribuyendo a fragmentar cada vez más el territorio, -lo que obviamente perjudica a la biodiversidad-, pues a lo mejor resulta que es el tren de alta velocidad el que no deberíamos construir. Y así, de paso, tampoco necesitaríamos arrasar la montaña leonesa y palentina. Y también quizá podríamos pararnos a pensar un momento en cómo organizar otro tipo de turismo alternativo al que plantean los urbanitas vallisoletanos en las pistas nevadas de San Glorio. Y aquí hago una propuesta: ¿por qué no hacer un proyecto de pistas de esquí de fondo que respetan mejor la naturaleza en vez de las otras?

¿Y qué me dicen de nuestros sindicatos? ¿Cómo es posible que sindicatos con las mismas siglas estén de un lado de la Cordillera Cantábrica a favor de la Sama – Velilla y en contra en el otro? ¿No significa esto, simplemente, que el tema no está claro? Yo lo que sé de cierto es lo que mi padre me enseñó algo que siempre me pareció acertado. Él me decía: “Cuando no tengas claro si una acción va a producirte provecho, o lo contrario, lo mejor es que no hagas nada y que te sientes a esperar”. Actualmente hay estudios muy esperanzadores sobre cables de alta capacidad, que está desarrollando el CSIC y la Universidad de Barcelona conjuntamente, que podrían evitar tener que construir nuevas torres. Pero claro, eso no interesa a las empresas responsables de la construcción de las infraestructuras.

Manifestación del Movimiento Cívico en León.

El día 29 pasado, coincidiendo con la visita del presidente José Luis Zapatero a León para inaugurar el cuartel del Grupo Rural Agrupado (GRS) ubicado en la localidad de La Virgen del Camino, los opositores a la línea Sama-Velilla le prepararon una bienvenida que la lluvia dificultó en gran medida. Grupos de manifestantes, con globos verdes, salieron de la capital para dirigirse a pie hasta La Virgen del Camino, en el municipio de Valverde de la Virgen, en donde se encuentra ubicada la sede del GRS. Los opositores al tendido eléctrico no lograron hablar con el presidente, pero al menos dejaron constancia de su firme oposición a un proyecto que ven innecesario. Soin duda tanto como lo fue en su día el del pantano de Riaño, que castigó duramente a aquella tierra y hoy se presenta todavía como un proyecto inacabado. una situación que demuestra que el plan estuvo mal concebido desde el principio y que por eso fracasó. Sama-Velilla podría llegar a convertirse en un nuevo Riaño gracias a unos pactos establecidos a espaldas de quienes sufrirían sus consecuencias.

Rechazo a la línea también en Asturias.

En el Principado hay también un fuerte grupo opositor al tendido, encabezado por el Partido Popular asturiano. Pero también se enfrenta a él Izquierda Unida -que en todas las provincias ha mostrado su rechazo sin fisuras a la apuesta energética del Gobierno del Principado-, además de algún grupo ecologista y los alcaldes de la comarca de Aller.

En estos momentos, el desarrollo del corredor energético depende esencialmente de que el Ministerio de Medio Ambiente dé el visto bueno a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA). No obstante, la propia REE, que lleva 25 años trabajando en el proyecto, ya ha descartado que el tendido eléctrico pueda quedar vertebrado en 2011, como había manifestado inicialmente. El nuevo plazo fijado que situaría ahora en el año 2012.

Un ecologista en El Bierzo.

Zapatero inaugura el GRS sin desvelar si hay recortes en los proyectos de León. 30/03/10. Lacronicadeloen.es.

La crisis económica ofrece un respiro a los opositores al proyecto de tendido eléctrico Sama-Velilla. 20/01/10. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Chaves anuncia «compensaciones» a León para desbloquear la línea Sama-Velilla. 14/01/10. Elcomercio.es.

Asturias frenará otras líneas si se bloquea la de Sama-Velilla. 19/12/09. Lavozdeasturias.es.

Castilla y León propone llevar Sama-Velilla por el trazado de la línea de Pajares. 21/03/10. Lne.es.

Areces vaticina un apagón si no se agiliza la Sama-Velilla. 19/03/10. Diariodeleon.es.

Rodríguez Braga anuncia un documento con FADE y CC OO en defensa de la línea Sama-Velilla. 31/03/10. Lne.es.

«Ya estamos cansados de oír la canción de las infraestructuras». 19/03/10. Diariodeleon.es. 

La línea también tiene su rechazo en Asturias. 29/01/10. Lacronicadeleon.es.

Red Eléctrica reconoce que la Sama-Velilla está «atascada» por el rechazo social. 21/02/10. Abc.es.

Sama-Velilla: Los políticos quieren guerra. 17/01/10. Leonoticias.com. Ricardo Chao.

Nota: Una vez publicado el artículo encontré este otro en la revista Interviú, referido a lo mismo:

León contra de un proyecto de línea de alta tensión que cruza su montaña. 22/03/10. Interviu.es.

