Archivo de la etiqueta: Venecia

Cumbre del Clima de París: los países que no pueden estar, aquellos con los que no se puede contar y los que están por fastidiarla

El compromiso con el clima ha de ser cosa de todos. Compromisarse.com. Capitalradio.com.

El compromiso con el clima ha de ser cosa de todos. Compromisarse.com. Capitalradio.com.

No resulta fácil hurgar en los entresijos de una cumbre en la que participan casi doscientos países, entre los cuales se forjan a medida que pasan los días distintas coaliciones de intereses, algunas –es cierto- con algo más de antigüedad, y cuando uno se encuentra a más de mil kilómetros de donde se reúnen.

Sin embargo, en este mundo globalizado, convertido ya en la aldea global Mcluhaniana ya anunciada cuando yo me esforzaba en progresar en mi formación como periodista en la Universidad Autónoma de Bellaterra, no resulta nada difícil hoy obtener todo tipo de informaciones, tanto de periodistas como de blogueros, y de los últimos conozco al menos una docena que están cubriendo a pie del cañón esa información.

Aún así, como no, podría equivocarme en mis apreciaciones, y de hecho hay matices susceptibles de ser pulidos, lo que en cualquier caso intento hacer siempre que puedo, porque la ventaja que tiene la información virtual sobre la escrita en papel es que siempre puedes corregirla. sin embargo, confieso no haber tenido que hacerlo jamás, o al menos en lo esencial.

Dicho esto, voy a pasar al motivo principal de mi escrito de hoy. Y que tiene que ver mucho con mi percepción, siempre a distancia (lo que también tiene su parte de interés por la visión globalizadora que ofrece), de que no se va a producir un acuerdo vinculante en la Cumbre del Clima en París. Y sí llegara darse, sería en un términos tan ‘descafeinados’ que no significarán ese giro radical en la organización energética global que algunos anhelamos.

Participantes de la cumbre del clima COP21, en Le Bourget. 10 dic. 2015. Vivelohoy.com. AP Foto: Christophe Ena.

Participantes de la cumbre del clima COP21, en Le Bourget. 10 dic. 2015. Vivelohoy.com. AP Foto: Christophe Ena.

Para empezar, tendría que haberme dado cuenta antes, de que pese a su buena voluntad y el mea culpa realizado por el presidente norteamericano Barack Obama, en el primer día de inicio del foro mundial, sobre la gran responsabilidad de su país en el calentamiento global, tendría que haber considerado que lo que él pueda aprobar tendrá primero que pasar por la Cámara senatorial de su país. Y que ésta está gobernada por los republicanos, muchos de los cuales son feroces “negacionistas” ligados a las grandes compañías petroleras. El también demócrata Bill Clinton fue uno de los firmantes en 1997 del protocolo Kioto, jurídicamente vinculante en algunos aspectos, pero de nada sirvió su firma frente a un Senado que se negó a ratificarla.

Por lo tanto, Estados Unidos es un gigante con pies de barro en esta negociación. En ese sentido, pese a sus reticencias, estarían mejor situados otros pesos pesados como China, India o Brasil, países entonces considerados como sin desarrollar, pero que lo han hecho desde entonces a la brava, es decir sin miramientos medioambientales, y que se encuentran aún en ese tránsito. Y que se niegan a pagar la factura junto a los más desarrollados para que el resto de países emergentes puedan beneficiarse de una tecnología que les permita llegar adonde los demás, aunque contaminando menos, y por lo tanto sumándose a la lucha contra el calentamiento global.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de los 195 países presentes en París 184 se han comprometido a hacer su parte en la reducción de emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero, como por ejemplo el dióxido de nitrógeno (NO2). Lo que equivale a una buena parte de las emisiones de esos gases. Y esto, como dije antes, pese a que supone un esfuerzo y un coste adicional para sus economías. Algo que resulta muy esperanzador. Quedan once países para llegar a los ciento noventa y cinco. ¿Cuáles son estos y por qué actúan así? He de decir que Naciones Unidas considera a la Unión Europea como una entidad separada de sus 28 miembros, así que la cifra total de participantes es de 196.

El lider norcoreano Kim Jong-un. Periodistadigital.com.

El lider norcoreano Kim Jong-un. Periodistadigital.com.

Entre los once países díscolos, que por motivos distintos han decidido abstenerse, está Corea del Norte, un país autocrático aislado del mundo que niega que exista ningún tipo de cambio climático.

Algún país, como Nepal, que normalmente colabora, aún se está recuperando del enorme terremoto que asoló la región hace unos meses. Siria se encuentra en guerra actualmente. Y Libia, un país rico en petrolero, actualmente se encuentra políticamente muy inestable tras la guerra que acabó con el gobierno de Gadafi en 2011.

Diversas agencias de Naciones Unidas han ayudado a decenas de países en desarrollo a preparar sus planes de acción climática. De hecho, ciento cincuenta países presentaron en Rabat, a mediados del mes de octubre pasado, en un foro coordinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), sus compromisos medioambientales de cara a la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático ( COP21). De los más de cuarenta países que reciben ayuda de la PNUD sólo Timor Oriental no pudo presentar su compromiso a tiempo, dijo Yamil Bonduki, miembro del programa de desarrollo.

Anotar que el subsecretario general del PNUD es un español, Magdy Martínez-Solimán, que en unas declaraciones realizadas en ese foro dijo que los planes de los países colaboradores “deben ser realistas, homogéneos y cuantificables y poder incorporarse de inmediato a las iniciativas de desarrollo”.

Según Janosz Pastor, asistente del secretario general de la ONU, en declaraciones realizadas en París, algunos países no han podido participar en la cumbre Parisina porque están en situaciones de guerra. “Otros, por diferentes motivos nacionales, no han podido completar su trabajo”, precisó.

El ministro y secretario privado para Políticas Nacionales de Nicaragua, Paul Oquist Kelley. París, 3 dic. 2015. Vivelohoy.com.

El ministro y secretario privado para Políticas Nacionales de Nicaragua, Paul Oquist Kelley. París, 3 dic. 2015. Vivelohoy.com.

Sorprendentemente, varios países latinoamericanos, como Nicaragua, Venezuela o Panamá, tampoco se han sumado a la “descarbonización”, un término novedoso y que se repetirá mucho en el futuro.  Estos países se pueden enmarcar bajo una misma tónica que resumió brevemente en París Paul Oquist, el enviado de Nicaragua: “Los que causaron el problema tienen que resolver el problema “. Otros países que no han presentado sus compromisos son San Cristóbal y Nieves y Tonga, según funcionarios de la ONU.

Nicaragua, aunque expande con rapidez el uso de energía renovable en su país, se niega a presentar un objetivo en las conversaciones internacionales alegando también que la estrategia actual de permitir que los países decidan por sí mismos cuánto recortan sus emisiones de gases de efecto invernadero no funcionará.

“La estrategia que funcionará es la responsabilidad histórica”, ha dicho Oquist en París a Associated Press (AP), pidiendo un sistema que obligue a las naciones ricas a hacer recortes mucho más considerables de lo que han prometido.

Por otro lado están posturas de países como Uzbekistán y Venezuela, que rechazan unirse al compromiso. Ambas naciones son grandes productores de petróleo, pero también son conocidas por sus críticas a otros países occidentales por no hacer más contra el cambio climático.

El ministro venezolano del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Guillermo Barreto. 2015. Runrun.es.

El ministro venezolano del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Guillermo Barreto. 2015. Runrun.es.

El ministro venezolano del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Guillermo Barreto, ha dicho que su país no se pronunciará sobre su compromiso hasta qué no conozca las propuestas de los países ricos para el acuerdo.