El Movimiento Cívico contra Sama-Velilla anuncia nuevas acciones contra la instalación de la línea eléctrica

No conozco a Joaquim Sempere personalmente, pero he oído comentar su defensa del decrecimiento’ como la solución para reducir la insostenible huella ecológica de los países occidentales, que está llevando nuestro planeta al borde del colapso. Autor de “Mejor con menos”, un libro que denuncia la explosión consumista y que recoge admirablemente el sentimiento que anima a quienes ven en un retorno a lo elemental la vía para reducir nuestro impacto ecológico sobre el entorno.

Joaquim Sempere tiene sesenta y ocho años de edad y es licenciado en Sociología por la Universidad de París X, además de doctor en Filosofía por la Universidad de Barcelona. Fue director de la revista “Nous Horitzons” y es miembro del consejo editorial de la revista “Mientras tanto”. Entre 1972 y 1980 fue dirigente del PSUC y actualmente trabaja como profesor de Sociología en la Universidad de Barcelona (UB) en temas de medio ambiente. Ha escrito varios libros, como “El final de la era del petróleo barato” (Icaria, Barcelona, 2008), “La explosión de las necesidades” y algunos más. En lo que respecta a “Mejor con menos” es posible encontrarlo y adquirirlo en esta dirección.

Sempere, que fue compañero sentimental de la escritora Montserrat Roig, publica además excelentes artículos de opinión, uno de los cuales me viene ahora como anillo al dedo para matar de un tiro dos pájaros. Por un lado saca a la luz el desastre del apagón eléctrico ocurrido en Gerona hace poco, sobre el que yo quería hablar, y por el otro me permite mencionar nuevamente el tema de la línea Sama-Velilla, que por desgracia continúa coleando y para cuya campaña el Movimiento Cívico está recabando una ayuda económica urgente. Por el momento facilito el correo del Movimiento (contactar@salvemoslamontanaleonesa.info) y también la información para entregar  fondos a la campaña: (Caja España en La Vecilla (León); nº c. c.: 2096 0042 64 3258474904). La cuenta está a nombre de Unión de Concejos.

En lo que concierne el artículo de Sempere, sólo quiero añadir una cosa que él no menciona y que para mí es una parte de las causas del desastre eléctrico catalán. Recordemos que hubo hace tiempo un interés importante de una empresa catalana, Gas Natural, por adquirir una parte de las acciones de Endesa. Y también que se armó la marimorena en España porque esa empresa era catalana y se temía, no se sabe muy bien por qué, que controlasen excesivamente el sector energético. Después vinieron los arrumacos con la alemana “e.On”, que quedaron en agua de borrajas, y finalmente llegó la italiana Entel, que fue la que puso el fajo más gordo de billetes sobre la mesa. Pagó muy caro lo que compró, probablemente más de lo que valía. Y como se trata de una empresa capitalista, y su finalidad es hacer negocio pete quien pete, pues de algún sitio tenía que sacar el dinero despilfarrado. ¿La solución? Ahorrar. Es decir, invertir lo mínimo, y desde luego no inmediatamente, en renovar viejos tendidos eléctricos. Las torres catalanas se plegaron en dos porque estaban oxidadas y no lograron soportar el vendaval. Las fotos de las torres tras el desastre sufrido hablan por sí solas en este sentido.

Tampoco menciona Sempere que el mayor enemigo de las redes descentralizadas es el oligopolio de las grandes eléctricas. Los macroproyectos, económicamente inalcanzables para las pequeñas empresas les sirven de barrera perfecta para frenar la entrada de posibles competidores. Sin embargo, apostar por las microcentrales y territorializar la producción y el consumo eléctrico se me antoja como lo ideal, lo más sostenible y, desde luego, lo que hace años que las organizaciones ecologistas llevan pidiendo.

A continuación transcribo el texto del artículo de Sempere, publicado en el diario digital  “Público” el día 26 de marzo, y cuyo original todavía permanece en la red en el momento de la revisión de este artículo (diciembre, 2013).

El colapso eléctrico, por Joaquim Sempere.

“La situación creada en varias comarcas gerundenses por el apagón de una semana provocado por la nevada del 8 de marzo, que afectó a 200.000 personas, invita a la reflexión. La visión de 33 torres eléctricas rotas como frágiles cañas estremece. Lo tendrán difícil las compañías eléctricas implicadas (Endesa y Red Eléctrica Española) para esquivar su responsabilidad. ¿Acaso la obsesión por reducir costes para aumentar los beneficios ha llevado a instalar torres de pacotilla y no invertir en su mantenimiento? Las investigaciones deberán aclarar este punto. También las administraciones públicas deberán explicar si sus normas sobre líneas eléctricas se han cumplido y, en caso afirmativo, asumir la responsabilidad por unas normativas tal vez inadecuadas.