Como contrapunto, es muy interesante apreciar la participación, contra todo pronóstico, de una nación castigada por un conflicto interno como es Afganistán, que han decidido unirse a la lucha a pesar de la endeblez política.

Otra de las últimas propuestas llegó de Niue, una empobrecida nación insular del Pacífico con tan sólo unos 1.000 habitantes. El país prometió impulsar la energía renovable para que produzca el 80% de su electricidad para 2025, si recibe asistencia internacional.

Ejemplos a seguir son Noruega y Qatar, países ricos en petróleo que han comprendido que la su dependencia del crudo es un camino de corto recorrido y buscan potenciar las energías renovables.

Otros, como Bolivia y Ecuador, vienen reclamando, ya desde la Cumbre de Copenhague, hace seis años, el pago de una “deuda ecológica” a aquellos que se situaron en la cabeza del pelotón de la industrialización, que son básicamente todos los conocidos como “occidentales”, aunque en realidad se encuentren repartidos por todo el hemisferio (algunos estados europeos, norteamericanos, asiáticos, australianos, “medioorientales”, etc.).

Hace algunos meses, en la capital boliviana, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, planteó que la tecnología y el conocimiento para luchar contra el cambio climático fueran declarados “bienes públicos globales” a fin de que “se garantice su libre acceso” a todos los países.

Pero India no está por la labor, porque todavía tiene al carbón como una de sus fuentes energéticas principales. Como tampoco lo está tampoco Arabia Saudita, que vive sobre un lago de petróleo tapado por la arena del desierto, cuya electricidad tiene su origen, casi de manera exclusiva, en la quema del crudo. Aunque, se ha de decir, esté país esté orientado actualmente en una positiva transición hacia las fuentes energéticas solares.

La deforestación en la reserva Bosawas, en Nicaragua, es fuente de preocupción del gobierno nicaragüense. Dialogochino.net. Foto: Alam Ramírez Zelaya.

La deforestación en la reserva Bosawas, en Nicaragua, es fuente de preocupción del gobierno nicaragüense. Dialogochino.net. Foto: Alam Ramírez Zelaya.

Para satisfacer esta deuda ecológica, no reconocida de manera oficial por las potencias en cabeza, se creó en Copenhague el Fondo Verde de la ONU contra el cambio climático, destinado a ayudar a todos los países firmantes del compromiso para impulsar sus medidas de reducción de gases de efecto invernadero. El Fondo Verde para el Clima es un mecanismo financiero de la Convención Marco de Naciones Unidas contra el Cambio Climático del que se espera que contribuya a que países en desarrollo alcancen los objetivos de reducción o limitación de emisiones y de adaptación a los impactos del cambio climático.

La buena disposición de Barack Obama a que la cumbre de París finalice con un acuerdo que suponga la adopción de medidas prácticas que contribuyan de una manera real a esa reducción se ha hecho patente en París bajo la forma de la ampliación económica de Estados Unidos a ese fondo. Éste empezó con sólo buenas palabras, pero ha ido concretándose con aportaciones crecientes que hoy ya le confieren unos visos de credibilidad de los que carecía hasta hace poco.

No podemos evitar involucrarnos en buscar soluciones a un problema absolutamente dramático para millones de exiliados climáticos que se verían obligadas a abandonar sus tierras durante este siglo si las temperaturas continúan subiendo a lo largo del mismo hasta tres o cuatro grados centígrados más, como sucedería de no tomar medidas preventivas. Algunos hablan de 600 millones de desplazados por falta de suelo seco donde apoyar sus pies en el caso de que esa temperatura aumentase tan sólo 4ºC más. Habría pequeños países que desaparecerían por completo, y algunas de las grandes ciudades del mundo, como Nueva York, Buenos Aires, Sao Paolo, Sidney, Londres, Lisboa, u otras arquitecturalmente tan valoradas como Venecia y otras, se verían afectadas. Y ocurriría lo mismo con millares de otras ciudades costeras más pequeñas, lo que económicamente supondría un dispendio colosal.

Viñeta humorística sobre los efectos planetarios del cambio climático. Jennydemalaga.es.

Viñeta humorística sobre los efectos planetarios del cambio climático. Jennydemalaga.es.

Opino que, por mucho que le pese a alguno, no podemos escudarnos en decir que quienes crearon el problema lo resuelvan. La complicación es que todos viajamos en el mismo barco, y si cuando se produce una vía de agua no acudimos todos a achicarla lo que nos puede suceder es que acabemos todos hundidos.
Naciones Unidas ha vuelto a reiterar su ofrecimiento de ayuda a los países con menos disposición económica, y de cumplir todos los países con sus deberes en la reducción de gases de efecto invernadero no dudo que ésta sería notoria. Con todo, los científicos siguen bastante escépticos en cuanto a que esa merma sea lo suficientemente cuantiosa para impedir que el calentamiento global no vaya más allá de los 2ºC durante este siglo. Incluso renunciando por completo a la utilización de las energías fósiles en la industria, calefacción y transporte. Hace falta más concienciación, más sensibilización, más información, más conciencia del problema y, posiblemente, un cambio de mentalidad global.

También de un control sobre la natalidad. Creo que somos ya demasiados, lamayoría –sobre todo en Occidente- con malos hábitos alimentarios y otros, responsables de una marcada huella ecológica, y el planeta no lo soportar ya. Por suerte, a medida que el nivel económico aumenta, y sobre todo el cultural, la natalidad tiende a disminuir, al contrario de lo que sucedió en otros tiempos.

Se pospone a mañana la presentación del acuerdo de la COP21.

Un grupo de representantes de las ONGs permanece en la entrada de la sesión plenaria para denunciar el primer proyecto d acuerdo de la COP21. Lasprovincias.es. Efe.

Representantes de las ONGs denuncian el primer proyecto de acuerdo de la COP21. 9 dic. 2015. Lasprovincias.es. Efe.

A la hora de cerrar este artículo me llega la noticia, de esta mañana, que el responsable principal de la cumbre, el francés Laurent Fabius, acaba de declarar a la televisora BFM que bo se presentará el texto del acuerdo alcanzado –porque acuerdo habrá, aunque sea ‘descafeinado’- esta noche sino el sábado 12 por la mañana. Fabius se mostró esperanzado los negociadores seguían regateando sobre cómo compartir la carga sobre la lucha del cambio climático y los billones de dólares de inversión que supondrá la transición a escala global hacia una energía limpia.

Un ecologista en El Bierzo.

Los 11 países que no han hecho compromisos climáticos. 04/12/15. Vivelohoy.com.

La cumbre climática de París se ampliará un día. 11/12/15. Vivelohoy.com.

150 países presentan sus compromisos de cara a París. 13/10/15. Eltiempo.com.

España aportará 120 millones al Fondo Verde de la ONU contra el cambio climático. 28/11/14. Compromisorse.com.

Crecimiento económico vs. cambio climático. 30/11/15. Capitalradio.es.

Nueva movilización internacional contra el cambio climático

Los científicos apuestan por reducir las emisiones de carbono. 2014. Un.org

Los científicos apuestan por reducir las emisiones de carbono. 2014. Un.org

“La gente tiene que entender por qué la descarbonización es necesaria. Necesitan saber que eso es posible. Y necesitan ver que recortar las emisiones puede beneficiar a las economías y al bienestar de la población” (Ban Ki-moon, secretario general de la Organización de Naciones Unidas).

El día 21 de este mes está convocada una jornada internacional contra el cambio climático. O más bien debería decirse contra el calentamiento climático, una expresión que pone más el acento sobre algún factor externo en el cambio.