Habrá que decidir dónde termina la “fuerza mayor” y empieza la negligencia humana. El Gobierno deberá imponer a las eléctricas la exigencia de hacer frente a sus responsabilidades. Y si no pueden, esperemos que no se repita el bochornoso espectáculo de rescatar con dinero público unas empresas privadas (entonces fueron bancos) para dejarlas luego en libertad para seguir funcionando como antes. ¿Será capaz el Gobierno catalán de hacerlo, cuando resulta que el director general de Energía es Agustí Maure, antiguo alto directivo de Red Eléctrica? ¿O cuando el presidente Montilla defiende la tesis de Endesa de que si la proyectada línea de muy alta tensión (MAT) hubiera estado instalada, los daños habrían sido menores?

En este caso, el problema no ha sido de suministro sino de distribución, y las redes que han fallado son las de media y baja tensión, las que llegan hasta los consumidores finales. La existencia de la MAT, por tanto, no habría servido de nada. Es más, en la polémica en torno a la MAT, los alcaldes que se oponen a ella aceptarían, si acaso, su soterramiento, que sería más caro pero más seguro ante tormentas como esta última u otras eventualidades meteorológicas. Y viendo lo ocurrido, con reparaciones y compensaciones millonarias a la vista, parece que habrá que rehacer los cálculos, y la opción de línea soterrada saldrá reforzada.

Pero el caos provocado por el apagón tiene otras facetas. La historia de las redes eléctricas centralizadas está punteada de apagones, algunos monumentales, como el de 2003 en el noreste de Estados Unidos y Ontario, que dejó sin luz a 50 millones de personas, o el de 2006, que afectó a gran parte de Europa occidental. Por esto hace años que se investiga y experimenta en modelos descentralizados de suministro eléctrico.

En 2006, la Dirección General de Investigación de la Comisión Europea publicaba un opúsculo (que se puede consultar en http://europa.eu.int/comm/research/rtdinfo sobre las “redes inteligentes” (smart grids) que señala la conveniencia de pasar de las redes centralizadas aún imperantes a redes descentralizadas. La idea está muy elaborada. Implica redes en telaraña, como Internet, donde la electricidad se inyecta desde muchos nodos, lo cual implica no sólo centrales grandes, sino también pequeñas, y multitud de instalaciones fotovoltaicas y otras instalaciones domésticas de generación eléctrica en casas particulares y otros edificios. También prevé múltiples focos descentralizados de almacenamiento de electricidad. Una red así no sólo dispersa la generación eléctrica por el territorio, sino que aproxima producción y consumo, reduciendo las pérdidas por transporte. Se basa no en tres o cuatro, sino en miles de productores. Una red de este tipo es mucho menos vulnerable a desastres como el acaecido en Catalunya.

Este sistema es el futuro y su viabilidad aumenta a medida que se introducen innovaciones como la que Volkswagen ya comercializa en Alemania: instalaciones domésticas de calefacción con gas natural que, por cogeneración, aprovechan el calor sobrante para producir electricidad e inyectarla a la red. En Hoogkerk (Holanda) funciona ya una “red inteligente” que agrupa 25 hogares. Ya hoy la fotovoltaica y la eólica tienen una viabilidad probada para avanzar hacia este modelo.

Por otra parte, si los edificios de la zona afectada hubieran dispuesto de captadores solares térmicos, no se habrían quedado sin agua caliente, y si no hubiera tantas cocinas y calefacciones eléctricas, el colapso habría sido menor. Dependemos demasiado de la electricidad. Las autoridades públicas tienen la responsabilidad de adoptar criterios de diversificación energética y de promover las energías renovables y un cambio urgente hacia sistemas descentralizados. ¿Servirá para ello el plan Zapatero de “economía sostenible”? Sospecho que se va a quedar corto tanto por falta de inversiones como por falta de ideas.

Esperemos que, una vez superados los efectos del colapso vivido, los responsables políticos, en vez de empecinarse en proyectos como la MAT, se tomen en serio la adopción de un modelo energético descentralizado basado en energías limpias y renovables. Es una asignatura pendiente para luchar contra el cambio climático. Hoy, además, es una condición para dormir tranquilos y evitar catástrofes como la del noreste de Catalunya. Una situación tan dramática debiera ser un revulsivo tanto para los gobiernos como para la ciudadanía. No aprovecharla para dar un salto adelante sería una lástima”.

Un ecologista en El Bierzo.

Nota a posteriori: es posible que la cuenta bancaria mencionada en este escrito ya no exista en la actualidad.

El desalojo de la decena de activistas contrarios a la MAT acaba tras 8 horas. 24/03/10. larioja.com.

Entrevista a Joaquim Sempere: “Hay que aprender a vivir satisfactoriamente con menos energía y con menos objetos”. 23/07/08. Economiasolidaria.org. Salvador López Amal.

“¿No quiere parar de consumir? Tranquilo que ya te obligará la realidad a ello. 11/04/10. Farodevigo.es.

Casi doscientos colectivos leoneses en contra de la línea eléctrica de muy alta tensión Sama-Velilla. 31/03/10. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.