Los que creemos que este cambio climático no es un proceso natural, parecido al de las diferentes glaciaciones que ha conocido nuestro planeta en épocas pretéritas, tenemos bastante claro de que se trata de un proceso en el cual la acción humana es la principal responsable. Y en la que los hidrocarburos juegan un papel determinante. Los otros, los negacionistas, continúan en cambio en sus trece, señalando que se trata de un proceso normal, que ya ha ocurrido otras veces en la historia de la Tierra, y en el que no podemos intervenir ni modificar, salvo resignarnos y adoptar medidas paliativas.

La jornada en cuestión, sobre cuya celebración no abunda la información en la prensa ‘oficial’, tendrá lugar en Nueva York, coincidiendo con la enésima cumbre de la Organización de las Naciones Unidas sobre el clima (prevista para el día 23). Es obvio que dada la importancia del organismo podríamos esperar mejores resultados, -o si lo prefieren, una mayor presencia mediática de sus conclusiones en los medios antes citados-, y algún resultado más tangible, pero no parece ser el caso.

Medio planeta se entera de que un asteroide del tamaño de un autobús pasará a una distancia de nuestro planeta equivalente a la que nos separa de la luna. Pero llevamos años asistiendo al trastorno del clima, al avance del desierto, a la desaparición del casquete polar, al deshielo de los glaciares, a la multiplicación de los tornados, tsunamis y erupciones volcánicas, y aquí no pasa nada.

Ciudades como Venecia se hunden lentamente bajo las aguas, miles de personas mueren en las catástrofes provocadas por los elementos desencadenados y los políticos continúan sin darse por aludidos, y lo que es peor sin aportar soluciones para evitar de continuar contaminando un planeta que dice que ya no puede más.

Ciberacción contra el cambio climático. 21 sept. 2014. Avvaaz.org.

Ciberacción contra el cambio climático. 21 sept. 2014. Avvaaz.org.

Los que observamos todo esto con mirada crítica la dirigimos, principalmente, hacia las multinacionales del petróleo, que son las que deciden en función de sus intereses. Y también hacia otras fuentes alternativas de energía, menos contaminantes, que no podrán dar pasos significativos hasta que ellas lo decidan.

La convocatoria de este año es doble, pues llega de la mano de dos grandes organizaciones. Cuentan con millones de seguidores (38 asegura Avaaz), aunque no socios reales que aporten una cuota. Yo mismo, lo reconozco, soy extremadamente reacio a efectuar ningún pago a través de una transferencia bancaria electrónica. Sin embargo, nadie duda de que los votos que recogen a través de sus campañas son válidos y tienen una influencia real. Estas organizaciones, con un escaso recorrido temporal –inferior incluso al de la existencia de este blog- han conseguido la proeza de agrupar a millones de internautas y también la de coordinar, a través de la red, miles de eventos independientes.

Recuerdo que cuando se celebró la conferencia sobre el clima en Copenhague, hace tres años, Avaaz llegó a reunir ¡hasta catorce millones de firmas en pocos días! Jamás se había visto nada parecido, y a muchos tal éxito sirvió para devolvernos la ilusión. Entonces pensamos que aún estábamos a tiempo de conseguir algo.

Desde entonces he permanecido más atento aún a todas las noticias relacionadas con esta lucha capital para nuestra especie. Y he tenido la sensación que, aunque continúa, bajó sensiblemente el tono tras los repetidos fracasos cosechados en las numerosas conferencias y encuentros que se han venido celebrando desde entonces.

Movilización climática de los pueblos. 21 sept. 2014. 350.org.

Movilización climática de los pueblos. 21 sept. 2014. 350.org.

En cuanto a 350.org, que también conoció un arranque espectacular hace cuatro años, vuelve a la palestra de nuevo. Lo que es de agradecer, ya que entonces demostró contar con un gran poder de convocatoria internacional.

Estos son los enlaces para la espectacular ciberacción de este año. Puestos a firmar, hagámoslo en ambos lugares. Y tal vez se animen a organizar algún evento. A veces lo que más cuesta es el decidirse.

Podéis sumaros a la ciberacción en los siguientes enlaces:

Avaaz: https://secure.avaaz.org/en/join_to_change_everything_rb/?slideshow

350.org: http://350.org/?akid=4991.453196.OMj7cw&rd=1&t=5

Un ecologista en El Bierzo.

Cumbre sobre el clima, 2014. Un.org.

Científicos de 15 países muestran vías para reducir las emisiones de carbono. 08/07/14. Un.org.

Informe Cambio Climático IPCC: la ONU alerta de que sólo “un gran cambio” frenará el calentamiento. 13/04/14. Huffingtonpost.es.

Anuncio de Avaaz en el FinancialTimes sobre el Cli.matrix. En la foto Barak Obama, Yukyo Hotoyama y Ángela Merkel. Dic. 2009. Fuente: avaaz.org.

Anuncio de Avaaz en el FinancialTimes sobre el Cli.matrix. En la foto Barak Obama, Yukyo Hotoyama y Ángela Merkel. Dic. 2009. Fuente: avaaz.org.

Exclusiva: Multimillonarios financian de forma secreta ataques contra la ciencia climática. 24/01/13. Independent.co.uk. (en inglés).

People’s Climate Mobilisation – 20 – 21 September. 21/08/14. Youtube.com.

El fracaso de la Cumbre de Copenhague evidencia el error de dejar en manos políticas nuestro futuro climático. 20/12/09. Uneecologistaenelbierzo.wordpress.com.

El Bierzo se suma nuevamente al movimiento internacional 350.org contra el cambio climático. 11/10/10. Ecobierzo.org.

Durban: los intereses nacionales posponen nuevamente la toma de decisiones sobre el cambio climático

COP 17. Durban (Sudáfrica). Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático. 28 nov. - 9 dic. 2011.

COP 17. Durban (Sudáfrica). Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático. 28 nov. – 9 dic. 2011.

No voy a negarlo, estoy disgustado. Y también cabreado. Porque ya cumplen muchos años desde que se despertó mi interés por el clima y con él también la preocupación por conocer a fondo lo que sucede. Y todo sigue igual. Me pregunto, en momentos de quietud, ¿por qué los veranos de mi infancia ya no son como los de antes? Por ejemplo, cuando mi abuela nos obligaba, a mí y a mis hermanas, a hacer la siesta (o algo parecido a tal) porque en la calle podíamos freír un huevo en las aceras. O, también, ¿dónde se fueron aquellas maravillosas primaveras de mi infancia, llenas de arcoíris, en las que tan pronto llovía como lucía el sol?

Recuerdo que, cuando me hice adulto, el asunto del clima empezó a ser una preocupación para mí. Pero no del mismo modo que lo era anteriormente, en que me limitaba a comentar que hacía un frío que pelaba, o que, por el contrario, se fundía hasta el asfalto. No, ahora hablábamos de CO2, de efecto invernadero y del desastroso futuro que nos espera si todo eso no se solucionaba pronto.

COP 17. Durban, 28 nov. - 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Protesta civil durante la COP 17. Durban, 28 nov. – 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Después vino Kioto, que sonaba a japonés, como así era, aunque no lo supe hasta más tarde, después de muchas marchas y protestas de los grupos ecologistas. Esto ocurrió cuando ya se comenzaba a hablar de los costes económicos que la subida de las temperaturas globales tendría para nuestras ricas economías. Y después de que el espectro de una posible avalancha de millones de seres venidos del sur, o del este, imposible de contener, se fuera adentrando en nuestro subconsciente colectivo robándonos el sueño. Aunque, he de reconocerlo, el hecho de que en la otra punta del mundo trescientos millones de personas pudiesen quedarse sin tierra en donde aposentar sus pies no nos importaba tanto. Porque, después de todo, eran hindúes, maoríes, o algo así… Vivían en países de Oriente, por la zona del Pacífico y, después de todo, ya estaban acostumbrados a los monzones. Así, por qué preocuparse?

En cuanto a los daneses, que viven a ras de mar, esos ya están tecnológicamente muy avanzados, y seguro que ya sabrían apañárselas para evitar que el océano les comiese medio territorio.

Además, en España, nosotros disfrutábamos de un país privilegiado, con una altitud media muy elevada, y por lo tanto por mucho que subiese el mar, o se fundiesen los polos y glaciares, con tanta costa y acantilado como tenemos, nuestro país nunca iba a quedar sumergido baja las aguas.

Eso era lo que algunos pensaban, o pensábamos. Antes de que viésemos como algunos iconos de nuestra civilización occidental, tales como Venecia, empezaban a correr un gravísimo riesgo de desaparición. Y eso ya no nos hizo gracia. Ni tampoco nos la hace esas fotos de glaciares de hace cincuenta años con lo poco que queda hoy de ellos. O pensar que, si esto sigue así, pronto desaparecerán hasta los osos polares, por falta de territorios de caza.

Los desastres ligados a la subida de las temperaturas ya los estamos viviendo. Son, sobre todo, de tipo medioambiental y parecen guardar alguna relación con los desastres naturales, más frecuentes que nunca, que estamos sufriendo con especial virulencia en los últimos tiempos. Por otro lado, también hay quien asegura que lo del cambio climático es un camelo, que es algo cíclico y que poco o nada tiene que ver con la contaminación.

Efectos del cambio climático sobre las cosechas y la alimentación.

Protesta contra el colonialismo occidental en África. COP 17. Durban, 28 nov - 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Protesta contra el colonialismo occidental en África. COP 17. Durban, 28 nov – 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Lo que sí resulta más comprobable es que los cambios climáticos afectan enormemente a la alimentación, y por ende al hambre en el mundo. En la década de los sesenta, concretamente a mediados de la misma, Europa pasó una época de sequía que afectó gravemente a nuestras cosechas. Y en India, por culpa de la escasez de lluvias, en los años 1965 -1966 la producción de cereales cayó de 88 a 75 millones de toneladas. Cuando a finales del siglo XIX exportaba más de un millón de toneladas anuales. Ni que decir tiene, que la diferencia tuvo que ser cubierta con importaciones masivas, mayormente provenientes de Estados Unidos.

En 1969 empezó un periodo de sequedad que afectó gravemente la zona saheliana al sur del Sahara. Los países más afectados fueron Senegal, Mali, Nigeria, Alto Volta, Chad, Mauritania y Etiopía. Y a partir de 1973 el hambre alcanzó duramente a millones de nómadas, provocando una gran mortandad entre ellos a pesar de la ayuda internacional. Y si bien el crecimiento poblacional en esta zona fue pequeño en la época, pasando del 2% al 3%, la producción de cereales de base apenas se movió (de 0,5% a 1%). En comparación, en América del Norte, entre 1940 y 1965 el rendimiento agrícola mejoró en un 100%. Y en Europa, entre 1945 y 1965, lo hizo en un 50%.

Con esto quiero decir que los efectos del cambio climático se dejan sentir con mayor virulencia en los países pobres, aquellos que pertenecen al que llamado por Occidente ‘Tercer Mundo’ (por más que a ellos tanto les desagrade que le digamos así).

En estos momentos, y como denuncian muchas oenegés, entre ellas Médicos sin Fronteras, una sequía como nunca vista en sesenta años, está haciendo auténticos estragos entre la población del llamado cuerno de África, creando una crisis alimentaria que está llevando a la agonía y muerte a miles de personas.

Decía pues, al empezar, que estoy cabreado y no creo que haya para menos. Porque después de la firma del protocolo de Kioto, que interpreto como algo positivo (aunque no vinculante para países como EE.UU), las cumbres de la ONU sobre cambio climático me han llevado ya a pasear por medio mundo. Aunque sólo sea en la imaginación. Y total, para nada, o poco menos. Fue el caso en Bali (COP13/2007), Copenhague COP15/2009), Cancún (COP16/2010) y, ahora, Durban (COP17/ 28 noviembre – 9 diciembre 2011).

Y también, porque entre tanto, en el Viejo Continente, la Comisión Europea (CE) está poniendo a caldo a nuestro país, y otros con minas de carbón, por el supuesto riesgo que supone su utilización para el calentamiento global (no se meten tanto con el petróleo).

De este modo, y aunque reconozco la necesidad de tomar medidas urgentes, entiendo que mientras a unos nos piden ser más papistas que el papa, otros países parece que apuesten por ver cuál es el que contamina más. Lo que no deja de ser una injusticia. Y los principales contaminadores del mundo, como EE.UU., China o India, son encima los más reacios a que les coloquen ningún control sobre sus emisiones.

No a los políticos: demos paso a los científicos en la toma de decisiones sobre el clima.

La presidenta de la COP 17, Maite Nkoana-Mashabane. Durban, 28 nov. - 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

La presidenta de la COP 17, Maite Nkoana-Mashabane. Durban, 28 nov. – 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

Una de las conclusiones que saco de este último encuentro internacional sobre cambio climático ya la hice pública cuando lo de Copenhague. Y es que mientras este tipo de decisiones esté en manos de los políticos mal lo tendremos. Ellos no están dispuestos a que la economía de sus países sufra la menor quiebra, aunque tengamos que pasear todos, de aquí a pocos años, con máscara de gas por nuestras ciudades. Ningún gobernante quiere asumir el coste político que le supondría colocarle el cascabel al gato. Y, además, tienen detrás de ellos a los empresarios, esos mismos que sufragan sus campañas y que les aguijonean para que no cedan ni un ápice en la defensa de sus intereses.

Por esto, entiendo que los científicos tendrían que ser los que acabaran decidiendo en este asunto, para poner fin a esta locura a la que la crisis económica parece aportar renovados argumentos para que no se adopten los acuerdos pertinentes.

Conclusión: en Durban (Sudáfrica) no se ha tomado ninguna medida inmediata para luchar contra el cambio climático, más allá de lo asumido en Copenhague (COP15). Se aplazan las decisiones para casi una década más tarde, lo que más o menos viene a significar que se hipoteca el futuro medioambiental del planeta hasta el año 2020. Luego, ya se verá… Esto sucede cuando todos reconocen que si no se adoptan medidas inmediatas tendremos 2 ó 3ºC más de temperatura global a finales del siglo. Parece poco, pero no es ninguna tontería, como ya lo estamos ya comprobando.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), un organismo dependiente de la OCDE encargado de supervisar las políticas energéticas de los países miembros, en su informe anual sobre el panorama energético mundial presentado en Londres el mes pasado, aporta una advertencia más. La IAE alerta sobre la posibilidad de que el calentamiento global pueda descontrolarse causando “daños irreversibles” al planeta. Con los datos en la mano, asegura que para el año 2017 los mayores productores de CO2 ya estarán expulsando la misma cantidad de dióxido de carbono que estaba prevista, si se continúa al ritmo actual, para el 2035.

Un ecologista en El Bierzo.

COP 17. Durban (Sudáfrica). 28 nov. - 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

COP 17. Durban (Sudáfrica). 28 nov. – 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

Durban: segunda prórroga de un partido que nadie va a ganar. 11/12/11. Copenhaguen299.blogspot.com.

Protesta de mayoría de países hace cambiar borrador final de COP 17. 09/12/11. Lavozdelsandinismo.com.

Copenhague: los integristas del capital ponen en jaque a la seguridad del planeta. 13/12/11. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

COP 17:CMOP 7 Opening Remarks. 29/11/11. Youtube.com. COP17CMP7durbanZA.